martes, 24 de mayo de 2011

Król Roger de Karol Szymanowsky en el Teatro Real de Madrid


Fotos: Javier del Real

Ramón Jacques

Król Roger (Rey Krol) la opera del compositor polaco Karol Szymanowski, basada en Las Bacantes de Eurípides, que combina elementos de la opera y el oratorio con importantes partes corales y cuya premier se realizó  en Varsovia en 1926, se estrenó en el escenario del Teatro Real de Madrid de la mano de su director artístico Gerard Mortier y la misma producción escénica con la que esta obra fue presentada en el 2009 en la Opera de Paris. El regista polaco Krzysztof Warlikowski, se valió de un  montaje situado en un tiempo moderno para contar una historia del siglo XII, con la que le dio fluidez a una obra que se realizó sin intervalos, pero que no estuvo exenta de polémica por su irracional concepción y simbología sobre la escena –al mas puro estilo del regieteather- como la trasmisión de escenas eróticas en pantallas sobre el escenario, el uso de drogas, una piscina en el centro del proscenio con personajes que nadaban lentamente, personajes semidesnudos y otros con cabezas de Mickey Mouse, lo que provocó sorpresa, indignación e irritación en un publico dividido que respondió con consentimiento, o los mas conservadores con desaprobación y abucheos. De cualquier manera, se puede afirmar que se trató de un espectáculo de alto nivel musical, con la prueba de la inspirada y uniforme Orquesta Sinfónica de Madrid, que del foso hizo fluir la refinada orquestación, cargada de cautivadoras y fascinantes melodías, evocadoras de estilos musicales tan variados como: Strauss, Ravel y Schoenberg, el impresionismo de Debussy o la música oriental. Bajo la rigurosa conducción del director ingles Paul Daniel, la tensión y el dramatismo contenidos en la trama se mantuvieron en todo momento. El sólido elenco vocal contó con la presencia del barítono polaco Mariusz Kwiecien, de convincente desempeño escénico como Roger II y una voz opulenta y rica en expresividad. La soprano Olga Pasichnyk mostró una grande compenetración vocal y escénica con el personaje de Roxana, del que es su mejor intérprete en la actualidad, y la ejecución de su bellísima y seductora canción de cuna Kolysanka Roksany  tan llena de arabescos y de notable cualidad timbrica y color vocal fue el vértice de la función. Stefan Margita creó un fuerte y combativo Edrisi con su potente y pareja voz de tenor; y el tenor Will Hartmann dio vida al Pastor con penetrante esmalte  vocal.  Correctos en sus intervenciones estuvieron el bajo Wojtek Smilek como el Arzobispo, la contralto Jadwiga  Rappé  como la diaconisa,, así como el coro del Teatro Real, particularmente en la escena de la misa en la catedral al inicio del primer acto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario