martes, 24 de febrero de 2015

LUCIA VALENTINI TERRANI: EL FOYER DEL AUDITORIO DEL CENTRO CIVITAS VITAE DE PADUA FUE DEDICADO A LA INOLVIDABLE MEZZOSOPRANO

Lucia Valentini Terrani
Anna Galletti

Lucia Valentini Terrani sigue viviendo en el corazón y en el recuerdo de todos los que la amaron, la conocieron y  la apreciaron. En Padua el recuerdo de ella está siempre presente. Entre otras cosas, a ella está dedicada la plaza frente al teatro Verdi y con su nombre actúa una fundación para la formación de jóvenes músicos y para apoyar a los más débiles.  Desde el 22 de febrero, Lucia está presente también en el Centro Civitas Vitae.  Es interesante decir algunas palabras sobre este Centro, que representa una excelencia en Italia y en Europa. Se trata de una infraestructura de cohesión social, perteneciente a la Fundación Inmaculada  Concepción (OIC). La Fundación actúa para el bienestar y la “buena vida” de las personas mayores, a las que mira no como si fueran una categoría distinta y marginal de la sociedad – lo que sucede muy a menudo - pero al contrario cómo personas que pueden construir un puente de la memoria. Ese puente es lo único que puede sentar las raíces para un desarrollo consciente del futuro. La concepción que la longevidad es un recurso, el intercambio generacional y la apertura hacia el territorio representan solamente algunos de los principios por los cuales  se desarrolla el proyecto de la Fundación OIC, a través de la Civitas Vitae y de muchos centros más. El día elegido para celebrar a Lucia se puso el titulo “Hacer memoria para afrontar el presente y construir un futuro de progreso”.  En la primera parte de una tarde muy intensa, se proyectó la película “Dancing with Maria” del director Ivan Gergolet, dedicada a la excepcional bailarina y maestra de danza terapia María Fux, argentina de origen ruso, que hoy en día tiene más de noventa años. La película, que ganó el premio Civitas Vitae 2014 en el 71º Festival Internacional del Cine de Venecia, fotografía el trabajo de María en un lapso de tiempo determinado, a través de los movimientos, las miradas y las palabras de ella misma y de sus alumnos. Ellos a veces son personas discapacitadas que María tiene el don de lograr acercarlos a ellos mismos y al mundo, encarando y superando sus propios límites. Ivan Gergolet ha realizado un documento singular y preciado, que constituye un reportaje al mismo tiempo objetivo, apasionado y apasionante. En eso María representa el hilo conductor de historias comunes y especiales en las que cualquiera puede reflejarse. Al final de la proyección hubo un debate moderado por Gianni Locatelli con la participación del director de la película, del periodista y vice director del Corriere della Sera (uno de los principales diarios de Italia) Giangiacomo Schiavi y del doctor especializado en envejecimiento Carlo Vergani.  Después de este inicio tan conmovedor, las cuerdas del alma vibraron posiblemente aún más cuando el marido de Lucia, el Maestro Alberto Terrani, y el Presidente de la Fundación OIC, Profesor Angelo Ferro, recordaron con profunda y visible conmoción las singulares cualidades personales y artísticas de ella: cantante de excepcional talento, rigurosa en su profesión y persona de inmensa humanidad. En el texto oficial de la dedicatoria del foyer se puede leer: “El amor a la música, a su marido y a sus raíces han representado las tres referencias de su vida. Ella los ha honrado con coherencia de conducta y fidelidad sin reservas. Entrelazada con fe verdadera, que jamás ocultó pero tampoco instrumentalizó, ella ha compartido sin clasismo el camino de la vida, siempre de la parte de la gente y nunca de clases privilegiadas”. Lucia, en las palabras del Profesor Ferro “una personalidad que ha transmitido el sentido de hacer memoria”, se fue demasiado temprano, en 1998, dejando un gran vacío en el mundo de la música y un enorme dolor en el corazón de quienes tenían la suerte de estar cerca de ella y de los admiradores lejanos. Sin embargo, los sentimientos tan profundos, la conmoción y la luz que su recuerdo todavía hace surgir, llenan ese vacío y demuestran que una persona especial puede marcar la diferencia aún en un mundo que parece anclado al presente y sin memoria del pasado. El momento que se compartió, que el Maestro Terrani dijo que la fiesta por Lucia, no terminará en quienes quieran precisamente  “hacer memoria” de ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario