martes, 8 de noviembre de 2016

Concierto Lírico en la Usina del Arte (Buenos Aires)

Fotos: Teatro Colón de Buenos Aires / Gustavo G. Otero

Gustavo Gabriel Otero
Twitter: @GazetaLyrica

Buenos Aires, 6 de noviembre de 2016: Sala Sinfónica de La Usina del Arte. Concierto Lírico. Obras de Rossini, Puccini, Borne (Bizet) y Massenet. Solistas: Jaquelina Livieri, soprano – Gustavo López Manzzitti, tenor – Fabio Mazzitelli, flauta. Orquesta Estable del Teatro Colón. Director: Reinaldo Censabella. Ciclo del Teatro Colón ‘La Estable en Escena’: Concierto nro. 8.

En los últimos tiempos dos grandes salas de conciertos se sumaron a la oferta cultural de Buenos Aires. La denominada ‘La ballena azul’ en el Centro Cultural establecido en el Ex-Palacio de Correos -con una acústica reverberante- y éste auditorio construido dentro de lo que fue una usina eléctrica luego desactivada. La Usina Eléctrica concebida originalmente por arquitecto italiano Giovanni Chiogna, en los albores del siglo XX, como un ‘palacio de la luz’ con reminiscencias a un palacio florentino marca un hito en el paisaje urbano y una apuesta cultural de trascendencia y de calidad. Hoy la denominada Usina del Arte es un multicentro cultural que aloja una sala de conciertos de cámara para 280 espectadores, varias salas polivalentes, un microcine y la sala sinfónica para 1.200 asistentes. Con buen tino el Teatro Colón lleva sus cuerpos estables a este nuevo centro cultural de la ciudad de Buenos Aires en programas en su mayoría gratuitos. En este caso en la bellísima y moderna sala de conciertos que tiene una muy buena acústica, en principio superior a la otra nueva sala que depende del gobierno nacional, se desarrolló un más que interesante programa con una selección de repertorio atinada, no trillado o rutinario y, por ende, más que atrayente. Para entrar en clima el programa inició con la obertura de ‘Semiramide’ de Rossini que sirvió para demostrar la eficaz batuta del maestro Reinaldo Censabella y la digna respuesta de todos los sectores de la orquesta. La elección del repertorio cantado fue simétrica: un aria de soprano, un dúo, un aria de tenor y nuevamente un dúo. En medio la ‘Fantasía brillante sobre Carmen de Bizet’ para flauta y orquesta de François Borne en orquestación de Giancarlo Chiaramello logró dar una pausa a los solistas vocales y permitió el lucimiento, en flauta, de Fabio Mazzitelli a la vez que posibilitó escuchar una pieza bien resuelta, que se disfruta con agrado y simpatía. El inicio vocal correspondió a la ascendente soprano, oriunda de Rosario, Jaquelina Livieri que cantó un momento de Magda de La Rondine de Puccini: ‘Chi il bel sogno di Doretta’. Siguió con el dúo final de esa misma ópera por Livieri y el experimentado tenor Gustavo López Manzitti, como Ruggero. Luego de la fantasía sobre Carmen el momento solista fue para el tenor. Así Gustavo López Manzitti acometió la gran escena de Des Grieux de Manon de Massenet del tercer acto: ‘Ah! Fuyez douce image …’ para terminar con el dúo de Saint Sulpice: ‘Oui! Je fus cruelle et coupable ...’, naturalmente con Livieri como Manon. Gustavo Lopez.Manzitti se lució, como siempre, por su proyección y seguridad en el canto y la emisión, aunque no debió cantar mirando la partitura. Jaquelina Livieri afrontó el compromiso con belleza vocal, excelente fraseo y cautivante presencia escénica. 
En todo momento la experimentada batuta del maestro Censabella dio soporte a los cantantes y ante el pedido del público se ofrecieron dos bises o propinas. López Manzitti interpretó una sentida Canción de la flor de Carmen mientras que Livieri fue una perfecta Micaela en el aria del tercer acto: ‘Je dis que rien ne m'épouvante’. El público salió satisfecho de una hermosa tarde de música brindada con calidad, profesionalismo y excelencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario