sábado, 19 de junio de 2010

Webern, Prokofiev y Beethoven en el concierto de la OFUNAM, México

Foto: Ronald Zollman (Musica UNAM)

Ramón Jacques
El director belga Ronald Zollman, quien fuera durante diez años director musical la OFUNAM (Orquesta Filarmónica de la UNAM), volvió para dirigir a esta agrupación musicial en un programa compuesto por obras de diversos estilos musicales, comenzando por la Passacaglia, op 1, breve obra del compositor vienés Anton Weber. El estilo de la composición de esta obra es netamente contemporáneo pero posee tintes e inflencias de compositores como: Brahms, Strauss y Wagner, y su tranquilo tema inicial se repite continuamente hasta aumentar en vigor y energía al sonido explosivo de las cuerdas y los metales de la orquesta, en una obra afín al ímpetu musical que Zollman le imprime a este repertorio que conoce tan bien. De Sergei Prokofiev se ejecutó su Concierto para violón y orquesta no. 1 en re mayor, op 19, obra con tonalidades alusivas a la música popular de su país, y un carácter triste particularmente al inicio, influenciada por el periodo de inestabilidad política que atravesaba Rusia al momento de ser compuesta. Destacó la continua y penetrante ejecución del violinista francés Raphaël Oleg, quien mostró dinámica y ligereza con su instrumento al inicio de la obra, y la incandescencia y el fulgor requeridos en los movimientos siguientes, muy acordes al efusivo tema orquestal. Finalmente, se escuchó una satisfactoria interpretación de la majestuosa Sinfonía no. 7 en la mayor, op 92 de Beethoven, obra muy musical por sus ritmos bailables y alegres, de excesiva lentitud en el segundo movimiento, Allegrettto, que contrasta con el alegre tercero en el que se escuchó una sólida sección de cuerdas, y su cierre con una orquesta completa en fortissimo como si se tratara de la furia del dios Baco o la furia musical de la segura e incisiva batuta de Zollman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario