domingo, 10 de abril de 2011

Concierto de la Orquesta de la Comunidad de Madrid

Foto: Orquesta ORCAM- Comunidad de Madrid

Alicia Perris

CICLOS MUSICALES DE LA COMUNIDAD DE MADRID. AUDITORIO NACIONAL DE MÚSICA. SALA SINFÓNICA Orquesta de la Comunidad de Madrid Cinta Varea, flauta. Alberto Zedda, director y Anna Rita Taliento, mezzosoprano. Lunes 4 de abril de 2011.

Alberto Zedda presta luz a la orquesta de la Comunidad de Madrid

“Mi lagnerò tacendo della mia sorte amara Ma ch´io non t´ami, o cara, Non lo sperar da me”. (Metastasio)

Con un programa delicioso y la sala bastante completa, la velada comenzó con las Soirées Musicales op.9 de B. Britten (1913-1076), March, Canzonetta, Tirolese, Bolero y Tarantella. Un prodigio de sonido, brillante, eufórico, despertando a un público que se deja llevar por la felicidad de esta música fantástica. Sustituyendo a la Sra. Marianna Pizzolato, que no pudo llevar a cabo el concierto por enfermedad, Anna Rita Taliento, mezzosoprano que estudió en el Conservatorio Giuseppe Verdi de Milán y recibió clases de Rodolfo Celletti y Margherita Rinaldi. Desde 1995 fue invitada por los teatros de ópera más prestigiosos de Italia y el mundo, cantado con directores de orquesta de primera fila. Cuenta entre sus próximos compromisos con el Stabat Mater de Rossini en la Sydney Opera House y el Requiem de Mozart en Florencia. Con una voz agradable pero con una dicción poco accesible, recitó y cantó con gusto la Suite dodo (de Péchés de vieillesse de Gioacchino Rossini), de A. Corghi (1937), una serie de Temas y Variaciones seguidas de textos de Émilien Pacini. Muy bien la aportación del sonido y la musicalidad de la flautista Cinta Varea, en conjunción con el trabajo vocal de Anna Taliento y el desempeño de la orquesta. Sobre esta obra, el propio director Alberto Zedda, escribió: “Muchas de estas piezas tienen en común una característica reveladora del ánimo con el que trabaja el compositor: conducen la carga humorística hasta el más amargo sarcasmo, invitando al intérprete a transformar el inicial divertimento en grito desesperado. Nunca como en estos Péchés de vieillesse la ambigüedad del vocabulario rossiniano alcanza a expresar con el mismo lema significados sorprendentemente opuestos…” Después de la pausa, La boutique fantasque de O. Respighi (1879-1936), volvió a permitir disfrutar al público de la destreza noble y seductora de la dirección de Alberto Zedda. Este músico milanés ganó el Concurso internacional de la RAI de directores de orquesta, que le posibilitó estar al frente de las más conocidas instituciones italianas y extranjeras. Lleva a cabo una vinculación muy clara con el mundo de la ópera, ha desempeñado cargos de responsabilidad en organizaciones musicales de primer orden y ahora mismo es Director Artístico del Rossini Opera Festival, Director de la Academia Rossiniana de Pésaro y del Centro de perfeccionamiento Plácido Domingo de Valencia. Una trayectoria distinguida y prolongada, una vocación ineludible con el hecho musical y el buen gusto y “finezza” en la dirección de la orquesta como un instrumento plural, le valió el agradecimiento efusivo de los presentes al concierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario