viernes, 21 de agosto de 2015

Recital de Christianne Stotijn en el Mozarteum Argentino – Teatro Colón de Buenos Aires

Fotos: Gentileza Mozarteum Argentino. Crédito: Liliana Morsia

Gustavo Gabriel Otero

Buenos Aires, 17/08/2015. Teatro Colón. Christianne Stotijn, mezzosoprano. Maciej Pikulski, piano. Obras de Piotr Tchaikovski, Richard Strauss, Gustav Mahler y William Bolcom. Séptimo Concierto de la Temporada 2015 del Mozarteum Argentino.

El Mozarteum Argentino siempre presenta, en su habitual variada y exquisita programación anual, algún solista vocal en un concierto de cámara o recital al piano. Esta vez convocó a la mezzosoprano holandesa Christianne Stotijn, quien efectuó de esta manera su debut en Buenos Aires, secundada por el pianista Maciej Pikulski, ya conocido como eximo intérprete y acompañante de excelencia. Ya desde el diseño del recital se notó la alta calidad del mismo: cuatro bloques de canciones de cuatro autores: Tchaikovsky, Strauss, Mahler y William Bolcom. Los cuatro bloques fueron concebidos como ciclos o unidades cerradas que permitieron apreciar finos contrastes dentro de la unidad pretendida. Párrafo aparte merece el pedido de la cantante al público, luego de la segunda pieza interpretada, de no aplaudir hasta el final de cada uno de los bloques, y que aún con esta aclaración el público continuó aplaudiendo donde mejor le pareció. Eso sin contarcon las toses estridentes, ruidos varios y los omnipresentes celulares encendidos. El público cada vez desciende más en la consideración y respeto con respecto al espectáculo, en algo verdaderamente preocupante. La artista holandesa inició la noche con seis composiciones de Tchaicovsky: En medio del bullicio del baile, Mi genio, mi ángel, mi amigo, Si tan solo supiera, Canción de cuna, (opus 16 nro. 1), Las luces se apagaron y El sol se ha ocultado, aquí se puedo apreciar el bello color vocal, su calidad interpretativa y su compenetración estilística. 
Para cerrar la primera parte Stotijn, acompañada con excelencia por Pikulski, interpretó cinco composiciones de Richard Strauss: Serenata (opus 17 nro. 2), Ensueño crepuscular, Mal tiempo, Descansa, alma mía, y Dedicatoria, dándole a cada una de ellas el matiz diferenciador necesario. Con buen volumen y atinado decir, luego del intervalo, interpretó una selección de cinco canciones de ‘El cuerno mágico de la juventud’ de Gustav Mahler en el mejor momento de la noche. Finalizó con una selección de tres de las Canciones de Cabaret de William Bolcom, (Places to live, Song of Black Max y Fur) donde se destacó por la expresividad y línea de canto. El recital al piano ofrece importantes escollos artísticos y permite descubrir acabadamente a un artista, en este caso una fina intérprete que sin gestos demagógicos intento dar acabada muestra de respeto estilístico y musical, aunque alguna parte del público la consideró algo fría o distante. Fuera de programa acometió la primera de las ‘Canciones gitanas’ (opus 203) de Brahms y una de las "Canciones infantiles" del opus 54 de Tchaikovsky, ‘’Kukushka’.


No hay comentarios:

Publicar un comentario