viernes, 11 de mayo de 2012

Massimo Crispi, el tenor rebelde.

Josep Font

Hemos encontrado Massimo Crispi, tenor italiano muy especial por sus elecciones artísticas y sus maneras de ser artsta, y por sus proyectos muy interesantes y afuera del ordinario. Su carrera es un firmamento de cosas inusuales a lado del repertorio lo más tradicional, que es el síntomo de una curiosidad y de un espirito de aventura que nuestra entrevista no peude que confirmar.
Massimo, leyendo tu curriculum emerge con singularidad que un cantante italiano pudiera debutar su primer papel proncipal como el Celebrante e la ópera de Bernstein “MASS”. Es muy inusual. Podrias hablarnos de esa experiencia por favor?
Con muchísimo gusto, también porque esa es una de las experiencias de mi pasado que recuerdo con mas ternura y placer. Pues por favor dejamos el pasado atrás y hablamos del porvenir que es lo que más me interesa. El pasado se puede consultar con facilidad en el Google, si quieres buscarlo, donde hay miles de vínculos sobre de mi y sobre lo que hice.  Pues el pasado es pasado, hay cosas que recuerdo con gusto y otras con menos gusto, pues seguimos adelante.
MASS de Bernstein fue mi primera gran experiencia a un nivel musical y escénico. Marco Tutino, que a la época era el director artístico de la orquesta regional lombarda I Pomeriggi Musicali di Milano, estaba buscando activamente un cantante versátil y polifacético para el papel del Celebrante. En la Italia del los Noventa era muy difìcil encontrar cantantes profesionales versátiles y de buen nivel. Tutino creaba temporadas innovadoras, con fragmentos de las tradiciones musicales las más variadas, para renovar un poco el repertorio y el público milanés y para quitar el polvo de los asientos de los teatros. Fueros estos los últimos fuegos apagados por ese horrible conformismo cultural que hoy nos sumerge, pues de eso quizás que hable más allá.
Una amiga que confiaba mucho en mi y que intuyó mi versatilidad artística me presentó a Tutino y me organizaron una audición. Canté el primer song del Celebrante “A Simple Song”. Me acuerdo que entre los jurados estaban Giuseppe Grazioli, que haría estado el director de orquesta de la “Operazione MASS” y Stefano Ranzani, que todavía no era el jefe apreciado que es hoy. Estaba, lo confieso, muy emocionado, también porque para mi era mi primera experiencia en ese campo, y me parecía muy rara la idea de debutar, como cantante italiano, en una opera moderna extranjera, y además en inglés. De todas formas la prueba funcionó, los jurados estaban un poco sorprendidos, y me confiaron el papel. Lo estudié muchísimo y en el profundo. Al primer ensayo, donde también estaban unos cantantes jazz y pop de los mejores que vivían en Milan a la época y que eran parte de MASS, uno de ellos, un inglés muy famoso en Italia empezó con piropos,  que nunca había entendido un italiano cantar ese repertorio sin acento y sobre todo sin la mínima influencia operística. A mi me parecía bastante normal abstraerme de la ópera y la inmersión en el mundo del Musical, del jazz, del rock, también porque me daba gusto el idioma múltiplo utilizado por Bernstein. Debo dar las gracias también a mi profesora de la época, la inmensa Margaret Hayward, para haberme dado una abertura mental y a la cual debo mucha parte de las cosas que sé hacer. Ella abrió mi voz, allanó las dificultades, me ayudó en la pronunciación y en la declamación. Y no solo en aquel repertorio.
Al final la operación MASS fue un éxito. Y por primera vez en mi vida estuve delante de un público de mil y trecientos personas con todos los ojos concentrados sobre de mi. No puedo olvidarlo. El resto llegó después de MASS, y mis experiencias han sido muchas y apasionantes. Yo debo mi notoriedad a Bernstein y a Tutino.
 Pues antes de dejar el pasado, como dices, por favor, como tu has cantado en los teatros mas importantes de Italia y en unos de Europa, hablanos de tus experiencias en La Scala, el Massimo de Palermo, de la Opéra de Lyon, del Liceu… No son tantos los cantantes que pueden poner en su CV estos teatros con directores como los con que tu trabajaste…
Tienes razón, pues como yo siempre miro al porvenir, al pasado no le doy mucha importancia porque es pasado. Y unas veces también es importante ver su proprio camino porque somos el resultado de tantas experiencias. Voy a contarte solo unas.
Bueno, la Scala. Cada vez que un cantante dice el nombre de la Scala es quizás como decir el sanctuario de Nuestra Señora del Pilar para un católico. Llegué a la Scala haciendo una normal audición para una de mis óperas preferidas, “L’incoronazione di Poppea”. La audición pasó bien y me contractaron por el cast. Esa experiencia fue para mi de extrema importancia porque aprendí un montón de cosas que no sabía. El cast era algo de estrellas que no se puede imaginar. Antonacci como Poppea, Matteuzzi como Nerone (yo era el doble de Matteuzzi y cantaba otros papeles en la misma ópera regularmente), Marrocu como Ottavia, Manca di Nissa como Ottone, Colombara como Seneca, Focile como Drusilla, Cherici como Damigella y Fortuna, Spagnoli como Mercurio, Mingardo como Nutrice… me parecía de estar en una fabula. Los ensayos fueron con Muti que debía dirigir, pues se enfermó y la dirección la tomó Zedda, que era el autor de la revisión (horrible, hay que decirlo, con tantas que hay eligieron la peor). Lo que construimos con Muti fue destruido en un momento por Zedda. Paciencia, la perfección no existe… Pués yo aprendí enormemente de mis colegas, cantar a lado de Anna Caterina Antonacci o de Marrocu o de Colombara o de Mingardo, te das cuenta que suerte? Es como una escuela de alto nivel concentrada en dos meses de convivencia con esa gente.
Y, como dejé una buena impresión, la dirección de la Scala me propuso también el mes siguiente “La Fanciulla del West”… y eso sin agencias, solo con mi canto y mis audiciones. Hoy seria imposible con la mafia de agencias que hay. La Fanciulla también fue una experiencia, porque era con Sinopoli, Larin, Casolla y Fondary… UFFF!  Te das cuenta? Allí aprendí lo que son las voces grandes y como se desplega una voz. Larin me di unas lecciones. Cada vez que veo un colega muy bueno siempre le pido consejos, yo siempre aprendo de los otros, porque cada uno tiene una riqueza individual que es la experiencia y captar esos fragmentos de experiencias adaptándolos a tu ser y tu voz es algo sin precio. El pobre Larin hace pocos años falleció y eso me dio una pena infinita, lo quería mucho y le agradezco por lo que me ha dado. Hoy siempre empiezo mis vocalices con uno que él me aconsejó. Quizás es una manera de una sobrevivencia de él en mi.
De todas formas cantar en La Scala significa mucho, y yo lo tengo en mi carrera como una joya preciosa. Quien sabe si volveré a cantar allí, pero como te diré mas adelante, hoy casi no canto mas ópera en la escena y te lo explicaré.
Pués siguo con el Massimo de Palermo.
Eso es mi teatro. Yo soy de Palermo y siempre he visto ese teatro cerrado porque cuando era joven lo cerraron por unos 25 años por “mejorarlo”. No hicieron nada, la mafia lo mantuvo cerrado con un dolor enorme de los ciudadanos que no eran mas dueños del teatro que la ciudad había construido en una época donde el Massimo era el tercer teatro de Europa, después Garnier de Paris y Staatsoper de Viena. Te das cuenta? Yo canté en el Teatro Massimo varias veces con todos repertorios: operas clásicas, contemporáneas, operettas… y siempre con compañías de primera. Y siempre sin agencias, solo con mi voz… ya ese mundo terminó…
Ese teatro tiene una magia. La acústica. Si se cae un botón en el suelo de la escena el ruido se apercibe hasta el ultimo asiento de la galería arriba. Y cantar allí es sentir la voz que se libera. La Scala no tiene esa acústica tan perfecta. Y la atmósfera de Palermo es relajada… Allí canté Orfeo de Offenbach, Masnadieri de Verdi, Viuda Alegre de Lehar, varias operas contemporáneas escritas para mi voz… pues tengo un recuerdo muy vivo de una obra que quizás no es tan importante pues a mi me encantó por el cast que tenia y por la realización. Ser parte de un proyecto en el cual tu crees es importante, yo pienso. Eso fue “Los siete vicios capitales” de Kurt Weill, donde había la inmensa Ute Lemper y la puesta en escena era de Micha van Hoecke (ya había cantado en su realización de Orfeo de Monteverdi en Ravenna Festival, el festival de la familia Muti). Yo estaba en el cuarteto vocal que canta la Familia, muy importante porque subraya los vicios donde se ponen las hijas, Anna I y Anna II, y con otros tres cantantes fabulosos todos alemanes. Yo era el solo italiano en una compañía de alemanes. Eso me dio mucho orgullo porque me sentí como en mi casa con todos ellos que no notaban ni un acento extranjero en mi canto. Ute era magnifica, una tigresa, con algo animal que sale del cuerpo y invade el escenario, desborda de todas partes. De ella aprendí una ulterior desenvoltura en la escena que se muda también en un gesto vocal muy evidente. El teatro expresionista de Weill ella lo cantaba magníficamente.
La Opéra de Lyon… eso es uno de los recuerdos mas bellos. La opera era una de las mas increíbles de Händel como música: “Poro, Rè dell’indie”. Mi papel era lo de Alejandro Magno, un papel para tenor heroico, con una agilidad muy difícil y en un registro bastante central. Fabio Biondi, sí, Fabio Biondi me llamó porque el tenor con lo que él lo había grabado no estaba libre (y también porque era demasiado ligero… ese vicio de dar los papeles de tenor barroco a cantantes demasiado ligeros…) y yo aprendí el papel en pocos días. Pues que música… Händel es uno de mis autores preferidos porque parece hubiera escrito para mi voz. Sus arias eran una mas bella de la otra y el cast era también de estrellas del barroco: Banditelli, Bertini, Balconi, Schubert… y yo… que estrella no era pues en un buen camino hacia las constelaciones. Con Biondi canté otras veces, y grabé la primera mundial del oratorio de Scarlatti “Humanità e Lucifero”. Pués en eso volveremos mas adelante, si tendremos espacio… Es que tu me calentaste, pidiéndome recuerdos… Tendria muchos mas! Pero ahora basta con el pasado!
Massimo, vale, cabíamos de tema. Que significa hoy hacer música, según tu punto de vista?

Tengo espacio sin limites o debo intentar una síntesis? (se ríe…) Yo creo que hoy hacer la música sigua siempre los mismos canales del pasado: hacer música significa contar algo que unos autores compusieron en el curso del tiempo, siguiendo criterios idiomáticos, estéticos, de composición, entre los más varios por medio del intérprete. En una palabra: comunicar. Nada nuevo. Claro que hoy ha cambiado la manera de comunicar, si lo comparamos solo a veinte o treinta años atrás. Hablando del campo que es mi competencia, el mundo del canto, de la ópera, o, de todas formas, de la música vocal, puedo decir que hoy estamos mucho más esclavos de la imagen, o, sino esclavos, mucho más dependientes del pasado. Eso no es un mal absoluto, al contrario la imagen puede enriquecer el texto con más contenidos, específicamente cuando, para poca o mucha gente, esos textos no son más puntos de referencia porque muchas cosas no se estudian más a la escuela y no se habla en las familias.  Quien es, hoy, que todavía conoce las mitologías griegas y latina tan bien como nosotras que la estudiábamos desde niños en la escuela primaria? Hoy existen las nuevas mitologías, los mangas japoneses, los Señores de los Anillos (y de las pulseras), Harry Potter y un montón de otros personajes. Esto es el pretexto que muchos directores de escena utilizan para colocar Aida en los desiertos de Marte y Turandot en planetas ajenos, o un Don Juan en la basura, o un Ballo in Maschera en los aseos de un Parlamento, siguiendo el éxito de las series tv y creyendo que la comunicación con los jóvenes pase por una actualización que a menudo no tiene ningún vínculo con el texto de la ópera y haciendo un servicio muy malo a la misma ópera. Y, al final, al publico. Pues la música no es solo ópera, claro. Hoy la música ha entrado, mucho más que en el pasado y con mucha más insistencia, también en los momentos más intimos de nuestra vida y de una manera que antes era impensable.
Y, unas veces, la música clásica se vuelve en pop. Nosotros escuchamos muchísima música pasivamente, en el metro, en los buses, en los supermercados, preparando la comida, y muchos anuncios utilizan fragmentos de Händel, Bach, Rossini… Así ocurre que, si por casualidad una persona asiste a un concierto u a una ópera por primera vez y reconoce una melodía, diga: “Pues el la música del yogur!” o “Eso lo conozco: es el anuncio del coche X”, y quizás espera que salga el coche en el escenario, o que Iuppiter de a la Semele un yogur bajo los árboles de su jardín olímpico.
La fruición de la música después de la invención de los portables, el walkman (y ya hablamos de arqueología!), CD, iPod, iPad, etc. revolucionó totalmente la manera de escuchar y, de cierta manera, “viciado” las orejas y las reclamaciones del oyente y del consumidor de música: a menudo el oyente no comprende que la música del vivo tiene otros resultados y otras exigencias de lo que escucha habitualmente en los discos, que es siempre igual a si mismo, cristalizado en el momento de la grabación. Además me parece que no se aperciba más, sobre todo si hablamos de publico joven, la necesidad de un respeto del ambiente y ritual que es cada día mas raro: varios jóvenes del publico hoy, a un concierto, hablando, riéndose, llamando al teléfono, como si estuvieran delante de la tele de su casa, sin darse cuenta que alrededor hay otras personas que no le gusta su invasión. Algo que observé hace poco en un concierto en Florencia fue un chico que estaba sentado delante de mi fotografando por su iPhone los músicos que estaban en la escena, subiendo la mano y impidiéndome de ver a mi, estando detrás de él, además de molestarme, y todo eso para enviar a su amiguito u amiguita la “emoción” de aquel momento, via Facebook. Que te parece? Yo eso no lo entiendo… 
Tengo que parar o puedo continuar? (se ríe)
Massimo, pudieras continuar infinitamente porque las cosas que dices son sin duda verdaderas y profundas… quizás volvemos a eso después. Querría preguntarte una cosa: tu has dicho que hacer música significa comunicar. Como te pones delante del oyente, o sea: que piensas tu que sea necesario para capturar su corazón y hablarle a él?
Muy bien, gracias por la pregunta que me da la posibilidad de hablar de mi manera de hacer música. Hay que hacer una premisa, porque un cantante tiene otros medios expresivos de otros músicos, tiene un texto que exprimir, y eso frecuentemente es cantado en idiomas que de vez en cuando pueden ser no tan familiares a los oyentes. Yo adopté un método un poco distinto del ordinario.
Los cantantes adoran, generalmente, “untar” el publico, como si eso fuera un canapé, con sus voces poderosas. El publico se siente atropellado por esa masa sonora casi como en un acto sexual sublimado. Así es, hay una relación casi carnal entre interprete y fan, y sobre todo si el artista es un cantante
Hay amantes rápidos y juega todas sus cartas inmediatamente; hay los que quieren llegar pronto al climax, sin preliminarios, decepcionando la espera de un placer prolongado; hay los amantes que nunca llegarán al climax, agotando de vez en cuando a los partners, etcétera. Las maneras de hacer el amor son infinitas. Así, como un cierto sexo rutinario, los recitales de los cantantes pueden ser de vez en cuando aburridos, con las arias de sus óperas preferidas, sin ninguna conección entre ellas, o con programas monográficos, siempre con Winterreise o Schöne Müllerin, como si no existiera otro...
Mi manera de “hacer el amor” con el publico es contar historias musicales, descubriendo la manera de “hacer el amor” en las varias culturas y épocas, mezclando, en alquimias que pueden parecer temerarias, una aria barroca a un song de Cole Porter, o una aria de òpera a un fragmento sacro. La llave está en la historia que quiero contar.
Por exemplo: en uno de mis muchos recitales, “Retratos de Damas”, enseño diez y ocho figuras femeninas, todas distintas, según el punto de vista de diez y ocho poetas y compositores masculinos, desde el siglo XVIII hasta hoy, burlándome de los tópicos sobre la mujer, y contando al publico sucintas entre los fragmentos y homenajeando a la mujer.  Ese flirteo me da la ocasión también de presentar fragmentos más o menos famosos que nunca se oyen porque no pueden estar en los programas tradicionales, hechos de ciclos y ya está. Y el publico, después de una primera desorientación, porque no está acostumbrado en ese tipo de recital, muy pronto se deja agarrar y… llega a “orgasmos” múltiples. La voz que soy buen “amante” se difunde y si me presento otra vez en el mismo sitio veo mi publico duplicado. Eso es sin duda una enorme satisfacción para mi porque significa que mi trabajo sigue una dirección correcta.
Claro que para hacer ese trabajo es necesario disponer de un pianista muy versátil, con una maestría de los estilos y una gana del juego que no se encuentra tan fácilmente. Yo tuve suerte, hasta hoy y encontré tres pianistas capaces de tanta levedad. Uno ha sido Antonio Ballista, con quien jugué por casi veinte años. Ahora mi compañera de juegos es Angéline Pondepeyre, una pianista francesa excepcional por decir lo menos, que conoce perfectamente la voz y el repertorio y con la cual nos intercambiamos ideas (nada menos que en la misma escena) y de los caminos interpretativos según las exigencias del momento. No es tan fácil, tuve suerte en encontrarla. A Angéline recientemente se añadió Hans Schellevis, pianista a la Radio de Amsterdam, muy experto belcantista y persona chistosa, así que los juegos siguen...
Nos cuentas cosas tan interesantes y que no son tan frecuentes hablando con cantantes, cuya atención se concentra en la opera… Pues ¿como no hable de la ópera? Antes hablaste de la Scala, el Massimo, Lyon… Porque no seguiste con la ópera?
La ópera… así como la realizan hoy, tengo que decir que estoy harto de la ópera. Estoy harto sobre todo el sistema de los casts, que en la mayoría de los casos son montados sin ningún criterio artístico, solo el criterio de las agencias y de la corrupción de una mafia y delincuentes que están detrás de los artistas y teatros y que nada tienen que ver con la música.
Lo que me interesa a mi es de hacer música, arte, no hacer de acróbata entre las relaciones de poder y dinero que no interesan ni a mi ni al publico.
Además el poder de los directores de escena hoy es intolerable. Esas son personas que, pos su mayoría, no aman a la ópera ni tienen la mínima idea de lo que es la fisiología ni la psicología de la voz y que pretenden de los cantantes de hacer de funambulístas solo para sus mismos caprichos, solo para un efecto especial.
No, Gracias. Pero reconozco que también hay directores, quizás menos famosos, que hacen un buen trabajo. Pues yo encontré pocos de ese último tipo. Además la ópera te obliga a larguísimos periodos de ensayos, lejos de tu casa, tus cosas, tus afectos, y para mi, que soy muy aficionado de la vida, de la búsqueda, siempre intentando nuevos caminos de comunicación, aquellos son tiempos muertos. Para mi es importante también ir de viaje con uno o más amigos, descubrir sitios nuevos, aprender, descubrir restaurantes, playas, parques, castillos… y si regularmente estás lejos de tu casa esa parte de la vida está negado. Solo una vez se vive, ¿no?
Me interesa mucho la música de cámara, sinfónica, el oratorio, donde no hay una intermediación escénica en sentido estricto, pues donde tu debes inventarte tu comunicación con el publico, donde eres solo tu, en la realidad, desnudo, mientras el publico toma y devuelve tus energías, sin un habito que caracteriza un personaje, y donde tus personajes son diez, veinte, cien a la vez, un fragmento detrás del otro… y tu tienes solo tres o cuatro minutos para contar aquella historia! Eso me estimula más, es más interesante. Es el sitio, el concierto, donde yo entreveo un camino para el porvenir de la música, cuyo patrimonio parece más y más un museo sin vida. Conoces “Colloque sentimental” de Verlaine con música de Debussy? Dos viejos amantes se encuentran en un parque simbólico y congelado en invierno; ellos se dicen que sí, estuvo un tiempo que se amaron pues después vagan entro los árboles esqueléticos como si fueran fantasmas. Así es en nuestra manera de museo haciendo la “cultura”: muchos fragmentos musicales del pasado solo son fantasmas, hay frecuentemente una fractura enorme a nivel de comunicación entre el interprete y el publico y eso nos dañas a todos, primero al publico, después a la música, al interprete, a las sociedades de conciertos que ven su publico que desaparece poco a poco, a los operadores culturales que, desorientados por la perdida de interés del publico, buscan otros lenguajes y culturas ajenos añadiendo a la vez daños a daños. Y yo tengo que decir que, cada vez que me ofrecen la ocasión de descubrir y enseñar ese camino de redescubrimiento de nuestra tradición pues también la de otras culturas, juntadas para contar unas historias, el publico me recompensa. Y yo estoy contento mas que el publico, porque lo veo feliz.
Massimo, eres abrumador en tu entusiasmo y en tus análisis de la realidad de cada día. Tus ideas parecen innovadoras y tus proyectos por cierto son un camino distinto y valido. ¿Cuantas personas encuentras por tu camino creyendo en tus proyectos? ¿Encuentras dificuldades en proponerlos?
Bueno, claro que no es tan fácil ganar los miedos y, cosa más y mas frecuente, las resistencias y la ignorancia de buena parte de los directores artísticos, que, no escondo lo que pienso, en su mayoría son los enemigos peores del publico. A menudo muchos de esa gente se ponen en zanjas con sus fútiles intelectualismos sin comprender que el problema del lenguaje es fundamental. Pues cuando me ocurre de encontrar personas libres y curiosas es un placer compartir una visión alegre y profunda al mismo tiempo. Yo he encontrado, además de Angéline Pondepeyre, el director Stefano Masi, un colaborador increíble con quien he realizado proyectos maravillosos. El ultimo de esos ha sido “La Mirabile Historia”, un pasticho multimedia sobre nada menos que la historia de las reliquias de los reyes Magos. En aparencia ese argumento podría mostrarse estéril y inútil, pues, por como Masi lo trató, ha sido un muy buen fantasy, con videos, cantantes, actores, músicos, efectos luminosos, proyecciones, y con músicas de Händel, Strauss, Komitas, Barber y creaciones originales de Mario Crispi y Amir Molookpour... al final tuvimos, en la misma vela, en la enorme Basilica di Sant’Eustorgio en Milan, un publico de 3500 personas. Quien puede jactarse de tanto? Y el publico no quería irse, quería que seguiriamos. Esas satisfacciones y éxitos también son una indicación para unos ciertos directores artísticos que no saben como llenar sus agendas ni inventar algo…
Tengo que decir que en mi país las dificultades son muchas más, por causa de unos gobiernos cada dia más ignorantes y fascistas (en la derecha como en la izquierda, porque fascista puede ser también la izquierda) y que tienen un concepto absoluto de cultura de esquemas superados de la historia y que no ven más allá de su nariz, porque el mundo termina a 5 metros de ellos.
Dificil es hoy encontrar unos funcionarios de la administración publica que sepa los múltiples sentidos de esa palabra trisilábica: cul-tu-ra. Incluso las paginas de “cultura” de muchos periódicos italianos hoy venden por cultura las bailarinas de la tele y las emisiones trash de nuestras vergonzosas televisiones. Claro que el trash también puede ser cultura, pue en ese caso es… basura. Mi país es un país agonizando, de ese punto de vista, a pesar que en el pasado tuvo temporadas mejores y estuvo a la vanguardia, veinte o treinta años atrás.
Eso no es tan evidente para los quienes viven fuera de Italia, quizás porque siempre ellos piensan que aquí tenemos la Ultima Cena de Leonardo, el David de Michelangelo, Caravaggio, los Templos de Agrigento, Venecia, Pompeya... pero eso es arqueología, no lo hicieron los italianos actuales. MI país es inmóvil y eso significa que vuelve atrás mientras los otros países adelantan. Entonces puedes imaginar lo que le importa a los operadores culturales italianos de esos nuestros proyectos que, al contrario, en otros países tienen éxito por la multietnicidad y la multiculturalidad de las mismas propuestas.
Decimos que mi país es como un abismo magníficamente decorado y que, por esa preciosa y rica decoración, uno no se da cuenta de lo profundo que estamos derrumbándonos. Pues cuando las luces estarán apagadas, en la oscuridad total, sobre todo si China va comprar nuestras compañías de energía para intercambiar la compra de nuestra deuda publica y después nos pedirá la cuenta, sobre nuestras cabezas veremos un puntito blanco: arriba está el cielo, aclarado, inalcanzable pues nosotros estamos bajo el pozo. Lo que se destruyó no vuelve. Y los responsables son ABSOLUTAMENTE nuestros gobiernos.
Madre mia, que escalofríos, eres muy pesimista! No es que exageras con tu país?
Mira… mas que pesimista diría realista. Prefiero mirar en la cara las dificultades más que cultivar la ilusión que algo pueda cambiar en poco tiempo en una situación tan deteriorada.
Yo tuve demasiadas experiencias negativas con los operadores culturales de mi país para que pueda esperar a los milagros. Podría contarte decenas de estas experiencias, también con unos nombres que te sorprenderían. Pues otra vez, quizás cuando estaré muy mayor, sin dientes y en una silla de ruedas, me entrevistarás y te contaré todas aquellas historias sobre los que gestionaron y robaron la cultura en mi país: cuando la primera cosa que cortan los gobiernos para el déficit de un país es la cultura, en un país como Italia, che debería vivir de cultura, que tendría que decir una persona con un mínimo de cabeza?
Si yo fuera pesimista me cerraría en una ermita perpetua, dando los saludos a mis familiares y amigos (quizás no a unos) y mi casa sería una cueva en los Andes, lo más lejos posible de Italia, disponible de vez en cuando a la devoción de los fieles.
Pero mi fabrica de proyectos e ideas nunca para y ese volcán está siempre en erupción… Tengo unos proyectos muy ambiciosos y estoy tratando con Mexico, Holanda y Francia, sin hacer nombres porque como soy mediterráneo también soy supersticioso… (se ríe).
Pues hablamos entonces de cosas positivas. ¿Que proyectos tienes próximamente?
Tengo un recital en Washington D.C. ese mes de mayo 2012, con músicas italianas, de Verdi, Tosti y Puccini, acompañado por el maestro Marco Rapetti, para las celebraciones de hace los veinte años que la mafia asesinó al juez Falcone de Palermo. Ese juez tenia relaciones muy estrechas con EEUU porque estaba en contacto con unos mafiosos arrepentidos en las cárceles americanas y gracias a esas revelaciones pudo condenar a varios mafiosos en Italia. Pues esa gente no se lo perdonó y lo mató. Yo estoy honorado de cantar en su memoria, además porque soy de Palermo yo también. En junio tengo otros proyectos en Florencia y Toscana. Pues tendría que hablar mas porque son muchas cosas, quizás mas adelante?
Hay un proyecto de llevar a México y en América Latina un minúsculo y maravilloso oratorio de Alessandro Scarlatti: Humanità e Lucifero, una joya italiana del siglo XVIII que grabé, como te dije antes, hace unos años con Fabio Biondi – que es lo que descubrió esa joya – y su Europa Galante. Pienses que en Italia solo logré de proponerlo para primera vez en los tiempos modernos en un rápido pasaje hace unos años al Festival di musica sacra di Brescia con el muy buen jefe Luigi Marzola y sus ensambles suizos. Nunca logré de insertarlo otra vez en otras temporadas italianas, aunque sea una obra preciosa y rarísima, pues creo que en España y en México me darán la posibilidad. Eso te da la idea de cómo sea difícil la situación en mi país actualmente. A pesar que seria una realización fuera del ordinario, con la eterna lucha entre el Bien y el Mal, con una puesta en escena multimedia, un proyecto absolutamente único, concebido por mi y Stefano Masi.
Te doy un scoop: se descubrió, gracias a búsquedas musicológicas muy profundas que el autor del oratorio no es Alessandro pues su primer hijo Pietro Scarlatti! Eso abre nuevos escenarios y, como se utiliza un orgánico instrumental más rico de lo de la grabación, como el manuscrito prevé, hace la proposición muy interesante no solo del punto de vista espectacular pues también del musicológico. Pues eso es un “progettone”, necesita una cooperación de fuerzas bastante intenso. Yo lanzo la propuesta…
Además hay un concierto barroco, con músicas del siglo XVII, “Poveri amori miei” con la excelente Orquesta Barroca de Granada, soto la guía de Darío Moreno, sobre el tema de los amores infelices… Y los recitales de mi Duo Chiaro&SCURO, con Angéline Pondepeyre, donde cuentaré nuestras historia musicales, de “Jardines En-cantados” hasta “Una soirée Liberty”, de “Voces en la Noche” hasta “El árbol de Navidad” y “Los Fantasmas de la Ópera”... Otros recitales temáticos más con Hans Schellevis sobre el tema de los Cuatro Elementos y un divertido programa sobre las “Baroquinerias” (que ya cantamos en la Holanda) que trata de la sobrevivencia del Barroco en la música de los siglos sucesivos: Strauss, Hahn, Stravinsky, Parisotti, Donhàny, Debussy, Ravel, Massenet....
Otro proyecto es sobre el tema del Oriente, un tríptico que propone la rara versión Schönberg de “Das Lied von de Erde” de Mahler sobre poemas chinos (traducidos en alemán) del antiguo poeta Li Bai, con una mezzo-soprano y un espectacular joven jefe de los que no puedo todavía decir el nombre; el segundo concierto del tríptico está consagrado al Medio Oriente y su presencia en el repertorio operístico y de oratorio de los siglos XVIII-XX. El tercer espectáculo es la replica del proyecto milanés de lo que hablé antes, La Mirabile Historia, porque es una síntesis del antiguo y del moderno, hablando de una historia de hace dos mil años, desde Irán hasta la catedral de Colonia, pasando por Italia, concluye el circulo y el vinculo entre Oriente y Occidente. Es una proposición que interesa a unos organizadores. Otro proyecto que me interesa muchísimo es la realización de un CD de Lieder y romanzas de cámara de Schubert y Bellini, que también es uno de mis recitales: Malinconia, Ninfa gentile.
Ese CD será parte de una novela de Suzanne Daumann, una escritora alemana, naturalizada francesa. Es una novela policial “musical” donde se habla muchísimo de unos fragmentos que son como una banda sonora que siempre acompaña los personajes y sus acciones, con suspense, golpes de escena, excursiones espacio-temporales, algo muy especial en un idioma muy cálido de Daumann. En todo eso tendré que recortarme un poco de tiempo para cursos y master clases que me pidieron. Ya vamos a ver como todo saldrá!
De todas formas todos esos programas son parte de mi manera de entender y contar la música. Y además hay en mi vida la escritura y la fotografía. Estoy trabajando en mi tiempo libre, sobre unos cuentos, un guión con Stefano Masi y un libro fotográfico con imagines varias, siempre siguiendo caminos temáticos, como me gusta a mi.
No hay tiempo para aburrirse! La vida es demasiado breve!
Entonces, Massimo, cuales eran los proyectos florentinos y toscanos de que hablabas antes?
Que sí… que ya estaba olvidándome… Ese proyecto toscano sorprendió a mi mismo por como se presentó a mi vida. La vida nunca cesa de maravillarme por su imprevisibilidad.
Al final de 2011 un grupo de instrumentistas con los cuales ya había trabajado el noviembre pasado en el “Vespro” de Monteverdi al Teatro della Pergola de Florencia, que también grabé y que en unas semanas va ser publicado, me pidió de escuchar un ensayo de una nueva orquesta que ellos mismos habían formado, para pedirme mis opiniones. Yo soy curioso y las cosas nuevas siempre me calientan. Escuchando a esos músicos, recibí varios premios.
Antes de todo muchos eran muy valiosos y jóvenes. Al final del ensayo fuimos cenando juntos con unos de ellos y hablamos por mucho tiempo de cómo ese ensamble pudiera alcanzar lograr algo, sobre el repertorio, etcétera. Como ya estoy mayor tengo experiencia y empiezo a ser considerado como un decano… todos eran muy atentos a mis observaciones. Al final de la noche me pidieron si me apeteciera ser el director artístico de la orquesta. No puedes imaginar como me electrizó. Y como yo cuide seriamente ese papel… Primero porque una orquesta de jóvenes profesionales, todos muy buenos, que se reunieron espontáneamente, sin ninguna estructura detrás, es la demonstración de un coraje de león, además en un momento como el actual que Europa está viviendo. Sobre todo en Italia, me parece un milagro de la Santa Cecilia, la que protege a los músicos. Es una de las posibilidades que pocas veces ocurren en la vida, sea por la ocasión que unos músicos se reúnen por sis mismos, y también porque se puede observar como ellos crecen, como interactúan entre ellos, como reaccionan al repertorio, como devoren las etapas, como se entusiasmen… Yo estoy totalmente y en absoluto entusiasmado como ellos de esa nueva cosa que me ocurrió.
Entonces he ideado rápidamente un plano de tres años con tres temporadas una mas bella de otra con obras famosas y menos famosas, también porque le repertorio para cuerdas es enorme y también difícil a escucharlo porque generalmente las orquestas de cámara dedican solo pocos conciertos a las solas cuerdas. Mezclé los repertorios de una manera muy especial, siempre contando historias, y preveo conciertos con solistas, ballets, serenadas y algo de opera barroca.
Elegí entonces el nombre del grupo. Es un nombre simbolico muy fuerte, porque está conectado al símbolo de la Regione Toscana, que es el Pegaso del Bernini: IL PEGASO – Orchestra d’archi della Toscana.
El primer programa que haremos el próximo mes de Junio es dedicado, naturalmente, a la Toscana: “Souvenir de Florence” de Ciaikovskij, “Crisantemi” de Puccini, l’”Intermezzo” de Mascagni en la version para cuerdas solas, y, caramelo para los fans de Puccini, una suite de sus arias juveniles para tenor y orquesta de cuerdas, transcriptas del original para voz y piano por uno de los compositores italianos mas famosos de nuestro panorama actual: Carlo Boccadoro. La suite se titula “La segreta voce” y su primera ejecución fue justamente en Florencia en 1994 por mi querido amigo Vincenzo La Scola, con quien estudié en el Conservatorio de Bolonia y también unos pocos cursos en Palermo con Claudia Carbi… es increíble como unos poco eventos de hace muchos años sean atados entre ellos y vuelvan para cerrar el circulo. Ese programa quiere ser también un homenaje al querido amigo y artista que nos dejó mucho antes del tiempo que merecía.
Volviendo a la orquesta IL PEGASO... la versatilidad y la rapidez de esos jóvenes músicos son impresionantes. Y también tengo que agradecer por esos resultados el maestro Augusto Vismara que desde hace unos meses es el jefe oficial del grupo, haciendo el punto y dando una dirección al desarrollo del repertorio. Ese músico es extraordinario: es emocionante ver como sabe manejar los jóvenes músicos y darle entusiasmo. Tiene un carisma natural y, como es un instrumentista de cuerdas también, sabe como decir las cosas y que querer a los instrumentistas. Vismara es una figura de primera importancia en el mundo musical italiano. Cuando era muy joven, en los 70, hizo hablar de él porque participó, entre los poquísimos músicos italianos, al programa de la tele italiana (en la edad del oro cuando la RAI producía cultura) “C’è música e música”, que la cuidava nada menos que Luciano Berio. El maestro es uno de los mas importantes profesores de viola que tenemos en Italia, y enseña en Florencia.
Tuve mucha suerte, hay que subrayarlo, con el Comune de Bagno a Ripoli, un delicioso pueblo de las colinas florentinas, que ha dado a la orquesta una caliente acogida. El Assessore alla Cultura, Alessandro Calvelli, inmediatamente comprendió, cuando nos encontramos por primera vez, lo que le estaba proponiéndole a él. Ese señor nos procuró un salón adecuado para los ensayos, sin gastos, y nos ha procurado también unas locations fabulosas (ya solo puedes imaginar lo que hay en las colinas de Florencia: iglesias medievales, castillos, palacios, fuentes monumentales) para producir un tráiler promocional, lugares para grabar música, para estar los mas cómodos posible… en una palabra: para PRODUCIR en paz! El caso de ese Asesor es casi único en Italia, un país donde en lugar que ayudarte te matan y te ponen delante un montón de dificultades  inexistentes, como si las cosas que esa gente administra fuesen sus cosas privadas o para los parientes o amigos de los amigos, en puro estilo mafioso. Tienes que saber que, justamente por causa de todas las cosas que te contaba antes sobre mi país, los que actualmente gobiernan Italia, y peor los de antes, no tiene tampoco una visión de invertir en los jóvenes, que son el porvenir de una nación. Y a menudo podrás escuchar muy fácilmente un político genérico que muestra “ocuparse” de los jóvenes y que lo hace de manera totalmente instrumental, o sea para finalidades electorales, lo que es la cosa mas indigna porque una vez elegidos esa gente se olvida muy pronto de las intenciones.
Estamos buscando sponsor, mecenas, agencias… quienes quiera que se acerque: ese ensamble es la única realidad Toscana que se ponga específicamente como orquesta d cuerdas con un repertorio inmensamente variado, y que es en crecimiento continuo y en mis intenciones quiero que se vuelva en una fabrica de música.
Espero hablar pronto mucho mas de la orquesta para ilustrar los programas y las temporadas.    .
UFF! Massimo, cuantos proyectos… tienes razón cuando hablas de un volcán en perpetua erupción. Te deseo que se cumplieran todos. Esperamos verte y escucharte pronto en el mundo, entonces! Pues, primero, próxima cita es en Washington DC, Embajada de Italia, 22 mayo 2012, con tu recital italiano. Después “Sotto il cielo di Toscana” el concierto inaugural de “IL PEGASO – Orchestra d’archi della Toscana” en el Teatro de Bagno a Ripoli, el 24 junio 2012.
 Gracias a Massimo Crispi por el tiempo que nos ha dedicado y por los momentos de entusiasmo que nos hizo vivir y quizás nos hará vivir en otro tiempo. Ese tenor anticonformista y “rebelde” tiene una de la voces más interesantes de esos años y los proyectos inusuales que propone, absolutamente hay que encorajarlos y sostenerlos.
Los que quieran escuchar la voz de Massimo Crispi pueden encontrarlo en buena parte en youtube.com, buscando “massimo crispi”, así como el el website dedicado a la música vocal de cámara                                                                                                                                                           The Lieder Sound Archive: http://www.liedersoundarchive.org/crispi.htm

No hay comentarios:

Publicar un comentario