lunes, 30 de abril de 2018

La Camerata Salzburg y Bernarda Fink en el Mozarteum Argentino - Teatro Colon de Buenos Aires

Crédito: Liliana Morsia.

Gustavo Gabriel Otero
Twitter: @GazetaLyrica
 
Buenos Aires, 17/04/2018. Teatro Colón. Camerata Salzburg. Bernarda Fink, mezzosoprano. Obras de Igor Stravinsky, Antonín Dvorák, Johann Sebastian Bach y Wolfgang A. Mozart. Concierto Inaugural de la Temporada 2018 del Mozarteum Argentino.

Con buen nivel general y un programa ecléctico comenzó la Temporada 2018 del Mozarteum Argentino -que entre abril y noviembre ofrecerá nueve conciertos con la presencia, entre otros, de la Orchestre de la Suisse Romande, los pianistas Jan Lisiecki y Yuja Wang, la Orquesta de Cámara de Viana y la Filarmónica de Dresden- con la presentación de la Camerata Salzburg junto a Bernarda Fink, mezzosoprano argentina residente en Austria. En el inicio la Camerata Salzburg ofreció la suite orquestal Pulcinella de Stravinski que se escuchó con pulcritud interpretativa y ajustado clasicismo. La obra de fondo de la primera parte fue la interpretación de las poco frecuentes ‘10 Canciones Bíblicas’ Op 99 de Dvorák, con textos seleccionados por el propio compositor entre versículos del Antiguo Testamento usando la primera traducción de los textos al checo, con Bernarda Fink como solista. Las primeras cinco tienen orquestaciones del propio compositor y el resto de Patricio Cueto. La Camerata fue digno soporte del canto sin brillar y Bernarda Fink acometió la faena con nobleza, buenos recursos canoros, exquisitez en el decir y variada paleta de sensaciones y sentimientos, dando a cada canción y a cada frase el matiz justo y perfecto. En la segunda parte nuevamente Fink fue solista, interpretó el aria ‘Schlummert ein, ihr matten Augen’ de la Cantata ‘Ich habe genug’ BWV 82 de Bach, con perfectos acentos, demostrando su compenetración con el repertorio y su solidez como artista. Pero sin dudas el plato fuerte de la noche fue la Camerata Salzburg interpretando la Sinfonía Haffner, de Mozart, con una versión vibrante, plena de matices y con sonoridad arrebatadora. Fuera de programa interpretaron el último movimiento de la tercera sinfonía de Schubert con brillo e inmensa calidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario