lunes, 8 de febrero de 2010

Tafelmusik Baroque Orchestra en San Diego, California

Foto: Tafelmusik Baroque Orchestra
Crédito: Cylla von Tiedemann

Ramón Jacques

La asociación musical La Jolla Music Society de San Diego California tuvo como invitada a la orquesta barroca canadiense Tafelmusik Baroque Orchestra, que ofreció un concierto denominado El Proyecto Galileo: Música de las esferas, una obra imaginaria, compuesta por una amplia selección de obras y autores, que por medio de música, palabras e imágenes intentó explorar el mundo artístico, cultural y científico en el que los astrónomos del siglo 17 y 18 realizaron su labor. El proyecto, que fue creado en el 2009, es la contribución de la orquesta al Año Internacional de la Astronomía, que coincidió con el 400 aniversario de la creación del telescopio por el físico y matemático italiano Galileo Galilei, quien además se desempeñó como un destacado intérprete del laúd.

El concierto incluyó continuas proyecciones de imágenes de estrellas, planetas astros, constelaciones, soles, y cometas, en una pantalla ubicada al fondo del escenario y la presencia del artista canadiense Shaun Smyth quien narró anécdotas que relacionaban y entrelazaban a la música con la astronomía de la misma época. El concierto comenzó con el jubiloso Concierto para dos violines de Vivaldi, y continuó con una selección de piezas de la opera Phaeton de Lully, como su serena obertura, su Suite des Quatre Saisons, la Entrée de Furies, para culminar con una rítmica chacona.

La música que coincidió con el periodo de Galileo, incluyó el Ritornello y la Moresca de la opera Orfeo de Monteverdi, y selecciones de obras de autores como: Merula, M. Galilei, Marini, y Purcell, quien se hizo presente con la música “See, even night herself is here” de la opera The Fairy Queen y el sutil Rondeau de Abdelazar.
Se ejecutó la entrada de Júpiter de la opera Hippolyte et Aricie y la entrada de Mercure de Platée, ambas de Rameu, el Allegro del concierto grosso de Handel, el Alegro para concierto de cuatro violines de Telemann, y obras de compositores como Zelenka y Weiss, como el Allegro de su concierto para laúd. El concierto concluyó con dos brillantes y lucidas selecciones de la Sinfonía Wie schön leuchtet der Morgenstern (Que hermoso brilla la estrella de la mañana) y la Sinfonía BWV 29 de J.S. Bach.
Musicalmente, la orquesta exhibió un sonido compacto y homogéneo y muy dinámico, sustentado principalmente en su consistente sección de cuerdas, y la atenta y detallada guía de su directora al violín, Jeanne Lamon.

No hay comentarios:

Publicar un comentario