miércoles, 5 de septiembre de 2012

Entrevista a la soprano Manuela Uhl

Fotos: « Der Fliegende Hollander ». (©croisier);  Elektra;  Germania Copyright:Barbara Aumueller; Jennifer Adler;  La Traviata, Heiner Seemann
 
La soprano Manuela Uhl ha sobresalido por su interpretación de papeles en obras de Richard Strauss como Salomé, Kaiserin, Crisótemis y Danae en importantes teatros de ópera como la Deutsche Oper de Berlín, Teatro Real de Madrid, el Teatro Nacional de Munich, la Opera de Niza, de Montpellier, el Festival de Mayo de Wiesbaden, Baden-Baden, Festival de Kiel y Lübeck; asi como en papeles de operas Wagner: como Senta Elisabeth y Venus que cantado en la Deutsche Oper de Berlín, Beijing, en la Deutsche Oper am Rheim y en Copenhague, además del personaje de Agathe en El Cazador Furtivo que ha cantado en Berlín, el de Marie / Marietta en Die Tote Stadt de Korngold en Sevilla, Madrid y Palermo. Ha trabajado bajo la dirección musical de: Christian Thielemann, Pinchas Steinberg, Antonio Pappano, Kent Nagano, Semyon Bychkov, Lorin Maazel, Rafael Frühbeck de Burgos, Leopold Hager, Donald Runnicles, Ulf Schirmer, etc Esta destacada cantante alemana estudió en Salzburgo, Zurich y en Friburgo. En el año de 1995 pasó a formar parte del ensamble del Teatro de Karlsruhe donde interpretó papeles del repertorio romántico, después formó parte del teatro Kiel y desde el 2006 se unió a la compañía Deutsche Oper de Berlín, donde a la fecha se presenta con regularidad en operas de Wagner y Strauss. En concierto, Manuela se presenta interpretando obras de Strauss (Vier letzte Lieder), Schoenberg, Mahler (8 y 4), Réquiem de Verdi, 9ª de Beethoven, y ha realizado diversas grabaciones en DVD y en CD. En esta amena entrevista, Manuela nos habla amplia mas detalles sobre su prolífica carrera.  RJ

¿Cuándo y porque decidiste dedicarte a ser cantantes de opera?

Desde niña me gustaba tocar el piano, pero me gustaba aun mas cantar ya que para mi era la forma de experimentar, procesar y expresar mis emociones. Eran emociones que yo no había sentido en la vida real, por lo que me imaginaba que así podría tener un colorido y alocado patrón de vida. Un efecto secundario del canto fue que me ayudaba a sobreponerme a las frustraciones de cada día – porque si, los niños también las tienen- de un modo mas fácil. También me encantaba escuchar viejas historias y memorias de vidas pasadas, que para otros podrían ser aburridas, yo así podía imaginarme nuevas e interesantes cosas. También me gustaba leer y pintar mucho, ya que en los libros podía aprender y experimentar cosas que la vida de una familia común y corriente no puede ofrecer a un niño. Para mi era difícil distinguir entre la realidad y la imaginación, y todo ello, junto con las vicisitudes y equivocaciones normales, me llevaron a esta profesión.
 
¿Fue tan directo como eso? Pero ¿A caso no estudiaste también arquitectura?

Así es. La vida para mi era más colorida de como yo me la hubiera imaginado que sería, por ello buscaba algo más confiable, algo a lo que pudiera sujetarme. La arquitectura ofrece creatividad y se basa en reglas sólidas. El estudio, el canto, y la vida misma me parecían muy intangibles y arbitrarios en ese momento. Por cierto, existen muchas similitudes entre la arquitectura y la música ya que la música es una arquitectura del tiempo y yo intenté considerar en mis diseños aspectos del tiempo también. Por ejemplo, la manera como uno experimenta estar en una habitación y que sucede cuando se esta ahí, o después cuando uno ya ha vivido esa experiencia. Te cuento que también he diseñado fachadas de formas iguales y desiguales – imagino que esto te estará causando gracia, y estoy de acuerdo, esta conversación se esta yendo muy lejos.

¿No fue gracias al maestro Donald Runnicles, quien estaba dejando el puesto de Director Musical General en Freiburg, lo que te decidió a dedicarte finalmente a la opera?

El se había ido ya a ocupar el mismo puesto en San Francisco, y aunque hasta ese momento no había trabajado con el, me recomendó con su sucesor Johannes Fritzsch quien me contrato para reemplazar una soprano que se ausentó por maternidad.

Fue una oportunidad que no dejaste pasar, ya que después te presentante en teatros importantes de opera como: Karlsruhe, Leipzig, Deutsche Oper de Berlín, Múnich, Stuttgart y Hamburgo Teatro Real de Madrid, Teatro Massimo de Palermo, Tokio, Sevilla, Niza etc. ¿Cómo fue el desarrollo de tu voz y como la describirías al día de hoy?

Pienso que es difícil para mi misma describirla. Pero entiendo que la voz debe ser clara y honesta, y debe poder atravesar la orquesta sin mucho esfuerzo y debe poder relacionar directamente emociones y colores.

Una voz así, como la tuya, es la ideal para abordar el repertorio de Wagner y Strauss. ¿Con cuales papeles cuentas en tu repertorio actual?

Mi repertorio básico incluye muchos papeles románticos y post-románticos. De Richard Strauss canto papeles como: Salome, Kaiserin, Chrysotemis, Daphne, Danae, Aminta; y de Wagner: Elisabeth, Venus, Senta y muy pronto también el de Elsa. Amo también cantar, porque ya lo he hecho mucho, operas post románticas como Die tote Stadt de Korngold, además de obras de Schreker, Zemlinksky, Krenek, Walterhausen y d’Albert. 
 

¿Cuál es tu relación con el repertorio italiano?

He cantado los papeles de Desdemona, Elisabetta, Violetta, Nedda y Liu, los cuales me han dado mucha alegría. Pienso que el repertorio italiano es muy bueno para la voz, y siento también que esta sincera pasión va muy bien conmigo.

¿Cuáles son los personajes que te han abierto las puertas para hacer una carrera internacional?

Son Salome, Chrysothemis y Kaiserin.

Estamos hablando de personajes de mujeres muy distintas. ¿Cómo te preparas para interpretar personajes tan arduos y diversos?

Es indispensable poder captar un papel al detalle, poder sentirlo y entenderlo. Solo si se logra entender desde su acción más pequeña será posible darle vida con la actuación al personaje, y aun así, me temo que eso no es completamente suficiente. Durante la preparación y los ensayos, uno debe llegar emocionalmente hasta lo más profundo de cada personaje, y después debe uno saber procesar esas emociones. Uno no debe dejarse llevar totalmente por los propios sentimientos en escena, y eso desafortunadamente ya me ha sucedido a mí. Ahí entra el trabajo, donde se debe encontrar y mantener la forma correcta. Por decirlo de otra manera “Aquellos que siempre se conmueven pocas veces conmueven a los demás” que significa que si uno se deja llevar por los sentimientos puede enternecer, pero no transmitir emoción. Es la exageración artística lo que hace que un personaje se vea natural y se nos olvida que la gente común no va por la vida cantando. La idea de todo, digamos que es que los cantantes debemos cantar de tal forma que hagamos olvidar al publico que lo estamos haciendo.

¿Cual consideras que han sido los momentos mas importantes de tu carrera?

Christoph Seuferle me escuchó por casualidad en Kiel y me ofreció cantar Salome en Montpellier. Ese fue un papel que debuté con mucha cobertura de la prensa internacional, en un teatro importante, y con un buen elenco en el que estaban: James Rutherford como Jochanaan, Gerhard Siegel como Herodes, Julia Juon como Herodias y fue conducido por Friedemann Layer. Estoy conciente que Seuferle asumió un riesgo muy grande y estuve muy complacida dos años mas tarde cuando en el 2007, el se convirtió en el director artístico de la Deutsche Oper Berlín, ya que en ese momento, ya tenía yo un año de pertenecer al ensamble de ese teatro. La directora artística en aquel momento Kirsten Harms y el dramaturgo del teatro Andreas K.W. Mayer, me habían ofrecido papeles maravillosos. Por ello, considero a la Deutsche Oper Berlin, con su excelente coro, su colorida orquesta y tantos queridos colegas, como mi verdadero hogar artístico. Estoy contenta de haber cantar papeles tan hermosos como Elisabeth en Tannhäuser, Irene en Rienzi y Chrysothemis bajo la nueva administración. Muchos no saben que yo había sido invitada a la Deutsche Oper cuando estaba Götz Friedrich, y también me sentí muy a gusto.
 

Ahora que eres una artista independiente y que trabajas en teatros internacionales debes viajar mucho ¿Cómo sobrellevas esta parte de la carrera?

Esta es la parte más difícil para mí, y no seria posible sin mi marido que ha estado a mi lado de manera amorosa, considerada y critica también. Hemos estado casados más de veinte años y tenemos tres hijos adorables. El trabaja como presentar de radio y televisión y siempre que le es posible se hace tiempo libre para venir a visitarme junto con mis hijos. Si no, yo trato lo mas posible de estar en casa. No necesito estar rodeada de mucha gente, pero a ellos los extraño mucho. Por otra parte, nuestro día a día no es tan aburrido. El cambio de vivir intensamente juntos y entrañar a alguien apasionadamente tiene también su encanto, y así la vida es excitante. Cuando viajo sola, me gusta dedicar mucho tiempo a distraerme, así estoy mas contenta frente a una exigente dirección escénica que requiere de mi atención.

A propósito de dirección escénica ¿Te gusta el regietheater o prefieres puestas en escena más tradicionales?

¡Me gusta un regietheater bien hecho! El director debe saber lo que quiere enfatizar, debe entender la música y su dirección escénica debe ser comprensible. Pero el cantante hoy en día debe ser responsable de sí mismo, ya que debe mantener el diálogo y ser el defensor de su propio personaje.

¿Cómo debe cuidar su voz un cantante o qúe es lo que debe considerar en el desarrollo de la misma, especialmente como en tu caso que cantas papeles de Strauss y Wagner?

Nunca se debe trabajar con la espalda hacia la pared. Uno debe entrar con un duelo con la orquesta, porque el cantante es responsable de su voz y no de la dinámica de la orquesta. Con muchos colegas se observa que un mezzo forte concentrado sale mejor que cantar contra la orquesta.  Esto significa, para mí, no intentar imitar un sonido o un color habitual de voz, si no encontrar la emoción y el mensaje en mi misma, aun cuando esto vaya en contra el hábito de escuchar la música. Claro, esto no seria posible sin una técnica vocal y aquí es donde uno debe trabajar constantemente. Es como navegar en un velero, donde se debe apuntar hacia un punto al que no se debe perder de vista nunca, aunque se tenga que cambiar constantemente de curso de acción. Así difícilmente se tiene el viento en la espalda.

Muy buen ejemplo, pero dime ¿acaso te gusta navegar por el mar?

Si, es algo que me encanta hacer con mi familia en nuestro bote Tristán. Ahí es donde pasamos tiempo juntos, y buscamos nuevos lugares, como en el mar del sur danés donde hay muchos lugares por descubrir, y ahí en el bote vamos juntos en nuestro hogar familiar. Por cierto, el papel de Senta lo he estudiado en el mar, y como me he mareado, entiendo mde la dinámica de la orquesta. Con muchos colegas se observa que un mezzo forte concentrado, sale mejor que cantar contra la orquesta. Esto significa para mí, no intentar imitar un sonido o un color habitual de voz, si no encontrar la emoción y el mensaje en mi misma, aun cuando esto vaya en contra el hábito de escuchar la música. Claro, esto no seria posible sin una técnica vocal y aquí es donde uno debe trabajar constantemente. Es como navegar en un velero, donde se debe apuntar hacia un punto al que no se debe perder de vista nunca, aunque se tenga que cambiar constantemente de curso de acción. Así difícilmente se tiene el viento en la espalda.
 

Muy buen ejemplo, pero dime ¿acaso te gusta navegar por el mar?

Si, es algo que me encanta hacer con mi familia en nuestro bote Tristán. Ahí es donde pasamos tiempo juntos, y buscamos nuevos lugares, como en el mar del sur danés donde hay muchos lugares por descubrir, y ahí en el bote vamos juntos en nuestro hogar familiar. Por cierto, el papel de Senta lo he estudiado en el mar, y como me he mareado, entiendo mejor que muchas otras Sentas, que lo que cosa que mas desea el holandés es llegar a tierra firme.

¿Qué otras cosas te interesan mas allá de tu trabajo?

Todo lo que pueda hacer con mi familia. Me gusta también dedicarle tiempo a mi jardín y caminar sobre la playa, porque vivo cerca del Báltico. Cuando estoy sola, me gusta pintar, leer y jugar ajedrez contra mi computadora o simplemente me gusta sónar.

Finalmente ¿Tienes algún sueño profesional por cumplir o papel por cantar?

¡Ya he cantado todos mis papeles soñados! Pero estoy ansiosa por cantar el papel de Els en “Der Schatzgräber” de Franz Schreker, que cantaré por primera vez en septiembre de este año en Ámsterdam.

Te deseo los mejor y te agradezco mucho esta entrevista.

 










No hay comentarios:

Publicar un comentario