lunes, 30 de agosto de 2010

La Novena por Barenboim en Buenos Aires

Fotos: gentileza Teatro Colón. Arnaldo Colombaroli

Gustavo Gabriel Otero

El ciudadano del mundo -nacido en la Argentina- Daniel Barenboim tiene cierta debilidad por los ciclos integrales de un autor. Ya en otras visitas brindó al público argentino las variaciones Goldberg, todas las sonatas para piano de Beethoven o el clave bien temperado de Bach. En esta ocasión ofreció junto a Orquesta West-Eastern Divan la integral de las Sinfonías de Ludwig van Beethoven. Las primeras ocho Sinfonías divididas en cuatro conciertos para el Ciclo del Mozarteum Argentino -entidad que en todas las ocasiones anteriores y en ésta contrató al maestro- y la Novena Sinfonía para el Abono Bicentenario del Teatro Colón. Las cinco veladas inolvidables se desarrollaron en el Colón. Como director, Daniel Barenboim, tiene una forma muy personal de dirigir y marcar. Siempre deja fluir la música y reserva sus gestos para subrayar un matiz, recordar una entrada o buscar una intensidad determinada. La lectura es siempre personal, pero no arbitraria, con un concepto pasional y arrebatador pero sin perder el lirismo en los momentos necesarios.

La Orquesta West-Eastern Divan es un instrumento dócil en manos del maestro y se pliega a sus solicitudes. Así se pueden escuchar sutiles pianísimos y arrebatadores tuttis. Todas las secciones respondieron con excelencia a los deseos artísticos de Barenboim. En el cuarteto solista, la soprano Marina Poplavskaya y la mezzosoprano Ekaterina Gubanova brillaron en sus breves intervenciones dejando el deseo de escucharlas más. El tenor Pavel Cernoch fue correcto en general y en particular en sus estrofa ‘Froh, wie seine Sonnen fliegen’ y el barítono Andrzej Dobber conmover en la introducción a la Oda a la alegría.

El Coro Estable del Teatro Colón, preparado por Marcelo Ayub y dirigido por José Luis Basso, se mostró conocedor profundo de la obra y con buen rendimiento general. Excelente versión de la Sinfonía ‘Coral’ para el recuerdo más vivo, con un final de apoteosis por parte del público que aplaudió por más de veinte minutos a los artistas. Una noche que recuerda al Colón de sus momentos de gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario