miércoles, 21 de agosto de 2013

La Italiana en Argel en el Rossini Opera Festival 2013 de Pesaro

Foto: Amati Bacciardi
 
Massimo Viazzo
 
La opera que inauguró la XXXIV edición del Rossini Opera Festival fue L’Italiana in Algeri con una nueva producción de Davide Livermore. El conocido director italiano, autor de un muy aplaudido Ciro in Babilonia presentado aquí en Pesaro el año pasado, se inspiró en esta ocasión en el mundo cinematográfico apuntando hacia la comedia americana desde Blake Edwards, a Monty Python, a James Bond y hasta el mundo de las tiras cómicas. Así, se logró un espectáculo crujiente, pirotécnico, lleno de gags que fueron en verdad divertidos. Sobre el escenario no hubo un momento de éxtasis, todos bailaron, todos saltaron y corrieron a un ritmo endiablado en un torbellino de situaciones que  abrumó y divirtió a los espectadores.  Hubo también un entretenido cartoon que fue proyectado junto a las notas de la sinfonía que ilustraba una historia moderna al ritmo de unas perforadoras de petróleo, espías poco creíbles y desatinados agentes secretos. Esta fue una italiana muy joven y muy vital. Pero una plataforma giratoria, una pantalla, pocos elementos escénicos no hubieran sido suficientes para crear un espectáculo exitoso de no haber sido por el bien preparado grupo de cantantes actores que allí se presentaron. La protagonista femenina Anna Goryachova, de bella presencia y perfectamente inmersa en la parte de la bond girl cantó con voz bien emitida y de grato color, pero con un volumen un poco limitado y un acento un poco frío. Desbordante en escena estuvo el Mustafà de Alex Esposito con su canto de agradable timbre y sólida emisión.  Yijie Shi vistió con autoridad y habilidad técnica el papel de Lindoro, a pesar de cierta rigidez, mientas que el espontáneo Taddeo de Mario Cassi transmitió simpatía. Completaron el homogéneo y bien amalgamado elenco Mariangela Sicilia una desencadenada Elvira; Raffaella Lupinacci una espiritosa Zulma y el optimo Davide Luciano de medios vocales muy interesantes. La orquesta y el coro del Teatro Comunal de Bolonia fueron dirigidos por José Ramón Encinar con suficiente verve y brío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario