jueves, 17 de abril de 2014

Ragnheidur estreno mundial en la Ópera de Islandia

Foto: Gísli Egill Hrafnsson

Inga María Leifsdóttir

Fundada a inicios de los años 80s y situada en la capital de Reikiavik, la Ópera de Islandia, una compañía relativamente joven comparada con otros teatros de larga tradición de Europa, presentó en su nueva y moderna sede en el teatro Harpa, el estreno mundial de la ópera Ragnheiður del compositor islandés Gunnar Þórðarson con libreto de Friðrik Erlingsson.  La obra está basada en hechos históricos que ocurrieron en Islandia a mediados del siglo 16, y el titulo Ragnheiður, corresponde al nombre de la hija de 18 años del obispo de  Skálholt, en su momento el hombre más poderoso de la iglesia en el país. La historia versa sobre la relación amorosa, pero escondida,  entre  Ragnheiður y su joven mentor Daði, pero la situación se complicó cuando en 1661 el obispo le exigió a su hija jurar frente a toda la congregación su virginidad, pero nueve meses después da luz a un hijo fue condenada por su propio padre; y dentro este contexto de amor, destino y tragedia se desarrolló la trama, que de la historia de Islandia es uno de los eventos que mas fibras ha tocado. La obra causó tanta demanda del público que varias funciones fueron agregadas. La partitura de la obra cuya música de Þórðarson es conmovedora con un terso lenguaje romántico, funcionó bien con el libreto que es bello y a la vez trágico, fue ejecutada con pasión y entrega por el maestro finlandés Petri Sakari al frente de la orquesta y el coro de la ópera de Islandia. Por cierto, la partitura fue presentada en concierto en la iglesia de Skálholt, en el sur del país, en agosto del 2013. La puesta en escena minimalista, ideada por Greta Reynisson, tuvo dos paredes al fondo del escenario que se abrían y cerraban o que formaban un triangulo en un espacio reducido y brillante iluminación en ese punto, con contrastante oscuridad, enclaustraba y captaba la emotividad en la escena, bajo la dirección escénica de Stefán Baldursson. Los vestuarios de época fueron creación de Þórunn S. Þorgrímsdóttir. En escena se reunieron a más de cien artistas y un extenso elenco con los mejores cantantes islandeses, como la muy apreciada soprano Tóra Einarsdóttir en el papel principal, con radiante canto y presencia; el tenor ligero Elmar Gilbertsson como Daði, y el autoritario bajo Vidar Gunnarson como Brynjólfur biskup, obispo de Skálholt

No hay comentarios:

Publicar un comentario