miércoles, 10 de agosto de 2011

VUELVE AL MUNICIPAL “ROMEO Y JULIETA”, EL BALLET MÁS ROMÁNTICO DE TODOS LOS TIEMPOS

Foto: Andreza Randisek y Rodrigo Guzmán.

Johnny Teperman
 
Romeo y Julieta. Ballet con coreografía de John Cranko y música de Sergei Prokofiev. Ballet de Santiago, dirigido por Marcia Haydée. Escenografía y Vestuario: Elizabeth Dalton. Iluminación: José Luis Fiorruccio.  Orquesta Filarmónica de Santiago, dirigida por José Luis Domínguez. Reparto: Romero: Luis Ortigoza/Rodrigo Guzmán. Julieta: Natalia Berríos/Andreza Randisek. Mercutio: José Manuel Ghiso/Agustín Cañulef.  Benvolio: Esdras Hernández/.Emmanuel Vásquez.  Teobaldo: Patricio Melo/Miroslav Pejic
 
Con la participación especial en el rol de Lady Capuletto: Valentina Tchepatcheva; en el rol deNodriza: Francisca Moya y en el rol de Lord Capuletto: Jaime Pinto.  El ballet "Romeo y Julieta", basado en la trágica historia de los amantes de Verona de William Shakespeare, con coreografía de John Cranko y música de Sergei Prokofiev, volvió al Teatro Municipal, desde el 7 al 11 de octubre, con dos elencos que brillaron con igual fulgor, gracias a sus destacados solistas y muy buen acompañamiento del Cuerpo de Baile y la Orquesta Filarmónica del Muniicipal, muy bien conducida, una vez más, por su Director residente, José Luis Domínguez. Para esta versión, estrenada en 1962, Cranko se inspiró en Marcia Haydée para el rol de Julieta, y fue ella, con el gran bailarín estadounidense Richard Cragun, quienes hicieron de ésta, la versión más memorable del coreógrafo sudafricano. Es el mismo Cragun quien en esta ocasión vino especialmente para trabajar con los bailarines principales, entregándoles su experiencia y conocimientos, gracias al contacto directo que tuvo con el desaparecido Cranko. La escenografía y vestuario –constituido por hermosos trajes, de finísima factura - eran de Elizabeth Dalton, y la iluminación, de José Luis Fiorruccio. Vimos la versión del segundo elenco, en que la pareja protagónica del chileno Rodrigo Guzmán y la brasileña Andreza Randisek, formaron un duo espectacular con largos "pas de deux" de singular compenetración técnica y mucha finura.
 
De la literatura al Ballet
 
La aparición de "Romeo y Julieta" en el mundo del ballet es reciente.  Hubo que esperar hasta 1935 para que al gigante de Shakespeare se uniera el genio de Sergei Prokofiev, autor de una de las partituras para ballet más celebradas de la historia. Y aún así, llegar al estreno no fue fácil: la partitura de Prokofiev fue rechazada en un comienzo por el Bolshoi por “no bailable” y tuvo que esperar hasta 1938 para un modesto estreno en Brno, y finalmente, hasta 1940, para su estreno en el Kirov (Mariinsky), con la coreografía de Lavrosky que marcaría fuertemente las creaciones venideras.
 
En su estreno en Londres, en una gira del Bolshoi en 1956, el éxito fue avasallador, al punto que poco tiempo después aparecerían las dos coreografías que actualmente se disputan las más importantes compañías del mundo: la de John Cranko y la de Sir Kenneth MacMillan.
 
Cranko creó una primera versión de "Romeo y Julieta" para el Ballet de la Scala de Milán, que fue estrenada en 1958 con Carla Fracci en el rol de Julieta.  Sin embargo, la coreografía que vemos hoy corresponde a una versión revisada y reescrita para la que fue su compañía, el Ballet de Stuttgart, estrenada en 1962 con Marcia Haydée y Ray Barra en los roles protagónicos. Poco después, este último vería interrumpida su carrera por una lesión y sería reemplazado por Richard Cragun, quien, junto a Marcia, formó la pareja que, de la mano de Cranko, situó al Ballet de Stuttgart en la cima de la danza mundial.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario