domingo, 28 de septiembre de 2014

A Midsummer Night’s Dream abre la temporada 2014-2015 del Houston Ballet

Foto: Houston Ballet A Midsummer Night’s Dream.  Foto by Amitava Sarkar


Wortham Center Theatre, Houston TX. USA.The Houston Ballet una de las principales compañías de este género en los Estados Unidos, tanto por su nivel artístico como por su solidez financiera, inauguró su temporada 2014-2015, con la que se conmemora el 450 aniversario del nacimiento del dramaturgo inglés William Shakespeare, con A Midsummer Night’s Dream (Sueño de una noche de verano) ballet en tres actos, que se ofreció con el estreno americano del exuberante montaje del coreógrafo estadounidense John Neumeier, quien durante mas de cuarenta año ha ocupado el cargo de director artístico del Hamburg Ballet de Alemania. La producción, que fue creada originalmente en 1977, es uno de los trabajos más populares de Neumier ya que con el paso del tiempo parece no perder su vigencia. La concepción de Neumeier siguió tres patrones narrativos de la alegre comedia romántica de Shakespeare: el de los cuatro jóvenes amantes que huyen de la corte de Atenas hacia el bosque; el del mundo de las hadas guiado por Oberón y su reina Titania; así como el de los seis artesanos que realizan una reproducción teatral de la fabula de Píramo y Tisbe. Con coherencia  y apegó a la obra original transcurrió una función en la que indiferentemente se  mezclaron diversas disciplinas artísticas como la danza, la literatura y la música; y se pasó con  facilidad y fluidez del mundo mágico al mundo real, y viceversa, cautivando al público. La obra se desarrolló con tal fuerza expresividad que contó muchas cosas sin decir una sola palabra. Perfección, sincronía, comicidad, alegría, sensualidad, elegancia, efusión, elocuencia y viveza es lo que emanó desde el escenario en los movimientos de los bailarines principales, de la parejas conformadas por la delicadeza de la venezolana Karina González en el personaje de Hipólita (como el de Titania) y de Aaron Robison (Teseo), así como la de Linnar Loris (Demetrio) y Melody Mennite (Elena) y del extenso grupo de solistas que los acompañaron. De los elementos escénicos como del vestuario, se ocupó el diseñador alemán Jürgen Rose del que se puede destacar la escena inicial inundada de tonalidades en azul y blanco con vestuarios que irradiaban un periodo real y autoridad. El mundo de los humanos desaparece y nos encontramos en un mundo de hadas, con tonalidades negras y verdes en un bosque con arboles mágicos que llenaban el escenario, para volver nuevamente al opulento salón de un palacio. La conocida música de Felix Mendelssonhn-Barthholdy para Sueño de una noche de verano (incluida la marcha nupcial) acompañó las escenas de los mortales; mientras que las hadas y los elfos, bailaron con la música de Gyorgy Ligeti, y la de un órgano inarmónico.  La orquesta del Houston Ballet sonó segura y entusiasta bajo la mano del maestro italiano Ermanno Florio,  director musical de la compañía, redondeando un buen espectáculo.  Entre diversos títulos que se ofrecerán durante la temporada, los otros dos shakesperianos serán Romeo and Juliet y The Taming of the Shrew. RJ

No hay comentarios:

Publicar un comentario