martes, 3 de septiembre de 2013

Florencia Fabris: adiós a una de las mejores voces de la Argentina


Florencia Fabris la sobresaliente soprano argentina de 38 años, falleció anteayer en Mendoza, víctima de un aneurisma cerebral. La cantante -madre de dos hijos- se descompensó el viernes durante un concierto en el auditorio Juan Victoria de San Juan, en el que se interpretaba el Requiem , de Verdi, por lo cual debió ser internada y operada de urgencia en una clínica mendocina. Al persistir el malestar, fue atendida por médicos que presenciaban la obra en el auditorio de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes y recomendaron trasladarla al hospital más cercano, donde fue diagnosticada con un ACV. "Ella no estaba siendo consciente de qué le estaba pasando. Sentía una molestia enorme y de golpe entró en pánico pero recién cuando terminamos el concierto", expresó Enrique Folger, compañero de la cantante Fabris. Fabris había comenzado su trayectoria artística como integrante del Coro de Niños del Teatro Colón, se diplomó en el Conservatorio Santa Cecilia de Roma y realizó una maestría en canto lírico en el Instituto Superior de Arte del Primer Coliseo argentino. Su última presentación en el Colón había sido como parte del elenco de La mujer sin sombra , en el papel de Espíritu. También se destacó como protagonista en producciones del Teatro Argentino de La Plata, como Il Trovatore (2009), Francesca da Rimini (2010), Madama Butterfly y Don Carlo (2011), y en puestas para Buenos Aires Lírica montadas en el Teatro Avenida, como Madame Butterfly y Belisario (2010), Suor Angelica y Pagliacci (2011); Norma y Lucrecia Borgia ( 2012-13).
 
Dueña de una voz excelente y un marcado porte para la escena, con una trayectoria destacada y un brillante futuro por delante la cantante se descompensó el viernes durante un concierto en el auditorio Juan Victoria de San Juan, en el que se interpretaba el Requiem, de Verdi, por lo cual debió ser internada y operada de urgencia en una clínica mendocina.  Su última presentación en el Colón había sido como parte del elenco de La mujer sin sombra , en el papel de Espíritu. En honor a la pasión que alimentó su vida -la ópera-, Fabris se despidió de este mundo conmovedoramente, dando lo mejor de sí en un escenario y llevándose consigo, junto a la más sublime música de Verdi, la llama sagrada de quien nació y vivió para el arte. "Era la mejor voz de su generación y tenía la mayor proyección en su cuerda. Fue una mujer hermosa y una artista apasionada, destinada a hacer una gran carrera. Su voz se calla en el momento en que empezaba a brillar", afirmó el regista Marcelo Lombadero sobre la cantante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario