miércoles, 28 de septiembre de 2011

Los actos de la Reinauguración de la Casa Puccini de Lucca

Fotos: Gentileza: Fondazione Giacomo Puccini (Lucca). Crédito Fotográfico: Foto Alcide. (Prohibida su reproducción).

Gustavo Gabriel Otero

Finalmente se reabrió al público la Casa Natal de Giacomo Puccini en la ciudad de Lucca, luego de décadas de conflictos y años de permanecer cerrada, merced al esfuerzo de las autoridades de esa comunidad, la sinergía de diversas instituciones, el aporte principal de la Fondazione Cassa di Risparmio de Lucca y la gestión de la Fondazione Giacomo Puccini.

Michele Campanella y el piano de Puccini

Los distintos festejos comenzaron el sábado 10 de septiembre con un concierto del maestro Bruno Campanella utilizando el piano Steinway & Sons de Puccini que fue restaurado y puesto en valor especialmente para la ocasión. El piano fue adquirido por Puccini en la primavera europea de 1901 y destinado a la casa que el Maestro utilizaba en Milán. En 1921 el piano fue trasportado a la nueva casa de Viareggio y con certeza utilizado para la composición de Turandot.
Para esta ocasión, en la cual los sonidos del piano de Puccini serían escuchados por primera vez desde su muerte, el maestro Campanella eligió un programa con música contemporánea al compositor de Lucca y que representara a las escuelas rusa, alemana y francesa tan bien conocidas y estudiadas por el antiguo dueño del piano. Así desfilaron composiciones de Claude Debussy, César Frank y Piotr Tchaicovsky, para concluir la escena de la Muerte de Isolda de Wagner en la trascripción pianística de Franz Lizst. Michele Campanella con mano segura, musicalidad distinguida y perfecto estilo encaró las composiciones. Fuera de programa no podía faltar la música del homenajeado y con el cálido y aterciopelado sonido del piano de Puccini, Campanella arremetió con las últimas notas compuestas por el maestro toscano de Turandot, o sea los instantes posteriores a la muerte de Liu. La emoción se apoderó de los presentes y más cuando en las interesantes y cálidas ambientaciones visuales y lumínicas de Alessandro Sesti apareció la foto de Puccini en el mismo piano que Campanella estaba utilizando para hacer escuchar las últimas notas salidas de la pluma del Maestro.

Maria Luigia Borsi canta Puccini

La noche del domingo 11 de septiembre fue el turno de la soprano italiana Maria Luigia Borsi y su espectáculo con fantasías sobre cuatro óperas de Puccini para recitante, piano, violín y soprano solista.
Como la noche anterior la función comenzó con la proyección del cortometraje ‘The great Musicien Giacomo Puccini’ filmado en 1924 donde se ve al Maestro en variadas circunstancias pero, especialmente, tocando con energía el mismo piano que se utilizaba en estos conciertos. Con gran habilidad el pianista Aldo Gentilischi y el violinista Brad Repp con la asistencia de Bruno Canino armaron estas fantasías sobre temas de La Rondine, La Bohème, La Fanciulla del West y Madama Butterfly de Giacomo Puccini intercalando momentos solistas de las sopranos con diversos momentos de las obras y en algunos casos con canciones cuyas melodías fueron utilizadas posteriormente para alguna de las óperas. Todas se inician con un breve texto que recitó Rick Hutton y duran entre 15 y 18 minutos cada una. El armando de las fantasías es coherente y el protagonismo de la melodía a cargo del violín casi excluyente. Aquí se lució el violinista Brad Repp, muy bien acompañado al piano por Aldo Gentileschi. María Luigia Borsi mostró compenetración vocal en cada uno de los personajes. Un poco fría para la Magda de La Rondine, asentada en La Bohème y convincente en Minnie de Fanciulla, asombró por su entrega en Madama Butterfly. Su voz es grande y potente, sus graves razonables, su línea buena y sus agudos, salvo alguno un poco ácido, convincentes. Fuera de programa la soprano ofreció la pequeña canción ‘Casa mia’ en homenaje a la reapertura de la casa Natal de Puccini -como lo expresó- y ‘O mio babbino caro’ de Gianni Schicchi. Aldo Gentileschi tocó ‘foglio d’album’ pieza para piano atribuida a Puccini y de la cual se duda sobre su autenticidad; para concluir ambos con la última aria escrita por Puccini ‘Tu che di gel sei cinta’ del personaje de Liu de Turandot.

Reinauguración y Concierto para Banda

Pero el festejo principal se realizó el martes 13 de septiembre con dos actos: un concierto de la Filarmónica ‘Gaetano Luporini’ con la dirección de Giampaolo Lazzeri en la Piazza Cittadella con obras de Puccini en arreglo para banda sinfónica y la inauguración propiamente dicha con los discursos de las autoridades, la presentación del Museo a cargo de la directora de la Fondazione Puccini, profesora Gabriella Biagi Ravenni, las introducciones a cargo de la Asesora para la Cultura de la Comuna de Lucca, Letizia Bandoni, y el tradicional corte de cintas.
Antes y después del acto formal actuó la Filarmónica Gaetano Luporini bajo la batuta de Giampaolo Lazzeri, así pasaron la marcha de concierto Scossa elettrica, la marcha de ordenanza Corazzata Sicilia -con temas de La Bohème- y los arreglos del Intermezzo de Manon Lescaut, del Preludio del acto III de Edgar, el Capriccio Sinfonico, del Te Deum de Tosca y la versión musical del ‘Nessun dorma’ de Turandot, todos en arreglo para banda de Massino Picchioni y Giampaolo Lazzeri. El maestro Lazzeri y sus músicos dieron lo mejor de sí mismos para dignificar y elevar el momento musical ante los inclementes 34 grados y el pleno sol que azotaban las cabezas de los profesores de la Filarmónica, de los políticos, de los invitados especiales y del numerosísimo público presente. El Museo Casa Natal de Giacomo Puccini queda en Corte San Lorenzo 8 esquina Via di Poggio junto a la Plaza Citadella de Lucca y se puede visitar de 11 a 17 de noviembre a marzo y de 10 a 18 de abril a octubre. Cerrará los martes y la primera impresión que se tiene es de un museo moderno, cálido, acogedor y emocionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario