sábado, 7 de abril de 2012

Daniel Catán a un año de su fallecimiento 1949-2011

***A un año de la muerte, sus obras continúan formando parte de las casas de música más importantes del mundo

***La Fundación Daniel Catán lleva a cabo los trabajos para concretar su pieza inconclusa Meet John Doe

Daniel Catán fue uno de los compositores mexicanos más propositivos y visionarios del panorama musical internacional, cuyas obras operísticas conquistaron a los públicos de Europa y Estados Unidos.  A un año de su fallecimiento, ocurrido el 8 de abril de 2011, su legado ha sido reconocido por las principales instituciones musicales del mundo, y los especialistas coinciden en la importancia de este creador en el impulso al idioma español en el bel canto.

Antes de morir, Daniel Catán trabajaba en su primera obra en inglés, titulada Meet John Doe, basada en la película homónima de Frank Capra. Su viuda, Andrea Puente, impulsa actualmente la Fundación Daniel Catán en Los Ángeles que como parte de sus primeras actividades realizará la conclusión de este último trabajo con el apoyo de destacados compositores. La fundación tendrá entre sus metas: la preservación de la obra de Daniel Catán, la difusión musical, además de colaborar en proyectos de educación operística para niños y adolescentes.

En marzo pasado, el público de Nueva York recordó el talento de Daniel Catán a través del montaje realizado por la Opera Hispánica y titulado Siempre Catán, donde fue interpretada su obra La hija de Rappaccini, así como arias de algunos de sus trabajos más personales. El concierto fue reseñado con gran éxito entre la comunidad musical de los Estados Unidos, mostrando por qué algunas de las casas más importantes del mundo continúan incluyendo obras de Catán en sus repertorio.

Daniel Catán nació en la ciudad de México en 1949 y realizó estudios en filosofía en la Universidad de Sussex con una especialización en música por la Universidad de Princeton. El Premio Plácido Domingo le fue conferido en 1998 por su aportación a la ópera y recibió el Guggenheim Fellowship en el año 2000. Entre las obras que escribió se encuentran, en ópera: Encuentro en el ocaso,(libreto de Carlos Montemayor); La hija de Rappaccini, (1991, libreto inspirado en un cuento de Nathaniel Hawthorne y la obra de teatro de Octavio Paz que da nombre a la ópera). También es autor de Florencia en el Amazonas, (1996, de Marcela Fuentes-Berain, obra basada en Motivos de Gabriel García Márquez); Salsipuedes, (2004); Il Postino (basado en una novela y una obra de teatro de Antonio Skármeta sobre los últimos años de Pablo Neruda en su residencia de Isla Negra, libreto de Daniel Catán).  Entre la música que realizó para ballets se encuentran Ausencia de flores, expresión a la que siempre consideró como una de las más bellas del panorama artístico. No obstante, su talento fue plasmado también en grandes obras orquestales como El árbol de la vida, El vuelo del águila, En un doblez del tiempo, Tierra final y Mariposa de obsidiana, basada en un poema de Octavio Paz. Fue el primer mexicano en producir en 1994 una ópera en los Estados Unidos, La hija de Rappaccini. Se caracterizó también por ser un compositor sinfónico de grandes recursos, como puede verse en la obra Il Postino, con momentos muy ricos, de mucha orquestación y sensibilidad que recuerdan a Giacomo Puccini.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario