miércoles, 3 de noviembre de 2010

L'Arpeggiata y el contratenor Philippe Jaroussky en el 38 edición del Festival Internacional Cervantino,Guanajuato, México

Fotos: Cortesia FIC / Christa Cowrie

Ramón Jacques

Como parte de los festejos de la 38 edición del Festival Internacional Cervantino, (que toma su nombre en honor a Miguel de Cervantes Saavedra, la máxima figura de la literatura española y autor del Ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha) que se realiza en la antigua ciudad de Guanajuato, México y en el aniversario 107 de la inauguración del Teatro Juárez, sede principal del festival, se ofreció un concierto de gala con la agrupación francesa L’Arpeggiata acompañada por el contratenor Philippe Jaroussky, en el que se interpretaron piezas de diversos compositores contenidas en su exitosa grabación discográfica titulada Teatro d’Amore. El programa se centró en la música italiana y napolitana del siglo XVII, pero particularmente en la música de Monteverdi. La ejecución musical de L’Arpeggiata, basada fundamentalmente en la música antigua, propone un nuevo estilo en la interpretación instrumental y en el canto, incorporando diversas influencias y ritmos provenientes de música folclórica como la celta, oriental, árabe, española o sefardí.

No podían faltar, como a la usanza, las improvisaciones sobre obras de compositores anónimos o conocidos. Su directora Christina Pluhar, en la tiorba, conjuntó un grupo de destacados músicos como: Doron Sherwin, con su exuberante corneta y Veronika Skuplik, con su incandescente violín barroco, que amalgamados a otros instrumentos como la guitarra barroca, clavecín, percusiones, clavecín, entre otros, creó un sonido alegre, fascinante y seductor, notable en el ritornello de Orfeo, en las improvisaciones de las tarantellas napolitanas, la Ciaccona de Antonio Bertali, con sus profusas percusiones, L’Arpeggiata de Girolamo Kapsberger y sobretodo en la esplendida versión ofrecida de la Ciaccona de Maurizio Cazzati, pieza tan ligera, tan sedosa, pero a la vez tan emocionante. La atención del concierto se centró en la carismática figura de Philippe Jaroussky, el contratenor francés, quien fue recibido como toda una estrella del pop y que por canto, gestualidad y la gracia escénica con la que actúa mientras canta, logró una incesante conexión y comunicación con su público. La voz de Jaroussky, transmite y posee cualidades como: flexibilidad, nitidez y buena dicción, y tonalidad oscura, además de que es capaz de conmover con finos pianisimos. Todas sus interpretaciones fueron optimas, pero particularmente sobresalió en las piezas de Monteverdi como el madrigal, Ohimè ch'io cado y Laudate Dominum, o en L’Eraclito amoroso” de Barbara Strozzi, evidenciando su identificación con el ensamble musical. Al final muchos aplausos del publico e incontable cantidad de bises, entre los que se incluyeron obras de Monteverdi, como una versión jocosa y jazzistica de Ohimè ch'io cado, y con perfecta dicción española dos piezas antiguas musicales mexicanas.

Ciaccona de Cazzati / L' Arpeggiata



Christina Pluhar & Philippe Jaroussky - "Ohimè ch'io cado"



No hay comentarios:

Publicar un comentario