lunes, 21 de septiembre de 2009

Orfeo y Euridice en Buenos Aires


Foto: Virginia Tola (soprano- Euridice)
Credito: Teatro Colón de Buenos Aires.

por Gustavo G. Otero
El Teatro Colón de Buenos Aires presentó en su sala provisoria del Teatro Coliseo, "Orfeo y Euridice" de Gluck con la batuta del maestro sueco Arnold Ôstman que optó por tiempos adecuados, sutiles densidades y perfecto estilo, logrando una buena respuesta por parte de la Orquesta Estable. Franco Fagioli como Orfeo reafirmó con creces su bien merecido lugar entre los contratenores con carrera internacional de la actualidad. Su doliente Orfeo se caracterizó por su refinada línea de canto, su pureza de estilo y su amplitud vocal. De presencia permanente en toda la representación su excelencia canora se acompañó de una adecuada prestación dramática. El rol de Euridice es bastante pequeño y si la cantante que lo encarna tiene la solvencia y las dotes de Virginia Tola siempre quedan las ganas de escucharla más. La soprano santafecina nuevamente maravilló por su línea de canto y su expresividad. En el diminuto rol de Amor, Paula Almerares se mostró con voz cristalina y fraseo vacilante. El Coro tanto en el escenario como en el foso, junto a la orquesta, se lució por su expresividad, afinación y homogeneidad. Una verdadera lástima que éste haya sido el último compromiso de Salvatore Caputo al frente del Coro, una presencia que será muy recordada y extrañada en Buenos Aires. Pero los horizontes artísticos que se abren en su carrera en Italia son promisorios y aunque duela su partida no podemos más que desearle éxito en su cargo al frente del Coro del Teatro San Carlo de Nápoles. La puesta en escena de Roberto Oswald lució bella, suntuosa, impecable y eficiente. El experimentado artista sabe perfectamente lo que el público del Colón desea y el público conoce sobradamente lo que Oswald puede darle. Una simbiosis que resulta feliz para ambos siempre y cuando nadie quiera ver algo un poco distinto, que lo haga reflexionar o que le indique un planteo menos tradicional y escenográfico.

No hay comentarios:

Publicar un comentario