sábado, 1 de agosto de 2015

WEDO- Daniel Barenboim- Martha Argerich: Conjunción perfecta en el Teatro Colón de Buenos Aires

Foto: Prensa Teatro Colón /Arnaldo Colombaroli.

Gustavo Gabriel Otero  
twitter: @GazetaLyrica 

Buenos Aires, 30/07/2015. Teatro ColónOrquesta West-Eastern Divan (WEDO)Martha Argerich, piano. Dirección Musical: Daniel BarenboimObras de Beethoven y ChaikovskiTercer Concierto del Festival de Música y Reflexión. 

Por dieciséis días -desde el 24 de julio al 8 de agosto- la presencia de Daniel Barenboim junto a la West Eastern Divan Orchestra (WEDO), fundada por Edward Said y el mismo Baremboimelectrizan a Buenos Aires con quince presentaciones. La mayoría están programadas en el Teatro Colón y dentro del Festival de Música y Reflexión o Festival Barenboim. Pero también hay dos conciertos para el Mozarteum Argentino, una presentación gratuita exclusiva para estudiantes, conciertos de cámara, presentaciones en la Catedral Metropolitana, en el Centro Islámico y en una de las principales Sinagogas de la ciudad, el templo de la calle Libertad, una jornada de reflexión cuatro conciertos -con tres programas diferentes- en los que a la presencia de la WEDO y la batuta de Barenboim se la adiciona la excelencia de Martha Argerich en el piano.  Reseñamos la que sería la última jornada en la que la conjunción Barenboim-WEDO se presentó con la presencia estelar de Martha Argerich, repitiendo el programa de la noche anterior.  Sin el habitual preámbulo de una obra corta u obertura, el concierto comenzó con la entrada de Barenboim junto a Argerich, ovacionados ya desde que la puerta de entrada al escenario de abriera. Los acordes iniciales preanunciaron la excelencia de la versión del Concierto para piano número 2 de Ludwig van Beethoven, Baremboim dirigió con elegancia y sutileza durante toda la obra logrando plana conjunción con la solista y estuvo en todo momento al servicio de la gran Martha Argerich y de la obra.  Poco se puede agregar a lo ya dicho y escrito durante más de cincuenta años sobre las calidades de intérprete de Martha Argerich. Pero no está de más destacar que, nuevamente, fue modelo de fraseo, de excelencia, de sutileza, de solvencia técnica. Momentos sublimes fueron la cadencia del primer movimiento y algunos de los muchos pianísimos que interpretó durante la obra. Luego de la impresionante ovación la pianista interpretó -fuera de programa- una pequeña pieza del opus 12 de Robert Schumann.  
Terminada la pausa siguió la Cuarta Sinfonía de Chaikovski interpretada con virtuosismo y flexibilidad notables por la Orquesta conducida de modo atento por Barenboim. Si algún momento deber ser recordado con mayor énfasis sin ninguna duda lo será el tercer movimiento (scherzo: pizzicato ostinato) y, también, el electrizante final.  Dos obras fuera de programa de estética contrastante completaron la magnífica actuación de la orquesta. Primero el ‘Vals triste de Sibelius y luego la obertura de Ruslan y Ludmila de Glinka. Pero esta obra fue dirigida por el joven Lahav Shani, a quien Barenboim presentó como uno de los directores más talentosos de su generación y ganador de varios concursos. Notable generosidad la de Barenboim de terminar el concierto con aplausos para la orquesta y su asistente y no para sí mismo, ya que al presentarlo dejó el final para los jóvenes: una excelente lección al futuro.  Y si de futuro se habla, hay que resaltar que este Concierto inauguró la transmisión en vivo espectáculos del Teatro Colón desde su nueva plataforma tecnológica de su websitewww.teatrocolon.org.ar  Según se informó, 42.574 conectados concurrentes apreciaron la transmisión en vivo y gratuita desde distintas zonas geográficas alrededor del mundo (principalmente de Argentina, Brasil, Uruguay, España, Estados Unidos, Canadá y México). En conjunción con los que asistíamos al Concierto estas miles de personas compartieron la transmisión online desde la sala del primer coliseo porteño, desde diferentes dispositivos, y pudieron apreciar y disfrutar de la perfecta conjunción de la WEDO, Daniel Barenboim y Marha Argerich. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario