jueves, 26 de mayo de 2011

Espíritu de Gustav Mahler renace en concierto de la Sinfónica de Chile

Foto: Francisco Rettig
Johnny Teperman
Como parte de los homenajes al Centenario de la muerte del gran compositor y director de orquesta austríaco Gustav Mahler, la Orquesta Sinfónica de Chile interpretó la Sinfonía nº 6 llamada “Trágica”, bajo la dirección del Maestro chileno Francisco Rettig, especialista en su obra.  El 18 de mayo pasado, se conmemoró en el mundo entero el Centenario de la Muerte de uno de los más grandes sinfonistas de la historia de la música, el compositor austríaco Gustav Mahler. Por este motivo, la Orquesta Sinfónica de Chile ha dedicado su Temporada 2011 a su memoria con la programación de sus principales obras, en el Teatro Universidad de Chile,, entre ellas la ya citada Sinfonía nº 6. Rettig es un músico chileno especialista en este autor. El legado musical del gran compositor y director austriaco marca la cumbre de la evolución de la sinfonía romántica ya que Mahler ejerció influencia en compositores del siglo XX como los austriacos Arnold Schönberg y Alban Berg. En su música, especialmente en la Sexta Sinfonía y en los Kindertotenlieder, Mahler reflejó un atormentado espíritu que lo persiguió siempre no obstante alcanzó la realización profesional como un músico admirado y respetado de su época y amorosa con su joven esposa Alma. Centenario de Mahler. Este año el mundo conmemora el Centenario de la muerte de Gustav Mahler, compositor que volcó en sus partituras su vida, sus emociones, miedos, angustias y también su felicidad, que nació un 7 de julio de 1860 en Kaliste, Bohemia, actual República Checa, en el seno de una humilde familia judía., siendo el segundo de quince hijos, nueve de los cuales murieron durante la infancia.  La interpretación de la Sexta Sinfonía "Trágica" fue realmente ipresionante y la conducción de Rettig, brillante.  El legado musical del gran compositor y director austriaco marca la cumbre de la evolución de la sinfonía romántica ya que Mahler ejerció influencia en compositores del siglo XX como los austriacos Arnold Schönberg y Alban Berg. En su música, especialmente en la Sexta Sinfonía y en los Kindertotenlieder, Mahler reflejó un atormentado espíritu que lo persiguió siempre no obstante alcanzó la realización profesional como un músico admirado y respetado de su época y amoroso con su joven esposa Alma.

No hay comentarios:

Publicar un comentario