domingo, 16 de enero de 2011

Concierto de Gala de la Orquesta Sinfónica Nacional por la reapertura del Palacio de Bellas Artes de México.

Foto: Robert McDuffie (violinista), Orquesta Sinfónica Nacional, Carlos Miguel Prieto (director) /INBA.

Ramón Jacques

Con motivo de la reinauguración del Palacio de Bellas Artes de México, la Orquesta Sinfónica Nacional, que tiene su sede en ese recinto, realizó un concierto de gala en el que se interpretaron obras de diversos compositores, comenzando con el estreno absoluto de Duelo de Siglos, breve obra orquestal del compositor mexicano Federico Ibarra (1946) que fue comisionada para ser interpretada precisamente en esta reapertura y a la vez conmemorar dos episodios de la historia de México ocurridos en el 2010 como el Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución. La pieza en la que resaltan las profusas percusiones y metales, intenta capturar precisamente ese espíritu de celebración Del compositor estadounidense Phillip Glass (1937) se escuchó el estreno local de su Concierto para violín y orquesta numero. 2, conocido también como “Las cuatro estaciones americanas” que contó con la presencia del violinista estadounidense Robert McDuffie, para quien el compositor escribió la pieza, y quien la estrenó en el 2009 y posteriormente la grabó con la London Philharmonic Orchestra. La serena y tranquila obra para cuerdas, violín y órgano sintetizador, es la respuesta contemporánea de Glass a las cuatro estaciones de Vivaldi. En la obra de cuatro movimiento y cargado acento minimalista, que distingue a su compositor, se evidenciaron ciertas influencias y conexiones de la música electrónica y la música barroca, y se mezclaron los solos del fulgurante violín de McDuffie con gratos movimientos armónicos de las cuerdas de la orquesta. El concierto concluyó con la monumental y emotiva Misa en tiempo de Guerra, Hob. Xxiii:9 o Paukenmesse de Franz Joseph Haydn, que contó con la presencia del Coro Pro Música, notable en el movimiento Gloria in excelsis Deo que fue acompañado por la muy lírica participación del chelo, y del barítono Kevin Deas. El resto de los solistas contó con la presencia del tenor Steven Tharp, de la mezzosoprano Margaret Lattimore y la soprano Jonita Lattimore, cuya voz cristalina y nítida fue capaz de atravesar la densa masa orquestal y coral que por momentos se escuchó. La orquesta que tuvo un correcto desempeño en todas sus secciones estuvo dirigida por la entusiasta batuta de su titular Carlos Miguel Prieto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario