lunes, 15 de mayo de 2017

Un Ballo in Maschera en Miami


Photo Credit: Brittany Mazzurco.

Abigail Brambila

La de Florida Granda Opera se vistió de gala con la reconocida ópera “Baile de Máscaras” de Verdi, la cual se presentó en el Adrienne Arsht Ceneter de Miami para cerrar esta increíble temporada 2016 – 2017, con la que ha sido, sin duda alguna, una de las mejores puestas en escena por parte de la compañía. Gustavo, papel interpretado por el sobresaliente tenor puertorriqueño Rafael Dávila el rey más que planea el baile de máscaras con el fin de encontrarse con su amada, Amelia, aquí interpretada por talentosa soprano Tamara Wilson originaria de Ilinois, quien mostró su voz privilegiada y fascinó al público que no dejó de aplaudirle. Sin embargo, la historia es mucho más trágica de lo que parece, ya que Amelia se encuentra casada con el mejor amigo del Rey, Anckarström, aquí interpretado por el barítono americano Todd Thomas quien regaló una exquisita tonalidad vocal y buena interpretación del papel, quien sufre una molestia al descubrir el engaño de su mejor amigo con su esposa, que es única, y hace que termine trágicamente la obra. En el último acto, Anckarström es el elegido para asesinar al rey con mascara, lo cual parecería hacerlo el afortunado pero una vez muerto el rey se da cuenta que nada ha sucedido entre ellos.  Lo anterior, nos hace recordar aquella frase de Oscar Wilde, que apropiada para la ocasión versa asi: “El hombre es menos sincero cuando habla en su nombre. Dadle una máscara y os dirá la verdad”.  La mágica interpretación de la soprano Elena Galván realizando el papel de Oscar agradó por su calidad vocal y su ágil desenvolvimiento en el escenario. Además, se contó con el debut del tenor Benjamin Werley como el juez y sirviente de Amelia, artista de buenas condiciones.  La obra contó con una excelente producción de de Marco Pelle y traídas de la Opera de Utah. El diseño de las elegantes escenografías por parte de Eric Fielding la cual se acentuó por la magnífica aportación de Kevin G. Mynatt en la iluminación.  Howard Tsvi Kaplan logró darle el toque perfecto al vestuario junto con el maquillaje diseñado por Sue Schaefer.  Correcta y segura fue la conducción musical de Ramón Tebar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario