viernes, 25 de noviembre de 2011

FALLECE LA SOPRANO MONTSERRAT FIGUERAS (BARCELONA, 1942), LA COMPAÑERA DE JORDI SAVALL EN TANTOS PROYECTOS MUSICALES

Foto: Montserrat Figueres - foto: A. Aymami

Alicia Perris

El jueves 17 de noviembre hubo un concierto sobre la Dinastía Borgia en el Teatro Auditorio de Madrid, que dirigió desde su interpretación de viola soprano, Jordi Savall y algunos entre el público comentamos la ausencia esa noche de Montserrat Figueras. Desgraciadamente, menos de una semana después, fallecía el 23 de noviembre, esta mujer dotada de una rara sensibilidad para el canto y la música en general y una admiración y fascinación por el descubrimiento de la vida. Era, además, la esencia de la feminidad. Deja dos hijos, una de ellas, Arianna, arpista y melómana como sus padres. Había estudiado canto con Jordi Albareda y formó parte del conjunto de música antigua Ars Musicae, fundado por Josep María Lamaña. Las partituras desde la Edad Media hasta el barroco formaron parte de su árbol interpretativo, donde se juntarían la capacidad de investigar y recrear de su futuro marido y cómplice en muchas batallas musicales, Jordi Savall, con quien se casó en 1967. En 1974 ambos intérpretes fundaron el grupo Hespèrion XX, que luego sería el XXI y más adelante Le Concert des Nations y La Capella Reial de Catalunya. Pero para el gran público, aparte de El Canto de la Sibila, canciones sefardíes, La voix de l´émotion, Jerusalem, Istambul o la epopeya cátara, por no hablar de unos de los últimos proyectos, la Dinastía Borgia, siempre serán los inspiradores intérpretes de esa película francesa de culto que es “Tous les matins du monde” y que les dio un premio César, discurriendo por la vida, en el siglo XVII, del músico Marin Marais. Los premios fueron un corolario natural y merecido para estar mujer que con su voz cálida y como de madera noble, dio vida a la vida y se fue sigilosamente después de una enfermedad injusta. Esta mañana se celebró para ella, una ceremonia religiosa en Barcelona.  Fin inmerecido para quien disfruta de la existencia como Montserrat Figueras y vuelca en el don al otro, la voluntad de compartir y de restablecer el tan a menudo diálogo roto entre personas y entre culturas.  Y así recibió el Grand Prix de l´Académie du Disque Français, el Edison Klasik, un Grammy por la Dinastía Borgia, en 2003 el título de Officier de l´Ordre des Arts et des Lettres del Gobierno francés y en 2011 la Creu de Sant Jordi de la Generalitat de Cataluña. Poco consuelo este reconocimiento, tan válido, después de haberla perdido, pero su voz, esa irradiación casi mágica que desprendía con su trabajo y su saber estar, nos seguirán alumbrando y esperemos que eso también conforte en lo posible a su compañero y enamorado de siempre, el Maestro Savall.




No hay comentarios:

Publicar un comentario