sábado, 2 de julio de 2016

Recital de Renée Fleming en el Teatro Colón de Buenos Aires

Foto: crédito Arnaldo Colombaroli. Gentileza: Teatro Colón.

Gustavo Gabriel Otero

Buenos Aires, 29/06/2016. Teatro Colón. Renée Fleming, soprano. Gerarld Martin Moore, piano. Obras de Wolfgang A. Mozart. Georg F. Händel, Jules Massenet, Camille Saint-Saëns, Oscar Strauss, Sergei Rachmaninov, Stefano Donaudy, Fracesco Paolo Tosti, Arrigo Boito, Ruggero Leoncavallo, Manuel María Ponce y Carlos Castelano Gómez. Primera Función del Abono Verde 2016 del Teatro Colón.

Renée Fleming se presentó acompañada al piano por Gerald Martin Moore en un recital en el Teatro Colón para festejar los 25 años de su debut en dicho ente artístico. La soprano abrió este recital con el mismo personaje de la Condesa con el que debutó. La cavatina ‘Porgi amor’ fue vertida por Fleming en forma perfecta, con tiempos lentos y su ya conocido fraseo exquisito. El repertorio que siguió en el programa resultó ecléctico y variado e intentó, de alguna forma, crear diversos marcos emocionales apropiados para cada una de las partes con un bloque más antiguo, uno francés y un final de la primera parte con un vals brillante. Para proseguir, tras la pausa, con una selección de canciones rusas, luego italianas, un breve fragmento operístico también en italiano, para finalizar con dos composiciones en español. En líneas generales se nota cierta mengua en alguna parte del registro, Fleming compensa con altísima profesionalidad y notable experiencia. Los dos fragmentos de Händel mostraron a la cantante en un rol plenamente profesional en un repertorio que parece no ser afín a su sensibilidad y a sus medios actuales, así pasaron ‘Bel piaccere’, de Agrippina, y ‘V’Adoro Pupille’, de Giulio Cesare. Los mejores momentos estuvieron en el conjunto de arias y canciones románticas francesas: ‘C’est Thais, l’idole fragile’, de Thais y ‘Allons! Adieu notre petite table’, de Manon, ambas de Massenet, interpretadas con brillo y sentimiento sin par. 
Sin dudas inolvidable la canción Soirée en mer, de Saint Saëns y gran efecto en el final de esta parte con el vals ‘Je t’aime quand meme’, de Oscar Straus. La segunda parte abrió con un bloque ruso: cinco canciones de Rachmaninov, en las que la línea de canto de Fleming cautivó en cada una de ellas, siguió con un ramillete de canciones italianas bien interpretadas, así pasaron Donaudy (O del mio amato ben), Tosti (Aprile) y Leoncavallo (Mattinata) con un pequeño corte operístico: ‘L’altra notte in fondo al mare’, el aria de Margarita de Mefistófeles de Boito en uno de los momentos inolvidables de la noche por expresividad y entrega. Para cerrar el programa llegó un bloque en español con Estrellita, de Manuel Ponce; y La morena de mi copla, de Carlos Castellano Gómez. Aquí lo importante fue la interpretación antes que la pureza de nuestro idioma. Ante el entusiasmo del público la cantante norteamericana abordó, fuera de programa, en primer lugar y al igual que en 2012 la denominada Canción a la Luna de Rusalka de Antonín Dvořák, vertida con profunda convicción, luego I Could Have Dance All Night de My Fair Lady, en la que invitó a cantar al público, para finalizar con un delicado ‘O mio babbino caro’ de Gianni Schicchi de Puccini.

No hay comentarios:

Publicar un comentario