viernes, 5 de diciembre de 2014

Concierto de la orquesta Bach Collegium Japan – 42 Festival Cervantino, Guanajuato México.

Foto: Festival Internacional Cervantino

Ramón Jacques

La orquesta Bach Collegium Japan realizó su debut en México, como uno de los eventos más destacados de música antigua, en el marco de la cuadragésima segunda edición del Festival Internacional Cervantino de Guanajuato, que tuvo como país invitado a Japón. Esta agrupación, compuesta por orquesta y coro, que fue fundada en el año 1990 con el objetivo de ofrecer y difundir con el público japonés obras del repertorio barroco, ofreció un concierto monográfico con obras de Johann Sebastian Bach, compositor en cuyas obras se ha especializado y conforman el grueso de su amplio catalogo de grabaciones discográficas, entre las que se podría mencionar, una de las más recientes Bach, Motetes, BWV 225-230 editada por el sello discográfico sueco Bis records.  En el concierto que se llevó a cabo en el escenario del Teatro Juárez se tituló “Señor, tus ojos miran por la fe” se ejecutaron las cantatas BWV97 In allen meinen taten y BWV102 Herr deine Augen sehen nach dem Glauben. En la primera cantata, que contiene pasajes reminiscentes de la Pasión según san Mateo, sobresalió la uniformidad y conjunción de la sección de cuerdas, que emitió un sonido dulce y ligero. La segunda interpretación fue correcta, aunque por momento la parte orquestal hubiera requerido  de un poco más de enjundia. Se tocó la monumental Misa Luterana en sol mayor BWV 236 con su ricas partes corales y agiles cuerdas, sobre todo en el Gloria in excelsis deo. Los solistas se ubicaron entre el coro, y en cada una de sus intervenciones individuales mostraron entrega y sobretodo conocimiento del estilo. Al bajo Dominik Wörner se le notó inseguridad y poca agilidad en sus arias, en cambio la soprano joven soprano checa Hana Blažíková de reconocida trayectoria en la música antigua, porque trabaja regularmente con Phillipe Herreweghe, fue una descollante figura por la nitidez y claridad de su emisión, color de timbre y expresividad para interpretar los textos en sus arias; y cuando canto a dúo con el contratenor ingles Robin Blaze, quien cantó con facilidad y fluidez. El tenor austriaco Bernhard Berchtold mostro grato color en su voz y cumplió de manera correcta. La dirección de Maasaki Suzuki fue puntual y detallada buscando siempre extraer los colores, la musicalidad  y la conjunción de las fuerzas musicales frente a él. Finalmente no se puede olvidar la grata y sobrecogedora interpretación del Concierto para dos violines en Re menor BWV1043, que se intercalo entre las obras vocales, y que tuvo propio Suzuki interpretado el clavecín con el que acompañó a un con un compacto grupo de instrumentistas, y que al igual que las demás obras transmitió las profundas sensaciones que solo Bach puede alcanzar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario