martes, 20 de septiembre de 2011

Gira internacional del BANCH de Chile por Rumania

Foto: Banch

Johnny Teperman

A Más de seis mil personas valoraron la calidad interpretativa y técnica de los bailarines chilenos y elogiaron la creatividad de su coreógrafo y director Gigi Caciuleanu, quien recibió el cariño y homenaje de la tierra que lo vio nacer.  Luego de realizar cinco exitosas presentaciones de la obra “Noche Bach” dos en Bucarest y tres en otras ciudades rumanas, la compañía volvió a Chile para abocarse a la preparación de su Tercer Ciclo que trae dos nuevos estrenos.  El Ballet Nacional Chileno, BANCH, reafirmó la excelente impresión que dejó hace seis años en su debut en Rumania, país que nuevamente visitó, esta vez invitado a actuar en el Festival Internacional “George Enescu” de Bucarest, uno de los más importantes de Europa, para realizar una gira por tres ciudades de esa nación: Sibiú, Cluj-Napoca y Timisoara, llevando una de sus más aplaudidas obras “Noche Bach”, de Gigi Caciuleanu, su director, ganadora del Premio Apes 2005.  La nueva y exitosa gira internacional del Banch fue organizada por el CEAC, Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, y contó con la valiosa colaboración del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes por medio de la ventanilla abierta. El BANCH inició su segunda gira a Rumania con dos presentaciones en la Sala Maré del Teatro Nacional de Bucarest, la capital rumana, los días 4 y 5 de septiembre, en el marco del Festival Internacional “George Enescu”. El público, que había agotado las localidades para ambas funciones un mes antes, ocupó las 1.200 localidades para cada día, pero la llegada de nuevos asistentes obligó a los organizadores a agregar sillas extras. La compañía presentó en forma impecable la obra “Noche Bach” recibiendo al final cálidos aplausos durante varios minutos en reconocimiento al alto nivel técnico y artístico exhibido por los bailarines y por la fuerza, emotividad y originalidad de la coreografía de Caciuleanu.  Entre el público hubo artistas europeos, personalidades de la cultura y diplomáticos, quienes coincidieron en calificar lo apreciado en el escenario del Teatro Nacional de Bucarest como “un espectáculo de nivel mundial”, en especial la embajadora de Holanda, Tanya de Gool y el embajador de Canadá en Rumania, Philippe Beaulne, quienes manifestaron su deseo de que el BANCH pueda estar en sus países próximamente, según informó desde Bucarest Juan Carlos Ahumada, coordinador del Ballet Nacional.  La embajadora de Chile en Rumania, María Eliana Cuevas, luego de asistir a las dos presentaciones en Bucarest viajó a Sibiu para acompañar a la embajada cultural chilena durante su actuación en el Teatro Radu Stanca, de esa ciudad. La tercera función de “Noche Bach” en Rumania también fue a sala completa y con gran aceptación de los asistentes de Sibiu, muchos de los cuáles los recordaban desde su aplaudido debut en 2005 con la obra “A Neruda- Carne de Aire”.  Desde Sibiu el BANCH viajó a Cluj-Napoca, capital histórica de la región de Transilvania y uno de los más importantes centros culturales rumanos. La presentación se realizó el viernes 9 de septiembre en el Teatro Nacional de Cluj-Napoca, un recinto antiguo de enorme belleza arquitectónica y valor histórico. Allí Gigi Caciuleanu ofreció una concurrida conferencia.  La gira concluyó en Timisoara, una ciudad multicultural con influyentes minorías constituidas principalmente por alemanes, magiares y serbios, italianos, palestinos y griegos. El cierre fue en el Teatro Nacional de Timisoara el domingo 11 de septiembre, donde se repitió el gran éxito alcanzado en las otras ciudades.  Desde Rumania, Jorge Carreño, bailarín solista de la compañía, expresó que como experiencia la gira “fue similar a la primera vez que estuvimos en Bucarest y Sibiu, pero no puedo dejar de destacar lo maravilloso que ha sido esta segunda vez, ya que ahora la compañía se siente más cohesionada y mas fuerte. También ha sido enriquecedor tener la oportunidad de entregar nuestra danza en ciudades bellísimas de Rumania, donde recibimos un cariño incondicional, siendo el país natal de Gigi Caciuleanu. Aunque el público de cada función en las diferentes ciudades de Bucarest, Sibiu, Cloj-Napoca y Timisoara era distinto, fue muy respetuoso, sincero y expresivo con sus aplausos. En lo personal, me siento tremendamente honrado de pertenecer a una compañía de danza como el BANCH”.  En comparación de la siempre cariñosa reacción del público chileno, ante el trabajo del Ballet Nacional, con la del público rumano el destacado bailarín dijo: “Siempre es bello que el publico aprecie y respete nuestra labor en el escenario, pero creo que de una u otra forma se puede medir y sentir que el trabajo de la compañía va en ascenso, obviamente al alero de nuestro director artístico Gigi Caciuleanu, quien nos entrega las herramientas para seguir creciendo como artistas. En lo personal, si bien los aplausos del público rumano han sido maravillosos y generosos, ver el rostro y los ojos emocionados de las personas después de cada función es el mejor regalo que puedo recibir como artista”.

REFERENCIA CULTURAL

La especialista en danza del Diario Cotidianul de Rumania, Doina Uricario, destacó en un extenso artículo el trabajo del Ballet Nacional Chileno y el innovador aporte de Gigi Caciuleanu a la danza contemporánea.  “Ha sido un regalo a los amantes de la danza y del ballet contemporáneo invitar a Bucarest al Ballet Nacional Chileno “BANCH”, dependiente del Centro de Extensión Artística y Cultural de la Universidad de Chile, fundado en 1945 y dirigido a partir de 2001 por el maestro Gigi Caciuleanu. Suscribimos nosotros también la consigna de los “eventos destinados a hacer existir una comunidad a través de una espiritualidad” y saludamos el regalo de la cultura que nos ofrece el Festival George Enescu”, escribió.En su artículo se refiere a la obra “Noche Bach” que llevó en este viaje la compañía: “Es memorable este ‘Noche Bach’, en que la coreografía ‘lucha’ con la música de Bach en vez de simplemente ‘ilustrarla’”, afirma. En su publicación Doina Uricario destaca especialmente una parte de la obra: Interludio, “un dúo bailado, espléndido a pesar de un simbólico cinturón, collar de perro, riendas, equipo de alpinista o accesorio sexual, un dúo magistralmente interpretado por Kana Nakao y César Sepúlveda”, dice.  También afirma que Gigi Caciuleanu “sabe convertir la falta de armonía y la distopía en un nuevo mundo cargado de significados humanos y de poesía”.  Agrega que: “Felizmente, no cometí ninguna imprudencia cuando me aventuré a mencionar la física y la óptica cuánticas, pues el gran coreógrafo nos dice con sus propias palabras que el baile exprime la luz de los cuerpos y de los movimientos. Caciuleanu escribe muy bien. Es un pensador y un visionario, un poeta en su coreografía. Nos enseña de verdad “cuerpos luminosos, visibles, ocultando los cuerpos nocturnos de los sueños inconfesables y de los fantasmas de amor”. “La coreografía está llena de movimientos enroscados e imbricados, como los engranes de un reloj que funcionan a la perfección, en un acoplamiento técnico y a la vez sensual-paroxístico, en que el tiempo y los cuerpos de los bailarines suben y bajan independientemente del movimiento. Respiración sobre respiración. O con las plantas de los pies pisando apoyadas en mano de la pareja de baile, repitiendo el caminar sobre el agua de Jesús”. El Diario “Spectacolul” de Cluj- Napoca destacó también el debut del Ballet Nacional en esta ciudad. “La actuación del Banch fue un evento de referencia cultural del año”, publicó.  El Timpul Liber de Bucarest publicó: La gran sala del Teatro nacional de Bucarest quedó pequeña para enorme cantidad de amantes del baile que se reunieron a ver el espectáculo "Noche Bach", del Ballet Nacional Chileno presentado en Bucarest, por los "Encuentros JTI" del Festival "George Enescu".



No hay comentarios:

Publicar un comentario