martes, 1 de abril de 2014

La Creación de Haydn en Turín - Lingotto

Foto: P. Juzzolino

Massimo Viazzo

Su larga militancia en las filas de la música antigua y sobre todo, su marcada predisposición hacia el repertorio coral han dotado a Philippe Herreweghe de un bagaje de conocimientos técnicos específicos y absolutamente extraordinarios para un director de orquesta.  Bastó escuchar en este concierto en el Auditórium Lingotto de Turín la perfecta articulación de las frases musicales de parte del Collegium Vocale Gent en los momentos más tensos de contrapunto de la partitura (y lo que ocurría con regularidad el término de cada parte del coro) para darse cuenta que esta Creación marcaba un punto altísimo en esta temporada de conciertos Turinés. Un coro que cantó con una entonación ejemplar, con una plena homogeneidad en el timbre, una cautivante fluidez y un fraseo cuidado hasta el más mínimo detalle, y todo lo mejor que se pueda esperar en este repertorio. El merito naturalmente es del ensamble flamenco, pero meritoria es en realidad la sapiente mano de su fundador, Philippe Herreweghe. Herreweghe demostró tener una visión cartesiana de la obra maestra de Haydn. Además, conociendo sus ideas interpretativas, no había dudas en su propósito.  Todo sonó rigoroso (nunca pesado), limpio y transparente, y la Orchestre des Champs-Elysées se mostró como un conjunto muy ductil – y tambien virtuoso, sobretodo en lo que se refiere a la sesion de las maderas- para seguir las indicaciones del propio director.  Notable por ejemplo fue la tecnica de la frase musical de las introducciones orquestales a las arias de los solistas ejecutadas, estas últimas, por un adecuado terceto de solistas. Interesante la manera como esculpió la diccion y el indudable carisma teatral del baritono Rudolf Rosen, dotado de un timbre dirigido hacia el grave de color bronceado. Por su parte, alguna aspereza en el acento se notó en la linea de canto propuesta por el tenor Maximilian Schmitt, que sin embargo canto con actitud y vigor.  Al final, mas anonima estuvo la prueba de la soprano Christina Landshamer, con  algunas dificultades en la coloratura y poco fantasiosa en cuanto al fraseo. Un gran exito y recepcion del publico que tuvo un bis del ultimo coro del oratorio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario