sábado, 20 de diciembre de 2014

Anna Netrebko en el Palau de la Música Catalana en Barcelona

Foto: Antoni Bofill

Hèctor Mariñosa - La Vanguardia

Barcelona, 17 dic (EFE).- La soprano rusa Anna Netrebko, una de las cantantes líricas más reconocidas internacionalmente, ha emocionado y enamorado al público en su debut en el Palau de la Música de la capital catalana, donde hoy ha ofrecido un recital de arias de Giuseppe Verdi y de compositores veristas. Con las entradas agotadas desde hace meses, tras haber pospuesto el recital previsto para el pasado 21 de mayo a consecuencia de una enfermedad, Netrebko ha cumplido finalmente su compromiso con el público catalán con un programa dedicado en su primera parte a Verdi y una segunda que ha incluido piezas de Puccini, Giordano y Cilea. El amor en sus distintos estados de ánimo ha vertebrado el programa del concierto, vivido desde la esperanza ("Il trovatore"), el egoísmo ("Macbeth"), el hedonismo ("Manon Lescaut"), la pasión y los celos ("Otello") o el sacrificio ("Andrea Chénier"). La soprano ha escogido un programa con una galería de personajes femeninos en los que, junto a la calidad del canto, es importante subrayar el perfil psicológico de las heroínas, que traslucen fuertes dosis de inocencia, astucia, sensualidad o pasión. Dotada de una amplia tesitura y color de voz, poderosa y aterciopelada a la vez, la prima donna rusa ha desplegado sus amplios recursos vocales para dar vida a los distintos personajes que ha adoptado durante la velada y emocionar a un público más que entregado, que la ha obsequiado con constantes gritos de "Bravo" y "Brava". De este modo, en la primera parte del concierto Netrebko ha adoptado el papel de la Leonora de "Il trovatore" en "Tacea la notte placida...", de Lady Macbeth en "La luce langue" y de la Desdémona de "Otello" en "Già nella notte densa". Pero ha sido en la segunda parte del recital donde la soprano ha entusiasmado incluso más al público, especialmente con las arias "In quelle trine morbide", de "Manon Lescaut" (Puccini) y "La mamma morta", de la obra de Umberto Giordano "Andrea Chénier". Anna Netrebko ha actuado acompañada por la Orquesta Sinfónica del Vallès, bajo la dirección de Massimo Zanetti, y en dos de las arias por el tenor Yusif Eyvazov, asiduo acompañante operístico de la soprano rusa en los últimos tiempos y actual pareja de la diva tras su separación del barítono uruguayo Erwin Schrott. Ha sido precisamente con Yusif Eyvazok donde Netrebko ha dejado entrever sus reconocidas dotes interpretativas y dominio de la escena, dificultadas en el Palau por el reducido espacio en el que debía moverse la cantante. El idilio con el público catalán, y también con los muchos aficionados internacionales al bel canto que no han querido perderse su actuación en el Palau de la Música, se ha constatado con una interminables ovación final y el regalo de tres bises, uno de Yusif Eyvazon (Nessum dorma) y dos arias de Netrebko pertenecientes a las óperas "Rusalka" y "Adriana Lecouveur". Comentarios como "esto sí es un chorro de voz", "nunca había oído una voz así", "tiene una voz prodigiosa" o "es una de las grandes" atestiguan que el público se ha rendido a una Anna Netrebko que ha demostrado haber llegado a la madurez en plena forma. Dados sus numerosos compromisos en los teatros y festivales de ópera de todo el mundo, Anna Netrebko se prodiga poco en España y, así, no debutó en Barcelona hasta el pasado año, cuando protagonizó una memorable interpretación de la "Iolanta" de Chaikovski que hizo que el público del Liceu también se rindiera a sus pies.

http://www.lavanguardia.com/cultura/20141218/54421940058/anna-netrebko-enamora-al-publico-barcelones-en-su-debut-en-palau-de-la-musica.html



No hay comentarios:

Publicar un comentario