martes, 16 de agosto de 2011

XIII Festival Internacional Música y Escena, México, D.F.

Foto: Ismene

Este año de 2011 llegamos a la XIII edición del Festival Internacional Música y Escena y hemos elegido dos espectáculos que nos llevan desde la antigua Grecia hasta el mundo contemporáneo. Dos propuestas muy distintas y a la vez complementarias. La historia de Ismene, la segunda hija de Edipo y Yocasta, nos es menos conocida que la historia de su hermana Antígona. Ismene ha preferido el anonimato, la sensualidad y la intimidad a la razón, el honor y la fama de su hermana. Ismene cobra vida a través del texto homónimo de Yannis Ritsos y la música de Georges Aperhgis. Dos griegos que revisitan su cultura y nos la traen desde Tebas hasta nuestros días con toda su contundencia. La magia de este espectáculo se basa en el juego de luces y sombras y los reflejos de éstos sobre el agua: “espejo infinito de los reflejos del alma”. Ismene es el resultado de la colaboración de Marianne Pousseur –poseedora de una impresionante presencia y la doble y rara cualidad de ser cantante y actriz- y de Enrico Bagnoli –conocedor profundo de la música escénica-. Ambos trabajaron estrechamente con Georges Aperghis -uno de los pioneros del teatro musical contemporáneo- en este espectáculo íntimo, desgarrador, profundo y hermoso. Como contraparte tenemos la producción del Festival de este año: LABoratorio. Una colaboración entre el músico y videoasta austriaco Karlheinz Essl y los artistas mexicanos: Nadia Lartigue en la coreografía y la danza, Iván Ontiveros, bailarínAlexander Bruck en la viola e Iván Manzanilla en las percusiones. Con los programas de música y video creados por Essl especialmente para este espectáculo, cada participante es decisivo en la forma y en el fondo de la obra. Un juego entre la improvisación y la estructura previa, entre lo visual y lo aural, entre el movimiento, el sonido y la observación. Colaboramos este año con el Centro Mexicano para las Artes Sonoras (CMMAS). Nadie mejor que ellos para ayudarnos a presentar estos espectáculos con la complejidad electrónica y acústica que requieren. Esta nueva relación implica además el intercambio artístico y académico entre el Festival y el CMMAS. Trece años de Música y Escena han marcado de muchas maneras la historia de la música escénica contemporánea en nuestro país. Cuando empezamos, en 1998, no existía un espacio para ella y los artistas mexicanos estaban renuentes a dialogar entre ellos. Hoy en día, la situación es diferente. Hay cada vez más espacios, más propuestas y más intercambio entre las artes. Tal vez es momento para terminar un festival que ayudó a abrir nuevas rutas y momento para reflexionar sobre el futuro de Músicay Escena. Desde el 2002, el apoyo de la UNAM, a través de la Coordinación de Difusión Cultural y muy especialmente de la Dirección de Música y la Dirección de Danza, ha sido invaluable para poder presentar la programación de Música y Escena. Esto aunado a sus instalaciones han hecho posible producir espectáculos músico/escénicos en circunstancias inmejorables. Además, a través de TV UNAM nuestros espectáculos han tenido una repercusión mucho más grande que la del público asistente. Nuestro más profundo agradecimiento a todos ellos por estos años de esfuerzo e historia comunes. Pero sobretodo, gracias a ustedes que nos han acompañado durante trece años y que han presenciado con nosotros la evolución de la música escénica en nuestro país.

Ana Lara
Directora de Música y Escena

XIII Festival Internacional Música y Escena
Agosto 27 / 28 – Septiembre 3 / 4 de 2011
Sala Miguel Covarrubias
Centro Cultural Universitario

I

BÉLGICA Ismene
Sala Miguel Covarrubias
Sábado 27 de agosto a las 19:00 hrs
Domingo 28 de agosto a las 18:00 hrs
La Compagnie Khroma
Georges Aperghis, música
Marianne Pousseur y Enrico Bagnoli, concepción
Enrico Bagnoli, escenografía, iluminación y dirección
Guy Cassiers, asesoría artística
Diederik De Cock, sonido y diseño sonoro
Marianne Pousseur, intérprete

Ismene la discreta, la pasiva, la débil. Ella no ha entrado en la leyenda de la misma manera que su hermana, Antígona. Ismene encarna la parte sensual que existe en cada uno de nosotros, mientras que Antígona representa la parte intelectual, susceptible a acceder al heroísmo más sublime pero también a una ideología extrema y limitada. Ismene, gracias a su amor por las pequeñas cosas cotidianas, no pierde el contacto sensorial con los elementos de su infancia. Es a través de este afecto que nace en ella un pensamiento, un discurso, una visión que construye con lentitud y serenidad. El movimiento que realiza una mujer al final de su vida, transporta un cúmulo de experiencias, de violencias, transmutadas en una larga meditación a la vez clarividente y lírica que hace de ella un personaje universal al mismo tiempo que única y entrañable. La relación del tiempo, el espacio y la noción de realidad. Para Ismene, queríamos un espacio que fuera la encarnación sutil de su universo mental, de los pliegues de la memoria, de los fantasmas, las sombras y los fulgores. La luz y la sombra son elementos cargados de múltiples valores simbólicos en constante evolución. Tradicionalmente, la luz, el blanco, simboliza la pureza; mientras que la obscuridad nos reenvía a las tinieblas del corazón, al pecado. Por tanto, más allá del miedo al negro que es inmediato, del miedo nacido de lo invisible, el negro permite acercarnos, a través de una especie de visión, a otro mundo, al de los que ven. Como para Tiresias, el negro es una vía de acceso al conocimiento, una sensibilidad exacerbada por una vibración espacial y temporal distintas. El sonido y la luz son entidades parecidas, ondas en vibración, que sólo diferencia la longitud de onda que las emite. Su similitud reside en lo impalpable, en lo inmaterial. Quisimos trabajar con la percepción de la luz como modo de concentración sensorial y mental. Para lograrlo construimos un espacio cuadrado con una pileta de agua de algunos centímetros de profundidad y de ocho metros de ancho en la que se basa permanentemente Ismene, evocando las fuentes de los jardines, el palacio abandonado. Es también el lugar en donde ella se prepara a morir. Un enorme espejo del alma. Compagnie Khroma


Yannis Ritsos. Autor y poeta griego, Yannis Ritsos (1909-1990) consagró una gran parte de su obra a la mitología clásica. Toma los frutos, los mezcla, los amasa, los desmitifica, los transporta de Tebas hasta nuestros días. Ismene aparece en un ciclo de diecisiete poemas consagrados a figuras femeninas y masculinas de la mitología griega: La Cuarta Dimensión. En vida, muchas de sus obras fueron musicalizadas por el compositor griego Mikis Theodorakis.Georges Aperghis El compositor Georges Aperghis se apodera de la lengua de Ritsos, de su vibrante poesía, para colocar a Ismene en un estado de música, jugando con el ritmo del texto, con las modulaciones y las texturas vocales que él induce. Aperghis propone una traducción musical del personaje y llega incluso a escribir, en un griego inventado, canciones que Ismene canta a la manera de canciones infantiles cuyo significado se ha perdido a fuerza de repetirse.

II

AUSTRIA/MÉXICO Karlheinz Essl: LABoratorio
Espectáculo medios mixtos para viola, percusión, electrónica en tiempo real,
bailarines y video
Sala Miguel Covarrubias
Sábado 3 de septiembre a las 19:00 hrs
Domingo 4 de septiembre a las 18:00 hrs
Nadia Lartigue, Coreógrafa/Bailarina
Alexander Bruck, viola
Iván Manzanilla, percusión
Iván Ontiveros, bailarín

LABoratorio es un espectáculo de medios mixto para viola, percusión, bailarines, video generado en tiempo real y electrónica también en tiempo real. La obra es un encargo del XIII Festival Internacional Música y Escena 2011. En un espacio experimental, como en un laboratorio alquímico en donde diferentes ingredientes se mezclan - la música, la danza y el video- se crea un nuevo ser que trasciende las materias primas a partir de las cuales fue creado. La música La columna vertebral del espectáculo está formado por cinco piezas ordenadas de forma simétrica: 0. da braccio para viola y electrónica en tiempo real 0. Sequitur XI para vibráfono y electrónica en tiempo real 0. Improvisation a tre para viola, percusión y m@ze°2 0. Sequitur IVb para viola electrónica en tiempo real 0. el-emen' para percusión y electrónica en tiempo real La pieza central es la cúspide del espectáculo ya que es en la primera y única en donde todos los instrumentos tocan juntos, creando una interacción sumamente compleja, llena de energía y fuerza. Esta es la única obra del programa que no ha sido compuesta  con anterioridad –será creada al momento del espectáculo gracias al talento improvisatorio del violista Alexander Bruck y el percusionista Iván Manzanilla. El compositor interactuará con ellos desde un instrumento creado por computadora por él mismo que se llama m @ze°2 Video La parte visual (generada a través de un programa realizado especialmente por el compositor) crea un ambiente que surge de varias fuentes: cartas y mensajes secretos, texturas y pinturas, elementos arquitectónicos y humanos en movimiento. Un flujo de imágenes danzantes siempre cambiante se proyecta al fondo del escenario y es controlada a través de la música en vivo y los algorritmos random en tiempo real. Danza. De una manera similar a las antípodas instrumentales de la viola y la percusión, dos bailarines (un hombre y una mujer) actúan frente a la proyección sobre el escenario. Están vestidos de blanco y se convierten en parte de la proyección. La coreografía ha sido creada por Nadia Latigue como contraparte de la música. Karlheinz Essl, compositor y video.

No hay comentarios:

Publicar un comentario