miércoles, 24 de marzo de 2010

Musica para piano de Chopin en el fmx Festival de México con la pianista Cornelia Herrmann

Fotos: Cornelia Herrmann recital en el fmx- Festival de México. Crédito Ariette Armella / FMX

Ramón Jacques
La oferta musical de la edición 26 del fmx- Festival de México, incluyó un programa de música para piano de Frédéric Chopin, en conmemoración del bicentenario del natalicio de este compositor romántico. El recital, que se realizó en el Auditorio Gustavo Baz de la Antigua Escuela de Medicina del centro de la ciudad de México, edificio construido en 1732 por el arquitecto Pedro de Arrieta y que originalmente albergó la sede de la Santa Inquisición y una prisión, contó con la radiante presencia de la pianista austriaca Cornelia Herrmann, quien alumbró el teatro con su ejecución de la Balada no. 3 en la mayor op.47, para continuar con la Balada no. 2 en fa mayor op. 38, obras de carácter lírico-épico muy conocidas y pertenecientes al catalogo de cuatro baladas compuestas por el autor, y en las que se exhibió como una interprete afín y sensible al refinado estilo y a la confección de cada pieza, resaltando la melodía, la dinámica y la búsqueda de colores y timbres en la primera, y la delicadeza y la agilidad de la segunda.

En el Scherzo n. 1 en si menor Op. 20 y en el Scherzo n. 2 en si bemol menor, Op. 31, contrastó los diferentes estados de ánimo contenidos en ambas piezas, expresando su vasta tonalidad de coloraciones que pasan por la tensión, la energía y el ímpetu, para concluir con tenue y conmovedora suavidad. Adémas, el programa incluyó la interpretación del Preludio en re bemol mayor, op 28 n.15 que fue lento y melancólico, y la del Grande Valse brillante no. 18, que fue alegre y cadenciosa. Al final, los momentos mas gratos y emocionantes de la velada correspondieron al Improptu en mi bemol mayor, op 29, por el lucimiento, la dinámica y la generosa expresividad con la que sonó; y también al Nocturno en mi menor, op. 72 n.1 en el que Cornelia Herrmann tocó con soltura, imaginación y elegancia con la que literalmente acarició las notas más pausadas y sutiles de la pieza.

http://www.corneliaherrmann.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario