viernes, 5 de mayo de 2017

La grotta di Trofonio por la Ópera de Cámara del Teatro Colón de Buenos Aires, Argentina


Crédito Fotográfico: Máximo Parpagnoli. Gentileza Ópera de Cámara del Teatro Colón

Gustavo Gabriel Otero
Twitter: @GazetaLyrica
 
Buenos Aires, 30/04/2017. Teatro 25 de Mayo. Antonio Salieri: La grotta di Trofonio. Ópera en dos actos. Libreto de Giovanni Battista Casti. Diego Cosin, dirección escénica. Gastón Joubert, escenografía. Isabel Gual, vestuario. Natalio Ríos, proyecciones. Rubén Conde. Walter Schwarz (Arsitone), Victoria Gaeta (Diri), Trinidad Goyeneche (Ofelia), Josué Miranda (Artemidoro), Mariano Fernández Bustinza (Plistene) y Luciano Miotto (Trofonio). Orquesta de la Ópera de Cámara del Teatro Colón. Dirección Musical: Martín Sotelo. Espectáculo presentado y producido por la Ópera de Cámara del Teatro Colón.
 
La Ópera de Cámara del Teatro Colón, está pensada como un proyecto itinerante, para llegar a distintos escenarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, el país y el exterior; promoviendo a jóvenes artistas, seleccionados en función de las exigencias estilísticas del difícil género que cultiva. El inicio de las actividades de la Ópera de Cámara del Teatro Colón se remonta a 1967; declarada oficial en 1969 retomó, luego de varios años, su actividad en el año 2002 con la producción de la ópera L’ occasione fa il ladro de Gioacchino Rossini. En el año 2003, produjo El emperador de la Atlántida y a partir de 2004, comenzó a realizar giras por el interior del país, presentando diversos títulos. Luego fue discontinuada nuevamente, y volvió a renacer en el año 2016 con la eficaz dirección artística de Marcelo Lombardero. La idea principal de la Ópera de Cámara es llegar al público en otros ámbitos por eso a fin del año pasado se presentó en el Parque Centenario y esta vez en el renovado Teatro 25 de mayo del barrio de Villa Urquiza convocando a un público ecléctico muy bienvenido para iniciarlo en el arte lírico. La clave de los elencos es su homogeneidad, su juventud y su disponibilidad escénica. En este caso se volvieron a repetir estas virtudes con la puesta en escena de La grotta di Trofonio, ópera cómica en dos actos y cinco escenas de Antonio Salieri, sobre un libreto de Giovanni Battista Casti, que fue estrenada el 12 de octubre de 1785, en el Burgtheater de Viena y que narra la historia de dos hermanas, Dori y Ofelia, y sus enamorados, Plistene y Artemidoro, la trama se complica cuando el mago Trofonio los invita a su cueva mágica e invierte sus personalidades primero los hombres y luego las mujeres, finalmente todo se arregla hay un final feliz. 
Diego Cosin en la dirección escénica planteo una estética tributara del comic, mezclando, además, situaciones con un perfume del siglo V A.C. mixturado con el momento del estreno de la obra y con nuestra propia contemporaneidad y deliciosos anacronismos. Cosín logró un muy buen manejo de las acciones teatrales, una perfecta caracterización de los personajes y un resultado visual atractivo. La escenografía con alguna vaga tendencia a la Grecia antigua de Gastón Joubert fue perfecta, mientras que las proyecciones de Natalio Ríos dieron marco cambiante a las escenas con inteligencia y claridad. Con la calidad de siempre la iluminación de Rubén Conde, mientras que el vestuario de Isabel Guai fue ingenioso y adaptado a la estética general, párrafo aparte merecen los peinados de excelente factura. Martín Sotelo condujo con mano segura el conjunto orquestal, con buen resultado y adecuada coherencia estilística.  Del elenco vocal se destacó la homogeneidad y su hubiera que destacar a alguien podría ser Victoria Gaeta (Dori) por su calidad y seguridad musical y su desenvoltura escénica.  Trinidad Goyeneche (Ofelia) tuvo un aplomado desempeño, Walter Schwarz dio autoridad al padre de las enamoradas (Aristone), Luciano Miotto fue un potente Trofonio, mientras que Josué Miranda (Artemidoro) y Mariano Fernández Bustinza (Plistene) aportaron voces bien timbradas y de decir expresivo para caracterizar a los dos enamorados.



No hay comentarios:

Publicar un comentario