miércoles, 4 de noviembre de 2009

L'Italiana in Algeri - Teatro Municipal de Santiago, Chile

Foto: Mariana Pizzolato (Isabella)
Crédito: Juan Millán T.


Johnny Teperman

La ópera bufa de Gioacchino Rossini, 'La Italiana en Argel', cerró en forma brillante, la Temporada Lírica 2009 del Teatro Municipal, con su argumento simpático de enredos, una notable puesta en escena y una excelente presentación de ambos elencos, con cantantes realmente de gran nivel, para una música que agrada y entretiene.Esta fue una producción del destacado régisseur español Emilio Sagi, con los diseños de Enrique Bordolini en la escenografía, Renata Shussheim en el vestuario y Eduardo Bravo en la Iluminación.
Esta obra en dos actos, con libreto de Angelo Anelli, basado en la leyenda turca 'Roxelana', cuenta la historia de enredos entre el Bey Mustafá, (Bey: gobernador del imperio turco), quien se aburre de su esposa Elvira y quiere una italiana.
Mustafá no encuentra nada mejor que fijarse en Isabella, una bella dama italiana enamorada de Lindoro, esclavo de Mustafá. Esta Isabella se las trae y para liberar a su Lindoro, acepta ser su favorita en el serrallo (harén, parte de una vivienda musulmana donde viven las mujeres). Isabella, astuta, pretende también devolverle Mustafá a Elvira y decide otorgarle la dignidad de Pappataci, una especie de marido ingenuo y quitado de bulla que entre caricias y bromas sólo debe dormir, comer y beber. Por cierto, él acepta encantado. La ceremonia en que es ungido “oficialmente” con el título de Pappataci, resulta ser una borrachera y la italiana y Lindoro, junto al resto de los italianos, aprovechan de embarcarse y huir. Mustafá aprende la lección y se une nuevamente a Elvira.
Rossini compuso para esta obra una música arrebatadora, llena de temperamento y melodía, humor y juego. Concibió el papel principal para Isabella Colbrán, quien más tarde sería su esposa. Se estrenó en Venecia el 22 de mayo de 1813, con gran éxito de público, que según crónicas de la época, deliraba con la nueva obra del genial autor.
El montaje de la ópera se realizó en conjunto con la ópera de Oviedo, España y la de Lausanne, Suiza. Hay que resaltar que esta última presentará "La Italiana..en noviembre del 2010 y en Oviedo, en octubre del 2011. Javier Menéndez director del teatro hispano expresó en Santiago, que "esta coproducción, la primera de este tipo con un país más allá del Atlántico, es beneficiosa para todos, en especial porque se abaratan costos. Nosotros le compramos al Municipal de Santiago su producción de "Lucía de Lammermoor" de Donizetti y fue un gran éxito".
La protagonista de esta versión internacional, fue la mezzosoprano italiana Marianna Pizzolato, de importante trayectoria en el circuito internacional y que interpretó con gran éxito el rol de Isabella en Santiago, al igual que en los principales escenarios del mundo. El rol de Mustafá lo encarnó el bajo italiano Pietro Spagnoli, con su inmenso caudal de voz y una seguridad escenica notable. Es la cuarta vez que visita Chile. Antes nos gratificó con sus acertadas versiones de otras dos obras de Rossini, su gran "Barbero de Sevilla" y "La Cenerentola" ("La Cenicienta"), nada menos que junto a la extraordinaria Vivica Genaux y el "Cosi fan tutte" de Mozart. También se lucieron, la joven y ya consagrada soprano chilena Patricia Cifuentes (Elvira) junto a Claudia Godoy (Zulma), el tenor estadounidense Kenneth Tarver, como Lindoro y muy en especial, el sorprendente barítono portugués José Fardilha, como Taddeo.
En la versión "Estelar" los personajes principales los cantaron con notas de distinción, los chilenos Evelyn Ramírez como Isabella y Ricardo Seguel, como Mustafá. Ambos han pasado a convertirse en figuras notable de la temporada 2009 del segundo elenco en el Municipal. Evelyn Ramírez, especialmente, que el año pasado lució su personaje en Argentina, tuvo momentos brillantes en el segundo acto, luego de un comienzo algo débil. Su registro de mezzosoprano es de gran calidad y bella textura. También se lucieron el portorriqueño Javier Abreu como Lindoro (un bello segundo acto) y la sólida voz de Claudia Pereira como Elvira.
Rani Calderón le dio un tono jocoso y ágil a su dirección de la excelente Orquesta Filarmónica de Santiago, aunque recibió algunas críticas por algunos pasajes del segundo acto, concertados especialmente, catalogados como "algo lentos". El Coro de Varones, conducido por Jorge Klastornick, muy en su nivel, dio lugar a jocosas escenas, al más puro "estilo rossiniano".

Mariana Pizzolato se luce en su primera visita a Chile‏

Foto: Marianna Pizzolato (mezzosoprano)
Crédito: Johnny Teperman


Johnny Teperman

La exhuberante mezzosoprano italiana Marianna Pizzolato, se ha convertido en la gran figura del último título de la temporada lírica 2009 del Teatro Municipal, con su más que satisfactorio desempeño en el rol de la coqueta Isabella de la ópera bufa de Rossini, "La Italiana en Argel".
La cantante, con su gran personalidad y presencia física y simpatía, llena el escenario. Su voz es pura, fresca, agradable, de excelente y precisa coloratura, además de sus gestos teatrales muy "rossinianos". Marianna, quien es originaria de Palermo, Sicilia, se siente muy a gusto en Chile, impresionada por la belleza de la Cordillera de Los Andes y feliz con los chilenos que la han tratado muy bien.
"Además que este Teatro Municipal de Santiago es fantástico. Y creo que la presencia del director Rani Calderón, que será el próximo conductor titular de la Orquesta Filarmónica de acá, significa una estupenda contratación". Igual que el coro de varones, que me agradó muchísimo".
La mezzosoprano ya ha encarnado 32 veces a la coqueta Isabella quien no quiere nada con el Bey Mustafá y sólo busca fugarse y retornar a su patria con su amado, el esclavo Lindoro. Ella ha hecho anteriormente "La Italiana en Argel" en Italia, Austria, España y Alemania.
Antes de conocer Santiago participó en la ópera "Linda di Chamounix" de Donizetti en el Royal Opera House de Londres y cuando regrese la espera nada menos que el rol de Suzuki, de "Madama Buterfly" de Puccini en Valencia, con la dirección de Laureen Maazel.
Marianna Pizzolato debutó en la temporada 2002-2003 en Palermo cantando el rol titular de "Tancredi" de Rossini, una de sus óperas favoritas, aunque sus dotes vocales y su talento le permiten abarcar a una amplia gama de compositores desde Monteverdi, Vivaldi, Bach y Haendel, hasta De Falla y Debussy, aunque tamnbién se siente muy a gusto con obras de Schubert, Schumann, Brahms y Wolf.
Ella, al igual que un buen día nos dijera Plácido Domingo, no tiene particular predilección por una ópera en especial: "Las quiero a todas señala. Es como cuando uno tiene 10 hijos. Cada uno de ellos es el preferido".

No hay comentarios:

Publicar un comentario