miércoles, 5 de noviembre de 2014

Philippe Jaroussky y el Ensamble Artaserse en Buenos Aires

Gentileza Mozarteum Argentino. Crédito Fotográfico: Liliana Morsia

Gustavo Gabriel Otero

Buenos Aires, 03/11/2014. Teatro Colón. Philippe Jaroussky, contratenor. Ensamble Artaserse. Obras de Antonio Vivaldi. Ciarre de la Temporada 2014 del Mozarteum Argentino.

En el cierre de la Temporada 2014 del Mozarteum Argentino se presentó, en la sale del Teatro Colón, por primera vez en Buenos Aires el contratenor francés Philippe Jaroussky acompañado por el Ensamble Artaserse en una noche que fue un verdadero Festival Vivaldi de la más alta calidad. Si buen la carrera, las grabaciones y los premios obtenidos por el joven contratenor francés pueden inducir a pensar que es un artista con poses de divo, la realidad es todo lo contrario. Ingresó al escenario con suprema sencillez y se sentó, con humildad, en medio del Ensamble Artaserse que en la primera parte del programa ofreció dos conciertos del compositor italiano que se fusionaron, sin solución de continuidad, con las dos obras de inspiración religiosa programada. El Ensamble Artaserse, formado por ocho violines, dos violas, dos violonchellos, un contrabajo, una tiorba, más órgano o clave según la ocasión inició la velada con el Concierto para cuerdas y continuo en Do menor (RV 120) de Antonio Vivaldi, vertido con afinación exquisita y perfectos claroscuros barrocos. Inmediatamente Jaroussky desgranó con sólida emisión y perfecta intencionalidad el Stabat Mater (RV 621). El Concierto para cuerdas y continuo en Re mayor (RV 123) sirvió de pórtico para el Motete para soprano, cuerdas y bajo continuo en Sol menor (RV 629) ‘Longe mala, umbrae terrores’, también de Antonio Vivaldi, donde se pudo apreciar la potencia vocal de Philippe Jaroussky que llenó de sonido en forma perfecta la enorme sala del Teatro Colón -espacio de exquisita acústica, como es sabido, pero de dimensiones inhumanas para la música barraca- y maravilló con acrobacias, saltos y ornamentos. Luego del descanso, fueron cuatro arias de ópera, en dos grupos de dos separadas por el Concierto para dos violines en La menor (RV 522), vertido con impecable ajuste y perfección estilística por el Ensamble Artaserse, con el destacado ímpetu de su concertino Alessandro Tampieri. Con una homogeneidad del registro que sorprende y con refinado fraseo pasaron por la privilegiada garganta de Jaroussky ‘Se in ogni guardo’, de Orlando finto pazzo (RV 727) y ‘Vedro con mio diletto’, de Giustino (RV 717), para finalizar con dos fragmentos de L´Olimpiade (RV 725) ‘Mentre dormi’ y ‘Con questo ferro indegno ….Gemo in un punto e fremo’ con una verdadera lección de coloraturas, agilidades, ornamentaciones y claroscuros perfectos Después de la ovación, llegaron dos obras fuera de programa, siempre de Vivaldi, una coherente con la segunda parte del programa, 'Sento in seno' de Giustino y el final -como lo explicó el mismo Philippe Jaroussky en perfecto español, luego de expresar la alegría por debutar en el Colón- en línea con las obras religiosas de la primera parte: ‘Cum Dederit’ del Nisis Dominus. Broche de oro impecable para una noche inolvidable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario