martes, 11 de febrero de 2014

Cautiva en el Palacio de Bellas Artes la mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato


JVL/Conaculta

Una noche fantástica, plena de lucimiento vocal y carisma, de la mezzosoprano estadounidense Joyce DiDonato, en el concierto que se realizó la noche de este martes 4 de febrero en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes. En su primera visita a México, la ganadora del premio Grammy a la Mejor Solista Vocal de Música Clásica 2012, no pudo ocultar su alegría y agradecimiento a lo que calificó como “una noche memorable”. “Estoy muy feliz de estar en México, en ningún otro evento o presentación había tenido tanta respuesta positiva y muestras de cariño a través de twitter”, dijo Joyce DiDonato. Apenas pisó el escenario hubo una gran ovación por parte de los asistentes y la mezzosoprano interpretó Canciones clásicas españolas del catalán Fernando Obradors. Considerada una de las mejores intérpretes de Rossini, continuó con Assisa a’ piè d’un salice de la ópera Otelo; dos arias de Las bodas de Fígaro de Wolfgang A. Mozart y una de El barbero de Sevilla, también del compositor italiano. En la segunda parte del programa, Joyce DiDonato deleitó a los asistentes con arias, donde mostró su carisma, seductora voz y se mostró con pleno dominio escénico. Marco Antonio y Cleopatra del compositor alemán Johann Adolph Hasse, autor de música sacra y óperas al estilo italiano, y Julio César de Haendel, fueron algunas de las arias, así como un ciclo de canciones de Venecia de Reynaldo Hahn. Joyce DiDonato explicó que las piezas del recital fueron seleccionadas como las más representativas a lo largo de su trayectoria, consideradas por ella un regalo para compartirlas con el público. Se trató de un programa exquisito, ideal para mostrar los adornos y coloraturas de la intérprete conocida por su sobresaliente aparición en las temporadas del Metropolitan Museum of Art de Nueva York, durante los últimos ocho años. 



Ante los aplausos de los asistentes que abarrotaron la sala principal del recinto de mármol, la mezzosoprano originaria de Kansas regresó en dos ocasiones al escenario para interpretar Canción al árbol del olvido del compositor argentino Alberto Ginastera y Non più mesta de La Cenicienta de Rossini, lo que provocó el júbilo del público que la despidió en medio de gritos y flores. Incluso, como un momento especial, la intérprete pidió que la gente la acompañara a cantar Happy Birthday, por ser el cumpleaños del pianista David Zobel, quien se ha presentado a su lado en reconocidos foros como La Scala, Festival de Pesaro, Lincoln Center, Wigmore Hall, Liceu de Barcelona, La Monnaie y el Théâtre des Champs-Elysées. Joyce DiDonato ha ganado prestigio internacional con las óperas de Rossini, Haendel y Mozart. Su Elena de La donna del lago de Rossini fue alabada por el Financial Times como "simplemente el mejor canto que se ha escuchado en años” y la revista The New Yorker la proclamó “una de las voces más potentes de su generación”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario