martes, 3 de junio de 2014

Der Traume in Leben (El sueño de una vida) de Walter Braunfels en la Ópera de Bonn, Alemania

Foto: Barbara Aumüller 

Carlos Rosas

Una verdadera rareza ofreció la Ópera de Bonn, con la escenificación de la ópera Der Traume in Leben (El sueño de una vida) escrita en 1937 por el compositor alemán Walter Braunfels, cuya música, como la de otros compositores de origen judío, fue prohibida y etiquetada por los nazis como música degenerada, por su estilo pernicioso y decadente. El libreto, que está inspirado en un cuento dramático escrito en 1834 por Franz Grillparzer, trata sobre el poco talentoso pero hambriento de poder de Rustan, quien engañado por el esclavo Zanga el moro, le hace creer que sus aspiraciones y sueños se encuentran mas allá de lo mundano, en el que un sueño profético se convierte en una amarga pesadilla. Los elementos moriscos de la historia, permitieron al director Jürgen R Weber crear un contexto sobrenatural en escena, el de un cuento, una especie de viaje exótico en el que los demonios, dragones y derviches operaban como fuerzas de la naturaleza, con un uso intenso de colores y abundantes imágenes e ideas, algunas profundas y otras con su toque absurdo; pero alejadas de cualquier referencia política al tiempo en el que fue compuesta la partitura. Musicalmente, la orquestación es muy expresiva y teatral, oscura y con exuberantes arpas y metales; intensas y punzantes percusiones, cuerdas y líneas vocales que sugieren una condenación, y en este sentido tanto la orquesta como el coro y las voces fueron guiadas de manera brillante y entusiasta por Will Humburg. El papel de Rustan fue bien interpretado por Endrik Wottrich con potente y colorido timbre; y el del esclavo Zanga por el barítono estadounidense Mark Morouse. Dignos de mencionar son el legendario tenor ingles Graham Clark un dominador de la escena como el viejo Kaleb; y la soprano Manuela Uhl, soprano dramática que dio vida a una frágil y conmovedora Mirza, enamorada de Rustan, a la que prestó una voz profunda, plena de colores y uniformidad en cada registro. Cabe señalar que anterior a esta producción, la ópera solo fue ofrecida en dos ocasiones; en los años 50, en concierto en Frankfurt, y en su primera versión escénica en el 2001 en Regensburg, Alemania.

No hay comentarios:

Publicar un comentario