martes, 22 de abril de 2014

Concierto 1 de la Temporada 2 de la orquesta OFUNAM de México

Foto: Música UNAM 

Concierto de la OFUNAM, primer concierto Segunda Temporada 2014. Obras de Alfonso Elías, Paul Dukas, Carl María von Weber, Richard Strauss, Emmanuel Chabrier. Orquesta Filarmónica de la UNAM. Director invitado: Lanfranco Marcelletti. Solista: Rodek Raborák. Sala Netzahualcóyotl del Centro Cultural Universitario, UNAM México D.F.  12 de abril del 2014. 


La OFUNAM (Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México) fundada en 1929 y una de las orquestas más importantes de la Ciudad de México, inicio su segunda temporada del 2014 con un variado e interesante programa centrado en la interpretación de piezas para corno, para el que se contó con la presencia del cornista checo Rodek Raborák.  El concierto inició con el poema sinfónico Cacahuamilpa del compositor mexicano Alfonso de Elías (1902-1984) una agradable pieza de catorce minutos de duración estrenada en 1940, muy serena y melancólica en la interpretación de las cuerdas, que hace alusión a un sitio de la geografía mexicana que en náhuatl quiere decir –sembradío de cacao-  y donde se encuentran las grutas más grandes del país, en este caso el autor no intentó describir las grutas si no las impresiones que causa conocer este lugar. Raborák hizo su aparición con la Villanelle, para corno y orquesta Paul Dukas (1865-1935), que es una alegra y breve danza o canción rustica de un estilo muy clásico.  De Carlo Maria Von Weber (1786-1826) se interpretó su Concertino para corno y orquesta en mi menor, J 188, en cuya pieza Raborák mostró virtuosísimo y maestría en el manejo de su instrumento, con musicalidad muy grata en precisa sincrónica entre la  en la fusión entre su instrumento y la sección de metales de la orquesta, particularmente en el segundo movimiento, de tres, Andante con moto en un estilo de tintes mozarteanos. En la segunda parte del concierto se escuchó la Invitación a la Danza, breve vals del propio Von Weber, una pieza extrovertida cuya orquestación fue realizada por Héctor Berlioz para una representación de la ópera Der Freischütz en Paris en 1841, brillante pieza de estilo romántico, bien interpretada por la orquesta. Una rareza fue escuchar el Concierto para corno y orquesta 1, en mi bemol mayor, op.11 de Richard Strauss o concierto para corno del bosque como la llamó el propio compositor, de exuberante orquestación, un intercambio constante entre el corno solista con la orquesta durante sus tres movimientos con un flujo continuo o legato unido a la melodía. El movimiento andante el más placido y contemplativo se escuchó con delicadeza en el corno en un dialogo con las flautas, para concluir con un agil y expresivo movimiento final.  El concierto concluyó con España, rapsodia de cargados ritmos de la música tradicional de ese país con cambiantes ritmos, compuesta por Emmanuel Chabrier (1841-1894) la orquesta tuvo una satisfactoria interpretación, aunque mayor dinámica hubiera hecho más brillante la interpretación. En suma, se trato de un interesante programa conformado para la ocasión y bajo la batuta segura e intensa del maestro brasileño Lanfranco Marcelletti, actual director titular de una de la orquesta más antigua de México, la Orquesta Sinfónica de Xalapa. RJ

No hay comentarios:

Publicar un comentario