lunes, 12 de diciembre de 2011

CACIULEANU OFRECE OTRA MUESTRA DE SU TALENTO EN SANTIAGO

Foto: Ballet BANCH -Rita Rossi bailarina. Credito. María Cecilia Vera

Johnny Teperman

Gigi Caciuleanu, el talentoso director rumano-francés, uno de los grandes creadores de la danza contemporánea que han pasado por nuestro país, cerró el exitoso año 2011, siempre al frente del Ballet Nacional Chileno, el BANCH, con otra muestra de su calidad artística. En ella, según lo definen los expertos, se brinda la expresión del alma a través del movimiento, traspasando los cuerpos de los bailarines. Todo ello lo muestra muestra el nuevo espectáculo coreográfico que cierra en lo que queda del año, la exitosa Temporada 2011 del conjunto de ballet moderno de la Universidad de Chile.(sin duda el principal del país en esta categoría) . Se trató de "Angeles", inspirado en inolvidables y románticas canciones del mítico conjunto musical chileno "Los Ángeles Negros", elegidas por Gigi Caciuleanu de entre el amplio repertorio del emblemático conjunto de música romántica.  La idea de hacer “Ángeles” surgió luego que Gigi Caciuleanu escuchara la abundante discografía del legendario grupo y contactara a su vocalista fundador, Germain de la Fuente. Al saberlo, el cantante se manifestó gratamente sorprendido. “La música de ‘Los Ángeles Negros’ me llama la atención cada día más porque ha ido tomando una jerarquía que en sus inicios no tuvo y porque ha atravesado el tiempo y las fronteras”, manifiesta el cantante actualmente radicado en Chile donde sigue cantando temas como “Porque te quiero”, “I volveré” o “Como quisiera decirte” que convirtieron al conjunto de la ciudad de San Carlos en el grupo de música romántica más popular de los años ’70 en Chile e Hispanoamérica.  Gigi Caciuleanu afirma que “se enamoró” de la música de “Los Ángeles Negros” y de la voz de Germain de la Fuente. “Trabajando en esta creación quise rendir un homenaje a los bailarines del Ballet Nacional Chileno, a sus facetas más escondidas que he aprendido a conocer y a amar”, afirma “Esta música marca una época y una calidad de voz que tiene un sello muy fuerte en el inconsciente popular. Hay mucha gente joven que hoy escucha las canciones de “Los Ángeles Negros”. Me impuse el desafío de trabajar con esta música y también el reto de no ocupar los textos de manera literal sino de jugar con las canciones. Así como una lágrima va más allá de la palabra, también un gesto, un movimiento puede ser más fuerte. Es vivir el movimiento de modo existencial de parte de los bailarines, no solamente de ejecutarlo sino de interpretar una historia que puede ser suya. Por eso jugar con esta música me pareció mucho más interesante que bailarla”, explica Caciuleanu. El director del Banch agrega que también en este espectáculo coreográfico ha planteado desafíos físicos a los bailarines, pero no solamente de técnica exterior como los saltos, las caídas, las vueltas o las piruetas sino también de cambios de tensión que están dentro de una misma frase coreográfica que dura 30 segundos. “No escogí las canciones de la obra porque fueran éxitos sino por la belleza de lo que decían, por su contenido”, manifiesta y agrega que los bailarines tienen que agregar su propia locura a la estructura coreográfica porque en la obra hay lugar para vivir las situaciones de una manera personal, cada uno con su pasado, sus deseos, sus experiencias”.En “Ángeles” los bailarines expresan a través de una exigente técnica que además de virtuosismo involucra sus propios sentimientos y experiencias, situaciones que vive la mayoría seres humanos como una separación o un reencuentro, contenido que está presente en canciones como “Y volveré”, “Porque te quiero”, “Como quisiera decirte”, “Amor por ti”, “Murió la flor” y muchas otras que toman otra dimensión en el trabajo de Gigi Caciuleanu y el Ballet Nacional Chileno.













No hay comentarios:

Publicar un comentario