lunes, 24 de octubre de 2011

UNA EXPOSICIÓN DE LOS BALLETS RUSOS DE DIAGHILEV, ENTRE LAS JOYAS DE LA PROGRAMACIÓN CULTURAL DE CAIXAFORUM MADRID

Fotos: Traje para la esposa del bufón de Chout, después de Mikhail Larionov, traje, 1921 © V&A ; Serge Lifar y Alexandra Danilova a Appolon musagete, 1928, mostrando la primera versión de vestidos diseñados por Coco Chanel. Foto: Sasha © V&A Images

Alicia Perris

La Obra Social “La Caixa” presenta la programación de su centro social y cultural en Madrid para la temporada 2011-2012, con una propuesta pensada para todos los públicos. Grandes exposiciones sobre Delacroix, en colaboración con el Museo del Louvre, Los Ballets Rusos de Diaghilev, Piranesi y el mejor arte contemporáneo y los tesoros arqueológicos de Arabia saudí protagonizan la nueva temporada en un Madrid marcado por la crisis y el spleen típico de todos los finales de verano.

La presentación estuvo a cargo de personalidades de la institución como Elisa Durán, directora general adjunta, Ignasi Miró, responsable del área de cultura de La Caixa que dio inspiradas referencias de la idiosincrasia francesa hablando de “La libertad guiando al pueblo” de Delacroix, icono ideológico de la Francia revolucionaria, e Isabel Fuentes, directora de Caixaforum, Madrid.

El Departamento de Comunicación de la Caixa, puso, como siempre, toda su colaboración y entusiasmo para transmitir a los presentes la seducción y el atractivo de una temporada de campanillas en el madrileño Paseo del Prado.

Situada en la conocida zona cultural de la capital de España desde 2008, esta sede cultural presenta Los Ballets Rusos de Diaghilev, 1909-1929. Cuando el arte baila con la música., que traerá el espíritu innovador de Serge Diaghilev y su prestigiosa compañía de danza.

A través de 200 objetos que incluyen carteles, vestuario, elementos para las coreografías y escenografías, el visitante se adentrará en los comienzos del 2012, en la noción de obra de arte total propugnada por Diaghilev. Artistas de vanguardia como Picasso y Matisse, músicos como Stravinsky y Ravel, escritores tan importantes como Jean Cocteau, presentes en la muestra, participaron de este afán innovador con el objetivo de desarrollar el lenguaje visual a través de la coreografía, la escenografía y la expresión musical.

Diaghilev sigue siendo un mito inabarcable desde los tiempos en que su compañía de danza daba la vuelta al mundo. Sus artistas eran seres tocados por las manos de los dioses, que evocaban, como Nijinsky, la pasión y el estremecimiento de lo inexpresable.

“Soy como vos, no hago nada, pero soy indispensable”, se atrevió a decirle Diaghilev a Alfonso XIII. Esta exposición, que viene del Victoria & Albert Museum de Londres, ofrece una visión rica y completa del artista, mecenas, creador y dionisíaco representante de genios como la Pavlova o Vaslav Nijinsky.

Hace pocos veranos también Montecarlo, la sede invernal de la compañía, ofreció una exposición sobre los Ballets Rusos, al borde del mar, lo que demuestra que Europa sigue sintiendo la nostalgia y la ensoñación que aquellos pioneros del arte moderno y total regalaron a un continente que iba a desgarrarse y a dar un giro copernicano con las revoluciones y las guerras.

Diaghilev desplegó también una estrecha colaboración con España, donde encontró refugio durante la I Guerra Mundial. Es conocida su relación con José María Sert, Miró, Falla o con Picasso que le diseñó los trajes en 1917 para Parade.

“Profundizar en los cimientos de nuestra cultura y ofrecer las claves que permitan entender las grandes transformaciones sociales de nuestros días” son el objetivo de una institución que sigue siendo fiel a sí misma desde que abrió su primer centro en Palma de Mallorca, en el edificio proyectado por Lluis Domènech i Muntaner.

Una extensa temporada con propuestas de todo tipo, que incluirá música antigua y personalidades y formaciones destacadas de las músicas de todo el mundo, que no dejará de lado la creación electrónica y experimental, cerrarán las propuestas de Caixaforum para este nuevo curso que se inicia. Así, desde octubre a julio, estaremos en Madrid, seguramente, más alertas en lo cultural y menos solos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario