lunes, 9 de febrero de 2015

La Violación de Lucrecia de Benjamin Britten en el CENART, México D.F.

Foto: Cenart/ Conaculta

El ensamble Tempus Fugit, bajo la dirección artística y concertadora de Christian Gohmer, ofreció tres funciones más de la ópera La violación de Lucrecia de Benjamin Britten en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart) con funciones repletas, en su mayoría de un público joven, que demuestra el interés, pero acentúa la carencia, de ofrecer en México títulos distintos a los populares y más conocidos.  Con estas funciones se dio por terminada la temporada, que comenzó en diciembre del 2013, con motivo del centenario del compositor Benjamin Britten.  La puesta de esta ópera se realizó con apoyo de la beca México en Escena del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) del Conaculta y plantea la pregunta ¿Hacia dónde se dirige nuestra sociedad? que es un cuestionamiento hecho desde en la época romana, y sigue vigente al día de hoy de acuerdo a Christian Gohmer, quien además asegura que Tempus Fugit ha demostrado que puede hacer en México cualquier ópera, al menos en el nivel musical y vocal.  En las presentaciones participarán ocho cantantes, 13 músicos que integran la orquesta, y la dirección escénica  y escenografías de Juliana Faesler y Clarissa Malheiros. En estas funciones elenco estuvo encabezado por la soprano Amelia Sierra como Lucrecia. La soprano Verónica Murua dio vida al coro femenino y Orlando Pineda al coro masculino. Además  Enrique Ángeles interpretó  a Tarquinius,  Rodrigo Yurahi Urrutia a Collatinus y Graciela Morales a Lucia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario