jueves, 10 de noviembre de 2011

María Creuza ofrece una noche de reencuentro con el "bossa nova".

Foto: Maria Creuza

Johnny Teperman.

La gran cantante brasileña María Creuza, regresó al Teatro  Nescafé de las Artes para repasar los grandes éxitos que la hicieron famosa en el mundo entero, como “Sessao Nostalgia”, “Doce Veneno” y “Voce Abusou”.  La gran diva brasileña ofreció a los aficionados locales nuevamente, un concierto inolvidable en que repasó en una íntima velada de no más de 600 espectadores, toda su historia musical, en una jornada en que la última media hora se llenó de nostalgias, recuerdos y buen gusto, ya que el chileno brasileño Joe Vasconcellos (un regalón de María) se unió a la diva y a su excelente cuarteto, para brindar varis emblemáticos duos de antología.  La cantante bahiana, “la matriarca del Bossa Nova”, repasó las clásicas composiciones que la han hecho conocida en el mundo entero con éxitos como “A felicidade” y “Garota de panema”, pero terminó cantando hasta sambas del más puro estilo clásico, como "Mais que nada" y otros.  El 9 de febrero de este año, la querida artista se presentó en Chile junto a su compatriota Toquinho, en unn exitoso concierto, en el que repasaron las mejores canciones que compusieron junto al poeta Vinicius de Moraes (padre de la música brasilera moderna) y que incluyó el himno romántico del trío, “Eu sei que vou te amar”. Nacida en Salvador de Bahía, a su juicio “la cuna de la música brasilera”, María Creuza (1944) comenzó una flamante carrera como solista con discos como “Yo, Maria Creuza” (1971), “Voce Abusou” (1972), “Eu Disses Adeus” (1973) y “Sessao Nostalgia” (1974). De hecho, la canción “Voce Abusou” (que da el nombre a su segunda placa) ha sido grabada para más de 400 versiones. Además, en 1970 la cantante marcó un hito en la historia de la música brasilera junto a Vinicius de Moraes y Toquinho con “La fusa”, placa grabada en vivo en la legendaria boite de Punta del Este, y que le permitió emprender extensas giras por Europa y Japón que consolidaron su fama mundial con canciones como “Garota de Ipanema”.  Con 40 discos y 40 años de carrera, María Creuza junto a Gal Costa y María Bethania, forma parte del árbol enealógico femenino del Bossa Nova y nuevamente llegó a Santiago de Chile, para deleitar con su característica expresividad gozadora y voz balsámica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario