viernes, 14 de mayo de 2010

La Cantata Criolla de Estévez inauguró la celebración de aniversario de la independencia de Venezuela

Fotos: Sandra Bracho y Nohely Oliveros .

Prensa Fesnojiv

Alrededor de mil 700 niños y jóvenes del Sistema Nacional de Orquestas y Coros se dieron cita en el Teatro Teresa Carreño, para conmemorar en un acto solemne, a través de la música, el Bicentenario del Independencia de Venezuela. Con un despliegue de talento, dos orquestas: La Sinfónica Infantil Juvenil Metropolitana y la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, acompañadas del Coro Sinfónico Nacional Juvenil y la esuela Cantorum de Caracas, tomaron las instalaciones del Teresa Carreño para homenajear con su arte la gesta libertadora. En la antesala a la Ríos Reyna, 1000 jóvenes de la Sinfónica Juvenil e Infantil Metropolitana dirigidos por el novel director Jesús Parra, interpretaron la Marcha Eslava de Tchaikovski, dando la bienvenida al tren Ejecutivo encabezado por el vicepresidente Elías Jaua, todos los líderes de los poderes en pleno y el cuerpo diplomático acreditado en el país.
Más tarde en la estancia principal del TTC, la orquesta cúspide de El Sistema: la Sinfónica de la Juventud Venezolana Simón Bolívar, y el Coro Sinfónico Nacional Juvenil de Venezuela y la escuela Cantorum de Caracas, dirigidos por el maestro Gustavo Dudamel, dieron vida a la Cantata Criolla de Antonio Estévez, obra emblemática del repertorio venezolano. Esta pieza, basada en el poema Florentino el que cantó con el Diablo de Alberto Arvelo Torrealba, fue representada en los roles solistas por dos grandes figuras de la lírica venezolana: Idwer Álvarez (tenor) encarnando a Florentino y Gaspar Colón Moleiro (barítono) como el Diablo.

Santa Cruz de Pacairigua de Evencio Castellano y el Danzón nº 2 de Arturo Márquez precedieron a la majestuosa interpretación de la Cantata. Desde el escenario cubierto por 700 músicos y coristas avocados a una ejecución precisa bajo la guía del Maestro Gustavo Dudamel, la Cantata Criolla tuvo una vez más la oportunidad de ser celebrada como icono de la riqueza musical venezolana, recibiendo las más gratas ovaciones de los invitados a esta ceremonia conmemorativa. Para culminar y en respuesta a los aplausos de los presentes, la Sinfónica Simón Bolívar interpretó Fuga con Pajarillo de Aldemaro Romero y el Alma Llanera de Elías Gutiérrez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario