miércoles, 5 de septiembre de 2012

Recital de Joyce DiDonato en Buenos Aires


Fotos: CRÉDITO: LILIANA MORSIA. Gentileza del Mozareum Argentino.
Gustavo Gabriel Otero
El Mozarteum Argentino presentó en la sala del Teatro Colón a la mezzosoprano norteamericana, nacida en Kansas, Joyce DiDonato acompañada por el pianista francés David Zobel. El recital fue armado con buen gusto, calidad y sin concesiones. Permitió conocer a la artista en casi todas sus facetas y mostrar su calidad vocal, su comunicatividad, su simpatía, su carisma, su seducción y su belleza. A su lado brilló el perfecto acompañamiento de David Zobel. El recital se inició con las ‘siete canciones clásicas españolas’ de Fernando Obradors no muy conocidas por el público pero disfrutadas, a pesar de alguna falta de ‘salero’, por la belleza vocal de la mezzosoprano, por la cuidada dicción de nuestro idioma -que sin ser perfecta demostró la seriedad profesional y la contracción al estudio de la artista- y por la variada gama expresiva puesta en juego. Continuó con la introspección de ‘Oh, slepp why dost thow leave me’ de Semele y la pirotecnia de ‘Dopo notte atra e funesta’ de Ariodante ambas de Händel. Aquí Di Donato pudo demostrar toda la exquisitez de su canto, la firmeza de su técnica y su maravillosa expresividad tanto para la intimidad del momento de Semele como para las endiabladas coloraturas y ornamentaciones de Ariodante.
La primera parte concluyó con tres arias están vinculadas a las obras de Beaumarchais musicadas por Mozart y Rossini. Joyce DiDonato las interpretó con una dicción italiana inmaculada y una intencionalidad perfecta en cada frase de las tres obras, donde fue Cherubino (Voi che sapete) Susanna (Deh, vieni, non tardar) y Rosina (Una voce poco fa). Pero cautivó y electrizó al público con las ornamentaciones y cadencias de ‘Una voce poco fa’ de El barbero de Sevilla. En la segunda parte abordó el Rossini serio y dramático con la bellísima ‘aria del sauce’ de Otelo cantada con exquisita línea; las cinco canciones en dialecto veneciano de Hahn vertidas de manera contrastante, otoñal y plenamente románticas; para finalizar con ‘O del mio amato’ ben’ de Stefano Donaudy, con su nostalgia, y ‘La Spagnola’, de Vincenzo Di Chiara, interpretada con un sabia administración de los tiempos. Ante el fervor del público ofreció cuatro bises: ‘Canzonetta spagnuola’, de Rossini; la ‘Canción del árbol del olvido’, de Ginastera, el rondó ‘Tanti affetti’ de La donna del lago de Rossini y la exquisita ‘Somewhere over the rainbow‘, de Harold Arlen..
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario