sábado, 4 de agosto de 2012

“Otra vuelta de Tuerca” de Britten - Juventus Lyrica, Buenos Aires Argentina

Fotos: Liliana Morsia

Dr. Alberto Leal

Estrenada el 14 de septiembre de 1954 en el Teatro La Fenice de Venecia, “Otra vuelta de Tuerca” es una encantadora ópera de cámara que, junto a Peter Grimes son de las obras más representadas del compositor. Britten realizó una gran cantidad de obras, muchas de las cuales fueron dedicadas a Peter Pears.  Esta es una obra que conjuga por momentos el terror, el surrealismo y que logra mantener al espectador todo el tiempo pendiente de la acción. La versión brindada por Juventus Lyrica constituye una de las mejores prestaciones de la institución. Realmente cuesta imaginarse una puesta más acertada, una mejor elección de elenco y nivel musical. En lo personal creo que estas óperas de cámara son ideales para el ámbito en que se desarrollan sus funciones, pero los títulos de repertorio logran llevar un público que no se logra en estos casos. Aunque la perfección sea algo utópico, creo que está versión está muy cerca y es indispensable ser vista por todos los amantes del género. El Maestro André Dos Santos dirigió la pequeña orquesta totalmente en estilo, creando siempre los climas requeridos y fue totalmente captado por el grupo sinfónico. Un excelente trabajo. Creo que la sorpresa de la versión fue el estupendo trabajo de María Jaunarena. Vestuarista de infinidad de puestas en Juventud se reveló como una gran puestista. Con pocos elementos, muy bien elegidos, con una excelente marcación de los cantantes, logró crear los climas exactos para cada situación, continuidad absoluta en lo musical y belleza visual cuando era necesaria. Excelente trabajo.
Esperamos con ansiedad otra puesta de su autoría. En su trabajo no podemos dejar de lado la excelente iluminación y diseño escenográfico de Gonzalo Córdova. Macarena Valenzuela, en un trabajo para recordar, cubrió ampliamente en lo vocal, siempre afinada, con hermoso timbre de voz y en estilo. Pero tal vez lo más importante de su trabajo fue la parte escénica. Su Institutriz pasó de la alegría a la angustia, al desconcierto, transmitiendo todos sus sentimientos a flor de piel. Excelente trabajo en todo concepto. Soledad de la Rosa, en un papel que poco le dejó lucir su excelente técnica vocal, logró darle a su Mrs Grose una gran ternura, una presencia escénica inmejorable. Cecilia Pastawski y Mariana Mederos, ambas espléndidas como los niños. Excelentes vocalmente, lograron un trabajo totalmente creíble, dentro de una perfecta marcación. No podemos obviar el certero trabajo de Pastawski, totalmente compenetrada y creíble en su rol de varón. Escuchando la descripción del texto de Piper, Quint parece hecho a la medida de Carlos UllánNo solamente aportó su físico y su presencia, su canto, pleno de matices y sinuosidades resultó perfecto para el papel.  Eugenia Fuente mostró, sobre todo en el segundo acto, una voz de hermoso timbre, importante volumen y compenetración del personaje.  Mariano Spagnolo cantó un muy plausible prólogo, aunque su parte no le diera mayores oportunidades. En síntesis, una magnifica versión de una opera atrapante, uno de los mejores trabajos de Juventus en estos años. Una versión que será sin dudas recordada.  Para los que no se animan a un trabajo más contemporáneo, deberían ir. Estoy totalmente seguro que no saldrán defraudados y seguramente hondamente emocionados

No hay comentarios:

Publicar un comentario