sábado, 20 de febrero de 2010

Sir Colin Davis dirigió la Pasion de San Juan de James Macmillan en Boston

Foto: Sir Colin Davis; Crédito: Michael J. Lutch.

Lloyd Schwartz (The Phoenix)

Sir Colin Davis dirigió a la Orquesta Sinfónica de Boston (BSO) en el estreno americano de la obra St. John Passion (La pasión de San Juan) del prolífico compositor escocés-católico James Macmillan, quien la compuso en el 2007 con motivo del 80 aniversario de Sir Colin Davis, y por encargo de esta misma orquesta. ¿Tendrá la historia del hombre una historia más penetrante que la de los últimos días de la vida de Jesús? Dos de las obras más grandes de Bach, la pasión de San Mateo y la pasión de San Juan, nos cuentan ese intenso y espiritual drama humano. En nuestros días, la de San Juan, es la más complicada por su política teológica que culpa a los judíos de la muerte de Jesús. A pesar de la humana influencia de la música de Bach, al sofisticado y moderno público aun le cuesta trabajo digerir el tema. Para un compositor moderno, es aun mas engañoso, y MacMillan complicó mas el problema añadiendo los reproches anti semíticos de la misa del viernes santo, un pasaje que resulta ser ofensivo para muchos judíos, y que la iglesia ha tratado de minimizar sugiriendo que los judíos que son objeto del enojo de Jesús, son solo una metáfora, y que su disgusto esta dirigido en realidad hacia la congregación cristiana. La música de MacMillan enfatiza un ritual estático, con poco impulso para dramatizar la historia. Jesús (encarnado por el poderoso barítono ingles Christopher Maltman) cantó en un deshumanizante y monótono tono – lo que hace que este sea quizás un Jesús de poco atractivo, pomposo, egoísta, y enfurecido. Una pequeña parte del coro del festival de Tanglewood, sirvió como narrador, y las amplias fuerzas corales representaron al resto de los personajes. Después de una hora de pesada retorica, de tambores, y explosivos metales, una parte del público se retiró en el intermedio, perdiéndose la mejor música, la que ocurre durante la última media hora. Una hermosa sección que confrontó al Stabat Mater con el Coventry carol, en un evocador post ludió orquestal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario