miércoles, 18 de mayo de 2011

Gustavo Dudamel dirigió el Réquiem Alemán de Brahms con la Filarmónica de Los Ángeles.


Foto crédito: Lawrence K. Ho - Gustavo Dudamel y Leila Josefowicz
Ramón Jacques
El director venezolano Gustavo Dudamel regresó al podio de la orquesta  Orquesta Filarmónica de Los Ángeles (Los Angeles Philharmonic) para dirigir el proyecto denominado “Brahms Unbound” que prevé durante varios conciertos, la interpretación del ciclo completo de obras sinfónicas de Johannes Brahms, alternándolas con obras de compositores contemporáneos. Así, el concierto comenzó con la primera ejecución local, de Beautiful Passing, del compositor estadounidense Steven Mackey (1956), que fue estrenada en octubre del 2008 por la BBC Philharmonic y la violinista Leila Josefowicz, a quien le fue dedicada por el autor. La pieza de carácter moderno, atonal pero carente de brillo y sugestión, contrasta el dialogo que se lleva cabo entre la densa y enérgica orquestación, con la sutileza y suavidad del violín, en la que al final el violín, que fue bien interpretado en esta ocasión por la propia Josefowicz, toma el control y guía a la descontrolada orquesta a su destino. El momento mas alto del concierto llegó en la segunda parte del programa con la emocionante ejecución de la orquesta, el coro y los solistas del magnánimo Ein deutsches Requiem, Op 45 de Brahms. Resaltó la prueba de una orquesta, nunca estática, cargada de dramatismo y energía, particularmente en su sección de metales y percusiones; así como el fundamental aporte del coro Los Angeles Master Chorale, dirigido por Grant Gershon. Como solista, Matthias Goerne, cantó su parte con opulencia y calida tonalidad baritonal; y la espléndida soprano Christine Schäfer cautivó con su conmovedora y angelical interpretación de cristalina y luminosa vocalidad. Gustavo Dudamel, condujo a la orquesta con mano firme y precisa, pero de manera rutinaria y sin el entusiasmo y la contagiosa energía con la que solía dirigir a esta orquesta cuando asumió su cargo de director titular hace apenas un año y medio.





No hay comentarios:

Publicar un comentario