jueves, 2 de junio de 2016

Dos Galas Líricas en Ushuaia (Tierra del Fuego) Argentina

Fotos: Andrés Camacho

Gustavo Gabriel Otero

Ushuaia, provincia de Tierra del Fuego, Argentina, 27 y 28 de mayo de 2016. Salón Magallanes. Galas Líricas. Daniela Tabernig, soprano. Guadalupe Barrientos, mezzosoprano. Nazareth Aufe, tenor. Ernesto Bauer, barítono. Ivan Rutkauskas, piano. Fragmentos de óperas de Giuseppe Verdi (La Traviata, Macbeth y Rigoletto), Gaetano Donizetti (Lucia di Lammermoor y La Favorita), Giacomo Puccini (La Bohème y Madama Buterfly), Wolfgang A. Mozart (Don Giovanni), Georges Bizet (Carmen), Franz Lehar (Die lustige witwe), Ruggiero Leoncavallo (Pagliacci), Camille Saint-Saëns (Samson et Dalila), Umberto Giordano (Andrea Chenier). Séptimo y Octavo Concierto del Ciclo Otoño Clásico en Arakur Ushuaia.

En Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, no es habitual encontrar eventos culturales por eso hay que celebrar la idea de este ciclo denominado ‘Otoño Clásico’ que organiza el Hotel Arakur Ushuaia Resort & Spa, que con diez conciertos entre el 30 de abril y el 4 de junio ofrece a locales y turistas una excelente ventana al mundo de la música clásica. Ya pasaron los pianistas Miguel Ángel Estrella y Ralph Votapek, el Trío Clásico de Buenos Aires y un dúo de violín y piano, y cerrará el Ciclo el Coro Polifónico Nacional de Ciegos. Como no podía faltar la lírica se convocó a cuatro contantes solistas y un pianista para que durante dos noches, con programas diferentes, den cuenta de dieciocho fragmentos, el viernes 27 de mayo, y doce fragmentos, el sábado 28, de catorce óperas diferentes. La selección fue más que acertada y se alternaron fragmentos únicos con tres y hasta cuatro dúos o arias de la misma ópera. 

No fue el típico recital de cantantes mirando al público sino que se hicieron movimientos teatrales, se utilizaron las distintas entradas para el ingreso de los artistas y siempre se intentó dar credibilidad escénica a los fragmentos y unidad estilística musical. No pudo ser mejor, en ambas jornadas, el acompañamiento al piano de Ivan Rutkauskas quien con menos de treinta años exhibe seguridad, musicalidad y perfecto apoyo a los solistas. La soprano Daniela Tabernig evidenció estar pasando por un momento vocal extraordinario -no en vano fue protagonista en alguno de los elencos de dos de las tres óperas que ofreció este año el Teatro Colón y en la única del Teatro Argentino de La Plata además de la sinfonía Resurrección de Mahler- y es difícil escoger un fragmento solista para calificar cómo el mejor. Así fue una Donna Anna contenida pero segura y perfecta en ‘Non mi dir’, una Mimí deliciosa en su aria de presentación y una dulce Micaela en ‘Je dis que rien’ en la primera noche. Mientras que emocionó con ‘Un bel di vedremo’ y cautivó con el momento solista de Nedda de Pagliacci. A dúo con el barítono Ernesto Bauer interpretó ‘la ci darem la mano’ de Don Giovanni donde la seducción actoral y vocal del Bauer dio posibilidad a Tabernig para crear un ser simple y seducido y, en la segunda noche, el dúo entre Silvio y Nedda de conmovedora perfección en ambos intérpretes. Con el tenor Nazareth Aufe cantó ‘Parigi o cara’, el dúo del primer acto entre Micaela y Don José de Carmen y el final del primer acto de La Bohéme, en los tres fragmentos ambos intérpretes se conjugaron a la perfección. En la segunda noche ante el Pinkerton arrollador de Aufe fue una apasionada Cio-Cio-San en el dúo del primer acto. Expresividad, manejo del fraseo, agudo firme y caudal poderoso fueron evidentes en las dos jornadas. Impactante fue la entrada de la mezzosoprano Guadalupe Barrientos por el centro de la platea cantando la ‘Habanera’ de Carmen de Bizet mientras que con el ‘Mon Coeur’ de Samson et Dalila seguramente revivió el triunfo obtenido hace pocas semanas en Eslovenia. Poderosa seducción, intencionalidad perfecta, entrega, voz potente de seguros graves y centro de color aterciopelado evidenció la joven artista en la primera jornada. 

En la segunda acometió ‘O mio Fernando’ de La Favorita y se atrevió a ‘La mamma morta’ de Andrea Chenier ambas con perfecto sentimiento y depurada línea. A dúo con el tenor Nazereth Aufe cantó el final de Carmen, donde ambos artistas se involucraron en los personajes hasta hacer olvidar que era un concierto. El dúo ‘Lippen Schwingen’ de Die Lustige Witwe ofreció un momento de intenso lucimiento para Ernesto Bauer que fue muy eficazmente acompañado por Barrientos. Por aplomo, musicalidad y seguridad en el agudo sorprendió el tenor Nazareth Aufe. Fue en la primera noche Edgardo (de Lucia) de esmerada interpretación belcantista, también Alfredo (de Traviata), Don José (de Carmen) y Rodolfo (de La Bohème) en todos los fragmentos fue seguro, profesional y ajustado intérprete. Con menos eficacia abrió la segunda noche con ‘Ah, la paterna mano’ de Macbeth pero luego cantó con justeza ‘Parmi veder’ de Rigoletto y ‘Addio fiorito asil’ de Madama Buterfly. Un artista a tener en cuenta y a seguir con detenimiento. Sin discusiones la presencia magnética en el escenario y la calidad vocal de Ernesto Bauer. El viernes 27 de mayo interpretó con perfectos acentos tanto ‘cruda funesta smania’ de Lucia como a Giorgio Germont en ‘Di provenza’, en ‘Finch ch’han dal vino’ de Don Giovanni quizás faltó algo de fiato para esta aria de extrema dificultad, mientras que finalizó esa noche con una exquisita interpretación de la ‘Ballmusik’ de Die Lustige Witwe. 

El sábado conmovió con su calidad vocal, intencionalidad, y volumen en los dos fragmentos solistas: ‘Pietá, respeto, amore’ de Macbeth y el célebre ‘Cortigiani’ de Rigoletto. El público ovacionó a los artistas en la primera noche y deliró en la segunda. Ante los efusivos aplausos en las dos jornadas interpretaron el Brindis de La Traviata como bis o propina. El viernes agregaron, también, el Cuarteto de Rigoletto -que en la segunda noche y con distinto movimiento actoral integró el programa y dónde las cuatro voces se amalgamaron a la perfección- mientras que el sábado versionaron tanto la Habanera de Carmen como el Nessun Dorma de Turandot de Puccini para cantarlo en cuarteto y para felicidad del público. En suma: dos noches de alta calidad en el extremo sur de la Patagonia Austral.

No hay comentarios:

Publicar un comentario